El Guincho – Alegranza

Alegranza es una de esas cajas de sorpresas que tantas veces hemos visto en los dibujos animados. Una vez destapada enormes cintas de colores salen disparadas en todas las direcciones, flores y mariposas revolotean

El Guincho Alegranza Alegranza es una de esas cajas de sorpresas que tantas veces hemos visto en los dibujos animados. Una vez destapada enormes cintas de colores salen disparadas en todas las direcciones, flores y mariposas revolotean bailando en el aire, exóticas aves tropicales y un elefante rosa. Todo a su alrededor va tiñéndose progresivamente del amarillo, verde, rojo, azul y naranja más intenso. El calor y el optimismo lo han inundado todo y uno se pregunta como ha podido entrar todo ahí dentro.

Alegranza es una paradisiaca isla desierta en medio de da igual que mar u océano africano, antillano, asiático o canario en la que de repente te ves sumergido en medio del mayor carnaval jamás soñado y no te queda más remedio que unirte a su celebración.

Alegranza es caminar por la más virgen de las selvas y disfrutar escuchando su llamada con esas extraña satisfacción que produce caminar por un terreno no pisado por nadie con anterioridad.

Alegranza es el ritual de bautismo de Pablo Díaz- Reixa, El Gincho, canario residente en Barcelona que ya tocó la batería en Coconut y Albaialeix. Es nuestro Panda Bear más cercano, la M.I.A. más psicodélica, Manu Chao vestido de hawaiana, un niño moldeando sus barras de plastilina que han sido sustituidas por los ritmos más primitivos del planeta, folclore global.

Alegranza es ante todo transformación, continua metamorfosis que ha conseguido convertir un lunes gris en otro día repleto de color, hasta ha salido el sol y la noche ha llamado para decir que se retrasaba.

Alegranza se vende a tan sólo 7,5 euros porque lo único que pretende es que todo el mundo conozca estos ritmos de la humanidad y con cubrir los gastos se da por satisfecho. Por si fuera poco, todas las fuentes de los samples utilizados pueden consultarse en el blog de Discoteca Océano y entonces ya solo me queda quitarme el sombrero ante El Guincho y animaros a todos a vivir con Alegranza.

MySpace | El Guincho

POST TAGS: