Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Loquillo – Balmoral

Loquillo Hace años me dijo Loquillo que él elegía a su público. ¡Olé sus narices! Ese fue el titular de una comentada entrevista en la que el cantante se explayaba con otras perlas de similar calibre. Balmoral es su primer finiquitados Los Trogloditas, que el mismo ha declarado que no volverá a activar, y en él nos encontramos a un Loquillo distinto, más reposado, tal y como lo vemos en su portada.

Ha optado por una vía en la que está claro que va a perder a su público más rockero y va a mantener sólo a quien le perdona todo. Loquillo se reinventa dice una conocida publicación. No sé si se ha reinventado pero ha optado por una vía alejada de lo que venía haciendo con su banda, una etapa que estaba ya agotada hacía tiempo.

Igual se ha equivocado pero Loquillo sigue rodeado de sus colaboradores habituales: el guitarrista Jaime Stinus, que produce el disco, Sabino Méndez, Gabriel Sopeña, Ígor Paskual, también guitarrista de su banda, y Carlos Segarra. Lo que vemos aquí es al Loquillo cantautor y crooner peor casi no nos encontramos con el Loquillo rockero clásico, que descubrimos en Soy un cámara.

Descubrimos también la voz de Loquillo con nuevo matices: susurrante en el comienzo de Hotel Palafox, casi un susurro, jazzie en Vintage, campestre en La belle dame sans merci, el cantor de himnos épicos en Memoria de jóvenes airados y Hermanos de sangre, un tema que ha vuelto a grabar junto a Canción del valor. La presencia de Johnny Hallyday, al que no se le saca todo el partido, en Cruzando el paraíso, no deja de ser más que una apuesta del cantante. En el segundo disco nos encontramos este tema sin la colaboración y la verdad es que gana bastante.

Sitio oficial | Loquillo