Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

The Kooks – Konk

konk.jpgLlevo unas semanas escuchando lo nuevo de The Kooks y todo lo que puedo decir es que me dejan una sensación tremendamente agridulce. De acuerdo que es aún el segundo álbum de esta banda inglesa, pero yo me esperaba un poco más de ellos, quizá por lo que prometían con su primer álbum, no creo que sea aún su álbum definitivo, pese a no estar nada mal.

No terminan de decirme con su música donde los encajo, si como rock o como britpop del más adolescente. Quizá es que aún sea su segundo álbum y aún sean bastantes jóvenes, pero me esperaba unos Arctic Monkeys y no ha sido precisamente eso lo que he escuchado.

El álbum comienza con See the sun, un tema que no parece, salvo el acento, de una banda inglesa sino más bien de cualquier banda americana estereotipada, quizá es que no me termina de convencer la batería y los coros de la canción. El segundo tema es el single de inicio del álbum: Always where I need to be, que al menos desde el comienzo da más guitarras y sin saberlo antes se nota que está postulado para ser el single por antonomasia del álbum, no me gustan nada tampoco los coros de este tema, pese a tener una base rítmica de guitarra y batería que suena a bandas como Jet.

Mr. Maker es una canción acústica que vuelve a acercar al pop a los británicos alejándolos de lo que yo al menos me esperaba. Pero como en las dos primeras canciones, la segunda me vuelve a acercar al rock, parece hasta hecho a propósito para compensar. Do you wanna comienza con buenos ritmos de guitarra mezclados con esos estribillos tan repetitivos que les han hecho triunfar a The Kooks con su primer álbum. Gap me gusta por la guitarra, haciendo de un tema que seguro destacará en directo.

Love it all es otro de esos temas que parece más cercano a Take That que a Arctic Monkeys y que me hace dudar de qué quiere esta banda. Stormy Weather y Sway vuelven con el lado rockero de la banda, de nuevo esas guitarras y esos estribillos.

Uno de mis temas preferidos del álbum es Shine on, donde destaca la batería junto al órgano y una guitarra eléctrica, algo que empieza a gustarme como elemento diferenciador en comparación con otros discos donde la batería y la guitarra apenas se dejan escuchar. Pese a todo ese estribillo con el shalalà hace que vuelva a la realidad de un disco rock pero con un pop al final añadido que no termine de convencerme.

Down to the Market vuelve a la fórmula estirada en este disco de ritmo pegadizo con la guitarra junto a una batería que se deja sonar bastante, con varios cambios de ritmo en esta canción que me gustan bastante, la verdad.

One Last Time introduce una guitarra acústica que entra junto a la batería en un tema que me entraña muchas dedas (¿a quién se le ocurre decir en una canción A,B,C,D,E,F,G seguido de unos grititos adolescentes?)

Lo dije en el artículo y lo digo ahora: Esperaba la confirmación de esta banda como los nuevos Arctic Monkeys y no terminan de decidirme porque precisamente ellos no terminan de decidirse si quieren parecerse a estos últimos o a cualquiera boy-band con guitarras eléctricas. Sigo dudando…

Web oficial | The Kooks