Tomatito – Plaza de la Catedral (Oviedo, 13-09-2008)

El viernes Tomatito había actuado en Madrid acompañado por la Orquesta Nacional de España dirigida por Joaquín Pons en un espectáculo llamado Sonanta Suite, una especial fusión de flamenco y música clásica con temas propios

Tomatito

El viernes Tomatito había actuado en Madrid acompañado por la Orquesta Nacional de España dirigida por Joaquín Pons en un espectáculo llamado Sonanta Suite, una especial fusión de flamenco y música clásica con temas propios del guitarrista y arreglos del director.

Habrá gira con este espectáculo en breve y un disco y un DVD que saldrá antes de que empiece el invierno. Pero lo que Tomatito nos ofreció en Oviedo el sábado sin apenas inmutarse, con la misma tranquilidad de siempre, cuatro años después de su última visita a la ciudad a la que había venido para presentarnos Aguadulce (Universal, 2004), y sin nuevo disco que interpretar fue un concierto de flamenco como si estuviera en Casa Patas o en la Venta de Vargas.

Vino sin su hija Mari Ángeles con la que había actuado en aquella ocasión, y que le acompañó al cante el viernes en Madrid, una circunstancia que restó calidad a una actuación en la que lo mejor fue el magisterio del almeriense, con un toque prodigioso a la guitarra flamenca, mostrando duende y una magia fuera de lo común.

Tomatito – Bulerías. Directo (YouTube)

De Tomatito se dice en su página web oficial que “los toques de su guitarra son una verdadera pasión al flamenco, los transmite de forma que tenemos que sentir sus quejíos como cosa muy propia”. Cierto, porque José Fernández Torres lo viene demostrando desde muy joven, desde que Camarón le llamó para acompañarle en directo cuando le dejó Paco de Lucía y con el que grabó dos años después con él La leyenda del tiempo (Polygram, 1979), el álbum clave del flamenco contemporáneo. Aunque ni sale su nombre en portada ni en la contraportada, Tomatito se consagró a partir de ese momento pero nunca ha vivido nunca de aquellas rentas y se ha labrado una carrera en solitario, y en sus recitales hay mitad de cal y mitad de arena.

Había poquísimo público al empezar, la plaza medio vacía y un ambiente muy frío que Tomatito se encargó de calentar. Estuvo mejor con los temas instrumentales, ejerciendo de concertista de guitarra flamenca como cuando empezó con una soleá de su disco Aguadulce llamada ‘Porque tú lo vales’ y que remató por bulerías con toda su banda. Fue un concierto de poco más de una hora en la que hubo bulerías, muy agradecidas por el público gitano, y en las que mostró mucha imaginación y un fraseo sólo al alcance de muy pocos.

También hubo tangos, tarantas, alegrías y rondeña, y lo más vistoso fue la aparición al principio y al final del bailaor Joselillo Maya, que bailó con mucho ímpetu y clase, por soleá por bulerías y bulerías. Ahí, al final hubo ocasión de escuchar a los cantaores Simón de Marbella y Morenito de Illora, discretos en todo momento, por bulerías que acabaron en fiesta, momento en el que escuchamos ‘Soy fragüero’, de Camarón.

Sitio oficial | Tomatito
Más en Hipersónica | Tomatito
Fotografías | Vïctor Rodríguez