Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Especial The Prodigy: Music For The Jilted Generation

Especial The Prodigy: Experience

Después de haber lanzado la bomba con Experience (1992, XL Recordings), The Prodigy empiezan a mirar hacia otro lado, a pensarse mejor sus movimientos y a reducir la velocidad en cada tema. El hardcore sigue estando pero tras este álbum el Big beat, que aquí se deja ver en buena medida, va a ser el camino que tomen para alcanzar el estrellato absoluto (el EP Voodoo People y su posterior álbum, The Fat of The Land abrirán el comienzo de una nueva etapa).

En 1994 la generación de ravers que habían sido el soporte de la segunda oleada en Gran Bretaña seguía sin una perspectiva laboral futura, una mala situación económica y con el fin de semana como única meta para la cual vivir. El pesimismo del momento lo reflejan distintos artistas mientras que se habla del hardcore como ritmo frenético acorde con el consumo de drogas y que transmite un estado inconsciente acorde con el efecto de los estupefacientes.

De ahí la mala fama del momento, donde el mismísimo Parlamento británico promulgó el Criminal Justice and Public Order Act 1994, que prohíbe por primera vez “toda reunión en torno a la música repetitiva”. Hechos insólitos que tienen su reflejo en títulos como el de The Prodigy: Music for the Jilted Generation (Música para una generación plantada). La música es criminalizada y la escena decide responder.


The Prodigy – Their Law

Liam Howlett y compañía lo hicieron en forma de dardo envenenado. ‘Their Law’ era su manifiesto personal expuesto con una letra muy simple pero a la vez muy directa. Como intro una parte hablada de la película The Lawnmower Man (1992) y posteriormente estos versos:

What we’re dealing with here is a total lack of respect for the law
I’m the law and you can’t beat the law (Note)
I’m the law and you can’t beat the law
I’m the law and you can’t beat the law
Fuck ’em and their law

Crack down at sundown
Fuck ’em and their law

Dicho tema sigue siendo uno de los más críticos de la discografía de The Prodigy. En él también se ve algo muy importante. Uno de los elementos que construyen el ritmo son potentes riffs de guitarras, recurso clave del Big beat como género y recurso con el que los de Essex van a acceder a un mayor número de público en próximas referencias.

Especial The Prodigy: Music For The Jilted GenerationMusic For the Jilted Generation salió con todo el camino rodado. La tarea promocional que se había desempeñado con Experience, donde salieron cinco singles cuidadosamente publicados cada cierto tiempo. Así, mientras Wind It Up (Rewound) (1993, XL) había sido lanzado en marzo (en abril en Estados Unidos con remixes), el primer single del segundo álbum, ‘One Love’ era publicado en octubre de 1993. En este tema la coartada hardcore se ve reducida, apostando por el Big beat pero sobre todo, por un acercamiento al jungle que sonaba en ese momento. Voces de aspecto tribal, loops perfectos, percusión, riffs de teclados en su sitio y una gran subida eran los elementos que componían un tema con una curiosa historia detrás.


The Prodigy – One Love

The Prodigy - One LoveLiam Howlett decidió publicar ‘One Love’ y su correspondiente remix por Jonny L como dos white labels para así esquivar la oposición por parte de la escena underground donde ya estaban siendo mal vistos (tónica que se mantiene hasta la actualidad). Al lanzarse de esta manera las galletas de ambos vinilos no contenían ninguna referencia que los relacionasen con The Prodigy lo que llevó a varios de los mejores DJs a asegurar que eran unos de los mejores temas del año. Cuando al final se supo que eran de The Prodigy, los mismos que habían encumbrado los temas dejaron de pincharlos y renegaron de ellos. Una vez más, irracionalidades y envidias en la música.

The Prodigy - No Good (Start The Dance)Tras ‘One Love’ eligieron ‘No Good (Start the Dance)’ como segundo single, el cual alcanzó el cuarto puesto en las listas británicas. Aquí la velocidad volvía, hardcore controlado con determinados breaks que luego se mantenían en la base, y entre medias un sample que a todos sorprendió. Era la canción ‘You’re No Good For Me’ de Kelly Charles, la cual el propio Howlett dudó usar porque era demasiado pop. Tras escuchar el resultado cualquier atisbo a pop sería irrisorio.


The Prodigy – No Good (start the dance)

Llegados a julio y con dos singles presentados y comprobados que funcionan mejor que nunca, Music For The Jilted Generation tiene todo a su disposición para salir y triunfar. De nuevo Howlett a la producción y firmando todos los temas (salvo la ya mencionada ‘Their Law’ que escribió junto a Pop Will Eat Itself y ‘Poison’, por Keith Palmer). El LP alcanzó el primer puesto en la lista británica.

The Prodigy - Voodoo PeoplePero faltaba el hit perfecto, el hit que sustituyese a ‘Charly’ y su tremendo éxito. La responsabilidad caería en ‘Voodoo People’, antes de publicar el álbum en todo el mundo, en agosto, dicho 12 pulgadas contaba incluso con un remix de The Chemical Brothers (aunque bajo su alias Dust Brothers) en la cara B (cara A en la versión estadounidense). ‘Voodoo People’ se basa en un riff de ‘Very Ape’ de Nirvana perteneciente a In Utero, de nuevo la referencia al rock. Seis minutos con 28 segundos imparables en una canción directa a ser un himno. Los breaks vuelven a ser la clave con unas bajadas pegadizas, de nuevo el Big beat dejándose ver sólo que seguía demasiado acelerado.

The Prodigy - PoisonDespués se lanzó en Estados Unidos mediante Mute Records donde consiguieron entrar en The Billboard 200 en el puesto 198 y en el Top Heatseekers con un decimoquinto puesto. Al poco salió ‘Poison’, último 12 pulgadas extraído del álbum. Una letra igual de envenenada que el título, con cierto toqueteo posible con las drogas a primera instancia (“tengo el veneno, tengo el remedio….”) aunque luego derive al campo musical como tantos otros temas de la época (“tengo el remedio del pulso rítmico”).


The Prodigy – Voodoo people

Tras todos estos singles adelantados, y el ya comentado ‘Their Law’, el álbum guarda alguna que otra joya como ‘Break & Enter’ donde se samplea la canción ‘Casanova’ de Baby D, aportando la voz soul a la velocidad hardcore a medio camino del Big beat. Del mismo modo ocurre con ‘Full Throttle’, de potente estribillo, con las risas sampleadas de ‘A Fistfull of Dollars’ y el “Hey” de ‘SOS’ de The Breeders. O ‘Speedway (Theme From Fastlane)’ que también coge un sample del cine, concretamente de la película Poltergeist III. Toques trance ocultos tras el hardcore de base.

Y como colofón, tres temas denominados “The Narcotic Suite”. Tres pequeñas piezas de downtempo que incluso samplean a 2001, Odisea en el Espacio. De esta manera rompían todo el clímax creado a base de potencia y de duros beats.


The Prodigy – Poison

Nota de NoctaminaPor último, aunque sea lo primero que se vea, está la portada de Stuart Haygarth, representativa del momento en que fue publicado y con una cara angustiada surgiendo de un lodazal gris. Un grito que volvía a situar al grupo en una posición comprometida y combativa frente a los dictámenes de la sociedad y de la ley. La cara con el rostro gritando ofrecía un espejo y un referente a una juventud sin motivaciones y con la música utilizada como escape de la realidad. The Prodigy gritaban a la vez que sus beats eran duras muestras musicales.

Sitio Oficial | The Prodigy
En Noctamina | Especial The Prodigy: Experience