Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Especial Depeche Mode: Violator

Especial Depeche Mode: Violator

¿Adónde íbamos a ir ahora? Era como si hubiésemos llegado a nuestro destino. Después todo cambió. Tenía que hacerlo. De algún modo había que dar el siguiente paso.” Así acababa 101 (1988, Mute Records) en declaraciones de Dave Gahan. Su primer directo publicado presagiaba un cambio en una banda que ya no era ni por asomo la que se presentó con Speak and Spell (1981, Mute Records). Depeche Mode habían publicado Music For The Masses (1987, Mute) y con dicho álbum habían puesto fin a una primera época. Se buscaba ese segundo paso e iba a llegar con Violator.

La segunda etapa iba a comenzar, casualmente, con la nueva década de la mano de Violator (1990), el que para muchos es considerado el mejor trabajo de Depeche Mode. Si el anterior les había abierto las puertas del difícil mercado estadounidense, el séptimo álbum de estudio les seguiría abriendo las puertas de cualquier lado, mercado o estadio sólo que de forma aún más mediática.

Depeche Mode: ViolatorLlegados a este punto los de Basildon junto a su productor inicial y jefe del sello Mute Records, Daniel Miller, algo más que un padre para la banda según los propios miembros, deciden que estaban derivando a un sonido más rock, algo que no les interesaba a ellos, ya que ellos querían abordar su sonido desde la electrónica y mirar ahí al rock, no al revés.

Violator parte bajo esa intención de control sonoro. El propio Daniel Miller lo cuenta en el libreto de la edición coleccionista de este trabajo:

Violator es un álbum electrónico más clásico que Music For the Masses, el cual tenía un mayor sonido épico. Depeche Mode siempre han creído que estaban yendo hacia un sonido más rock, frente a lo cual se resistieron fuerte. Ellos son una banda de electrónica que usa guitarras, no una banda de rock que usa la electrónica. Esto ha podido condicionar en parte el sonido de Violator.

A esto se le unían las declaraciones que él mismo hacía en 1997 a la revista Rockdelux y que recoge el libro Loops. Una Historia de la Música Electrónica (2002, Reservoir Books):

Sus influencias eran el punk Kraftwerk, claro, los primeros singles de The Human League y el glam de Roxy Music. No tenían las influencias de los sesenta, sino las de los setenta. (…) A los fans de Spandau Ballet o Steve Strange no les gustaba Depeche Mode. Depeche era una banda cien por cien electrónica a la que no le interesaba el rock camuflado de Duran Duran. Estaban más cerca de Orchestral Manoeuvres in the Dark.

De esta manera, cuando en 1989, de mayo a diciembre, entran al estudio a grabar (en Milán y luego al norte de Dinamarca, en los Puk Studios) el objetivo estaba claro, reducir el peso de las guitarras electrónicas y todo lo que recuerde al rock en sus canciones, decisión que se contrapone a lo que en esos momentos iba a estallar: el Big Beat desde Gran Bretaña con The Prodigy y The Chemical Brothers como ejemplos mediáticos.


Depeche Mode – Personal Jesus (YouTube)

La producción corrió a cargo de Mark Ellis “Flood”, acompañado por el propio grupo. Y de la mezcla se encargó François Kevorkian (salvo de ‘Enjoy the Silence’, a cargo de Miller y Flood), ya que Flood no estaba en ese momento disponible y confió en Kevorkian, reconocido DJ, y productor francés, muy meticuloso y especial, que había mezclado cuatro años antes el Electric Café (1986, EMI/Warner Bros.) de Kraftwerk.

La experiencia de Mark Ellis hasta ese momento le hacían valedor para sustituir a David Bascombe como productor. Si buscaban un sonido oscuro, el fichaje de Flood era más que propicio ya que el inglés se había curtido en la generación del post-punk, estuvo como ingeniero asistente en el álbum Movement (1981, Factory) de New Order, además de unirse a Soft Cell, Psyhic TV y sobre todo a Cabaret Voltaire, un nombre que a Depeche Mode no se le tendría que olvidar. La manera de enfocar el industrial por los de Sheffield ha marcado a muchas bandas, y entre ellas a la de Gahan.

La aportación de Flood es elogiada por todos los protagonistas. Incluso Andy Fletcher comenta en relación a lo de las guitarras algo que les dijo Ellis:

Flood decía que nuestras ideas preconcebidas eran un montón de chorradas, que si quieres usar guitarras, las usas. Hay que hacer lo que suene bien. No se deberían tener reglas. La única regla que teníamos era no usar el mismo sonido dos veces. Nos estábamos quedando sin sonidos.

Las canciones se cubrían de atmósferas oscuras, programación ante todo (Alan Wilder) y muchos teclados distorsionados para mezclar sonidos. Las guitarras estaban presentes pero cuando suena el vinilo publicado en 1990 por Mute Records ni se distinguen casi entre los bajos y la voz de David Gahan.

Esto cambia con la publicación en 2006 de la edición coleccionista, donde las canciones gozan de más arreglos y la adaptación a las capacidades del Dolby Digital 5.1 hace que la influencia de Kraftwerk sea aún más importante, ya que las bases miran al grupo alemán, aunque también el techno y house procedente de los Estados Unidos (tanto de Detroit como de Chicago, especialmente de la primera ciudad) son otras de las referencias de Violator.


Depeche Mode – Enjoy The Silence (YouTube)

Para probar el sonido conseguido, el 29 de agosto de 1989 Mute Records publicó ‘Personal Jesus’ en todos los formatos disponibles (7”, 12”, CD). El tema, escrito por Martin. L. Gore se convirtió en un himno nada más darse a conocer. La canción está inspirada por el libro Elvis and Me de Priscilla Presley y nadie esperaba el éxito que iba a alcanzar.

Depeche Mode - Personal JesusDaniel Miller y compañía no pensaban “que era un gran éxito, sólo una manera de introducir a la gente a Violator”. Con un título tan especial, al que luego se unieron las imágenes de Anton Corbijn en el videoclip (grabado en el desierto de Tabernas, en Almeria), el grupo y el sello tenían miedo a la posible censura, pero el resultado fue el opuesto: ‘Personal Jesus’ se convirtió en el “12 pulgadas más vendido de la historia en Estados Unidos por Sire/Warners” según comenta Miller. Un millón de copias vendidas en palabras de Dave Gahan.

Y es que el tema no es para menos. El riff de guitarra inicial, las miras a Kraftwerk y la manera de entender el pop por New Order hacen que el tema tenga una melodía pegadiza perfecta. Después la letra ya hace el resto y golpea en cada escucha. Actualmente es una de las canciones más versionadas, entre las que destaca la de Marilyn Manson.

Depeche Mode - Enjoy the SilenceEl segundo single publicado fue ‘Enjoy the Silence’, el 5 de febrero de 1990. Partió de la maqueta de Martin, como solían hacer, sólo que en este trabajo el grupo cambia de metodología, gracias a los consejos de Flood. Este tema partió de un armonio y una voz según Alan Wilder. Pero querían más. A partir del propio Wilder, a quien se le ocurrió transformarlo en un tema casi de baile, y Flood, llegó uno de sus himnos perfectos. Hasta el momento, el single de más éxito en la carrera de Depeche Mode.

El 19 de marzo de 1990 por fin fue publicado Violator bajo Mute Records. Y el éxito fue inminente, en el número dos de la lista británica, en el séptimo puesto de la US Billboard 200, otro número dos en la lista alemana, en la suiza… Según los datos del documental, hasta la fecha (2006), Violator ha vendido siete millones y medio de copias en todo el mundo.


Depeche Mode – Policy Of Truth (YouTube)

Aún quedaban dos singles por ser publicados. ‘Policy of Truth’ fue lanzado el 7 de mayo de 1990. La vinculación con la escena electrónica se ve en el doce pulgadas publicado por Mute en las Islas Británicas donde The KLF firma uno de los remixes.

World In My Eyes’ es el cuarto single aunque fue el segundo tema creado y a partir del cual la banda consiguió una metodología para grabar los siguientes, según comenta Flood en el documental.


Depeche Mode – Blue Dress (YouTube)

Sólo fueron lanzados estos cuatro pese a que Violator tiene la posibilidad de escoger cada tema que dan forma al álbum como single. ‘Sweetest Perfection’ con un verso que definiría la trayectoria del grupo (“Nothing can stop me”), la balada nocturna de ‘Waiting For The Night’, o los buenos loops de ‘Blue Dress’, sin olvidar el riff y la solemnidad de Gahan en ‘Clean’.

Han hecho falta 10 años y 22 singles, pero Depeche Mode es el grupo por excelencia del techno-pop.” (YouTube) Así comienza el documental incluido en la versión coleccionista en palabras de una periodista de la época y así se podría resumir a grandes rasgos ese momento. Depeche Mode seguían paso a paso convirtiéndose en más que un grupo.

Sitio oficial | Depeche Mode
Más en Hipersónica | Especial Depeche Mode: Black Celebration, Music For The Masses, 101