Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Especial Depeche Mode: Ultra

Depeche Mode - Ultra

Ultra llega en 1997 después de cuatro años durísimos para Depeche Mode como banda. La clásica historia de músicos engullidos por el éxito se personifica en ellos mismos y la banda se sumerge en un pozo de difícil salida. Pese a que Songs of Faith and Devotion entró como número uno a las listas (o quizás precisamente por eso), las tensiones internas nunca dejan de crecer y en 1995 Alan Wilder dice basta. Poco después, Dave Gahan, enganchado a la heroína, trata de suicidarse, pero no logra su cometido.

Los renglones estaban, pues, demasiado torcidos como para que en ellos se pudiera escribir un buen disco y, obviamente, Ultra se resiente de todo ese ambiente perjudicial, pero dista mucho de ser un desastre. Para empezar, la marcha de Alan Wilder es menos importante de lo que parece: Martin Gore y Dave Gahan eran ya desde hace tiempo demasiado omnipresentes y el sonido Depeche Mode era ya suyo.

Y, para seguir, el proceso de rehabilitación del cantante acaba por dar sus frutos y mostrar a un Gahan en uno de sus mejores estados de forma como vocalista. Además de desengancharse de la heroína, Gahan aprovechó el tiempo libre que la implosión de la banda le dejó para dar clases de canto por primera vez en su vida.

Si algo tiene Ultra son tres singles irreprochables. ‘Barrel of a Gun‘ (Dailymotion) abre el disco con una cierta violencia, algo así como el reverso noventero de ‘Never Let Me Down Again’. Funciona en el contexto del disco, pese a que pocas de sus compañeras siguen su camino casi industrial, pero también fuera de él. Se le nota la mano del productor Tim Simenom (Bomb The Bass), que supo dar con la tecla concreta para que la distorsión no ahogara, pero sí llenase huecos.

Además, está la casi perfecta ‘It’s No Good‘ (Dailymotion), himno automático de Depeche Mode desde el mismo momento en que salió del disco y una muy emotiva declaración de amor con base electrónica. Dave Gahan consigue en este hit una de sus interpretaciones más sugerentes, pasando del dramatismo de las estrofas a la frialdad con la que recita el estribillo

En ‘Home‘, sin embargo, es Martin Gore quien lleva la voz cantante y su elección como tercer single del disco quizás sorprenda en una primera escucha, por su cadencia lenta y su falta de gancho aparente. Sin embargo, el subidón orquestal y los matices de Gore cuando llega el precioso estribillo son de los complicados de quitarse de la cabeza:

And I thank you
for bringing me here
for showing me home
for singing these tears
finally I’ve found
that I belong here

No hay nada como este triplete ganador, ni siquiera ‘Useless‘, cuarto single de Ultra y un paso por detrás aunque muy efectiva en las recopilaciones de grandes éxitos del grupo. Quizás ése sea el mayor elogio que se le pueda decir: que no desentona para nada entre lo mejor del repertorio, que se adapta bien y que al oyente casual no le dan ganas de pasar de ella rápidamente en favor de otras mucho más conocidas.

Quizás a Ultra le falte empaque en otros parajes. ‘The Love Thieves‘ o ‘Sister of Night‘ puntuán por debajo del notable dentro de la escala de baladas y medios tiempos del grupo. Por contra, otras canciones, como ‘The Bottom Line‘ compensan sus defectos con la sabiduría de quien ya lleva mucho tiempo en la música y se sabe ciertos trucos que pueden hacer parecer mejores a las canciones más normales de un repertorio. Sólo por lo distinta que parece, por el camino futuro que parece insinuar, ya merece la pena señalarla.

Más allá del minutaje (excesivo), de los bajones o de la frialdad con la que la crítica recibió al disco, Ultra podría entrar en la categoría de álbumes que son necesarios por el simple hecho de existir. Quizás si el grupo lo hubiera dejado tras la borrachera de éxito, ahora serían mucho más “históricos”. Pero la supervivencia en momentos de crisis vital es también una de las maneras en las que se escribe el “mito rock”. Y sí, yo soy un amantes de las fábulas de excesos y redenciones.

Sitio oficial | Depeche Mode
Más en Hipersónica | Especial Depeche Mode: Black Celebration, Music For The Masses, 101