Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Ibiza 2009, día 3. ¡Hoy toca Space!

dia34

Después de la noche anterior, necesitábamos un descanso. Pero nada de dormir, que Ibiza tiene mucho que ver. Hoy por la noche teníamos una cita en la que había muchas ilusiones puestas. Era el turno de la fiesta Be @ Space, donde actuaban, entre otros, Chris Liebing, Umek y Dubfire.

Pero antes debíamos continuar nuestro tour playero, y hoy era el turno de la playa de Aiguas Blancas, una de las mejores de la isla. Situada en el noreste de la isla, el mayor problema para acceder a la misma es conocer de su existencia, ya que no figura en muchos mapas. SIn embargo, está indicada, y el acceso es bastante sencillo.

Ibiza es una industria, y los locales te sacarán el dinero siempre que te dejes. El parking cuesta 3 euros con derecho a ducha. Pero a 20 metros hay otro que no cobra entrada, y a pie de playa una ducha gratuita. Así que no caigáis en el error y no paguéis por algo que podéis tener gratis.

dia32

Aiguas Blancas es una estrecha y preciosa playa, abierta al mar, no demasiado concurrida. Conviene ir por la mañana, porque a partir de las 6 de la tarde, al estar situada al pie de unos acantilados, da la sombra. En el extremo de la playa podréis hacer nudismo. Hay un par de chiringuitos, pero no son especialmente atractivos: llevaros el bocata de casa.

Después de unas horas, buscamos un restaurante para comer y cambiamos de playa. Nos desplazamos a Cala Boix, muy cerca de Santa Eulalia, una estupenda playita resguardada y con sombra para echarse la siesta, eso siempre que no tengáis a 10 niños jugando en la arena a vuestro alrededor. Yo lo conseguí, dos horas de sueño que me dejaron en perfecto estado para la noche.

dia31

Seguimos insistiendo en los mitos ibicencos de los altos precios de la fiesta. Una compra en el Eroski y un buen botellón os evita tener que comprar copas en las discotecas. ¿Y las entradas? La fiesta de esta noche cuesta 30 euros, 40 en puerta. Pero si tenéis radio, debéis de sintonizar dos emisoras clave. Ibiza Sónica, e Ibiza Global Radio. Ambas regalan entradas a cambio de mensajes de texto. Así que escribimos y entramos gratis.

Nos desplazamos a Playa d’en Bossa sobre las doce de la noche. El botellón se puede montar fácilmente en cualquier rincón. Lo hacemos en la misma carretera, a escasos 5 minutos del Space, y observamos el percal que se dirige a la sala. De escándalo. Esta noche, Space será la ONU, porque hay gente de todos los rincones del mundo. Predomina el ambiente clubber: parece que la gente conoce lo que se va a cocer en la sala.

dia33

Al final la noche resulta todo un éxito. Space, en esta ocasion, y desde las ocho de la tarde, abre todas sus zonas (cinco en total). En la terraza cubierta pinha Wally López, pero no perdemos mucho tiempo con él. En la Main Room (Discoteca) ya ha terminado Guy Gerber, y Umek se encuentra a los platos.

Este Dj, anteriormente muy cañero (hard techno), ahora se ha pasado a un sonido modernizado, melodías, minimal trance, etcétera. Pero esta noche se deja las tonterías en casa y nos regala una sesión cañera y espectacular, con una gran técnica, que consigue entregar al público. Ole, Umek. Así, sí.

dia35

Sobre las tres de la mañana, Chris Liebing comienza su set. Sólo puedo hablar bien de un Dj que tiene también un pasado de hard techno pero que ahora gusta de los sonidos berlineses, techno pesado de grandes bombos y bajos vibrantes, a menos BPMS que antaño. Fue increíble la manera de Chris de engancharnos a su sesión de principio a fin. Dinamismo, baile y diversión, todo ello sin subidones ni temas conocidos. Me encantó, un 10 para Liebing.

Complicada la labor que tenía por delante Dubfire, el encargado de cerrar la noche. Comenzó más lento que sus predecesores, con un sonido housero que sonaba añejo, muy Digweed, oscuro y envolvente. La primera hora nis gustó mucho. Sin embargo, hacia el final empezó a colocar una tras otra todo el material de su sello discográfico, muchos temas producidos por sí mismo, y nos empezó a aburrir.

dia36

Demasiado lineal, todos los temas iguales, con los mismos sonidos (chass chasssss chaaaaaaaaaaaaaaas, ¡subidón! ruidito de ultratumba y bombo). La gente se lo gozaba, pero nosotros ya habíamos tenido suficiente. Eran casi las siete de la mañana y nos marchamos con la sensación de haber vivido una fiesta inmejorable, y gratis.

¿Conclusiones? Space es, de largo, el mejor club de la isla. Geniales instalaciones, iluminación sobresaliente, y un sonido que destroza a cualquier soundsystem nacional que yo haya conocido. Suena potente, nítido y con calidad. Así es fácil disfrutar de cualquier sesión. Space está hecho por y para el techno.

Al llegar al apartamento, desayunamos, nos bañamos en la piscina, y nos conseguimos dormir más allá de las 9 de la mañana. Necesitamos descansar, nuestro cuerpo todavía tiene mucho que aguantar…

En Noctamina | Ibiza, día 1
En Noctamina | Ibiza, día 2