Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Orthodox – Sentencia: ni rastro del metal extremo

Orthodox

De un grupo como Orthodox se puede esperar siempre un trabajo interesante y su esperadísimo tercer álbum, Sentencia, no es para nada ni cómodo de escuchar ni previsible. Los sevillanos se han ido por la tangente y se han desmarcado claramente del metal extremo que nos presentaron en Gran Poder y, en parte, en Amanecer en Puerta Oscura.

De hecho parece que han tomado los logros más jazz y vanguardistas de su segundo larga duración y lo han puesto en común en clave free en el segundo de los temas de este disco, un corte titulado ‘Ascensión’ que dura más veintiseis minutos y medio. Con estos datos, muchos ya habréis puesto los pies en polvorosa, pues mentar una música que requiere todos los sentidos es como mentar a la bicha.

Inaccesibles y esquivos, Orthodox es un trío que se permite explorar una y otra vez desde su atalaya privilegiada el fértil folclore de su tierra, firmando una ‘Marcha de la Santa Sangre’ (2’40”) (Imeem) que pone los pelos de punta, sea por esas trompetas mortecinas o por el ambiente totalmente enrarecido.

Igualmente espeluznante, es el tercer y último tema del disco, ‘…y la muerte no tendrá dominio’ (4’19”) (Imeem). Su densísima entrada con ese órgano de iglesia conventual tocado por el fantasma de la ópera me llevó a ponerlo como sintonía del móvil. Inmenso como un páramo desierto, puede resultar agobiante e incluso inquietante pero tiene una rara belleza que soy incapaz de describir con palabras.

La palma se la lleva Ascensión (Imeem) un tema que permite elucubrar sobre el estado de forma del trío, que no atiende a las reglas lógicas del mercado. La pieza es oscurísima e impenetrable, con multitud de aristas y facetas que sorprenden a cada escucha.

Los Orthodox más expansivos y libres aparecen aquí en todo su esplendor, utilizando metales, cuerdas, piano y unas voces como poco inquietantes, todo ello sin llegar al caos. A tener en cuenta la densidad máxima que adquieren entre el minuto 14 y el 16. Sobran las palabras, pues.

Difícil de llevar al escenario Sentencia por su complejidad y la combinación de instrumentos que contiene, es además una pieza que todo coleccionista que gusta de transitar por estos territorios debería poseer, máxime teniendo en cuenta que el diseño es espectacular.

notaOrthodox Existe una edición en digipak pero sin duda, la que Alone ha prensado en vinilo de 180 gramos negro y de color, en carpeta doble y portada en relieve es una joya firmada por Walrus & Eggman, cuya portada muestra lo que parece ser un emblema masónico que habrá que investigar; las cenefas me recuerdan a las de una lujosa silla de montar.

MySpace | Orthodox
Más en Hipersónica | Orthodox