Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI (Parte II)

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI (Parte II)

Ayer por fin salía la primera parte del especial sobre los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI y el primer debate estaba servido: Daft Punk arriba, Björk abajo, puestos injustos… Lo habitual en una lista de música.

Hoy la segunda parte sigue demostrando que la década pasada no hubo un único género en la música electrónica sino que tantos como uno quisiese encontrar. Volvieron los grandes maestros, también por fin. La Indietrónica dejaba nuevas obras de referencia a la vez que perdía fuelle en según qué propuestas, la música negra se mantenía unida al House, mientras dicho estilo se reducía y por último, el Big Beat dejaba paso a nuevos sonidos para todos los públicos.

¿La electrónica muerta? No. Está más viva que nunca.

45. Kraftwerk – Tour de France (2003, Kling Klang)

Kraftwerk, portada de Tour de France

Sin Kraftwerk no habría habido música electrónica, o al menos, no como la conocemos hoy en día. Esta máxima, de primeras con una apariencia demasiado categórica, se fundamenta en todos las declaraciones de los protagonistas del mundo de los beats, citando a los alemanes como su principal fuente de inspiración (en especial Derrick May).

Pese a que la época dorada del grupo de Ralf y Florian tuvo lugar en los 70, abarcando toda la década con auténticas joyas que son biblias del género, luego también publicaron algún que otro trabajo; por desgracia, sin guardar tanto nivel como los ocho primeros (se dice pronto).

En 2003, tras 17 años desaparecidos del panorama de estudio, Kraftwerk se quitaban las telarañas con Tour de France Soundtracks (Kling Klang), que luego en 2009 eliminaría el último término en el título, quedando sólo Tour de France. La vuelta era de las buenas, aunque muchos quieran aún escuchar nuevas florituras de la primera época. Entre tanto Pop electrónico de fórmula aparecían los germanos y seguían con su factoría de himnos con la canción que da título al disco y que dividen en tres etapas.

Techno que seguía evocando sensaciones de viaje, Pop marciano con sintetizadores y un concepto: el de los 100 años del propio Tour de France, bajo el cual fue pensado este trabajo. De notable alto décadas después.


Una canción: ‘Tour De France Étape 1‘ (YouTube): el viaje en círculo que nunca se repite.

44. Lali Puna – Scary World Theory (2001, Morr Music)

Lali Puna, portada Scary World Theory

La música electrónica nunca ha tenido barreras. Siempre ha incorporado nuevas modas y gracias a ella, como a otros estilos musicales, podemos ver cuáles eran las tendencias de la sociedad en aquel momento y cuáles eran las desviaciones que iban surgiendo en los subgéneros. En los 90, esa desviación que más triunfó fuera del circuito electrónico fue la Indietrónica.

Grupos como Lady Puna mezclaron con gusto y clase los beats del Downtempo con las estructuras de un Pop muy calmado y suave, donde la voz no era vista como un bicho raro, sino que era parte esencial. El sello principal de esta expansión fue Morr Music, donde publicaron proyectos de la talla de Ms John Soda o Tarwater pasaron por su catálogo, al igual que múmFinally We Are No One, (2002, Fat Cat Records) estuvo a punto de entrar en la lista -, aunque en Fat Cat y luego en Morr Music, sus similitudes eran palpables.

En Lali Puna la voz la aportaba Valerie Trebeljahr, sin levantar la intensidad, ocultándose en muchos casos bajo el sonido de las bases de una electrónica que había acogido en su mezcla con el Pop los elementos más básicos del Breakbeat. Scary World Theory (2001, Morr Music) es un trabajo para desconectar y cuya relevancia en la escena trae consigo su incorporación a la lista.


Una canción: ‘Don’t Think‘ (YouTube): el resumen de su sonido.

43. Moodymann – Black Mahogani (2004, Peacefrog)

Moodymann, portada de Black Mahogani

El House nunca ha sido puro, ni en los tiempos en que despegó en Chicago, ni en el underground más cerrado. Muchos lo ven como una continuación del Disco con sus consiguientes cambios. En los últimos años el House siguió bebiendo de esa mezcla con la música negra de la que en un inicio se sirvió para crecer como sonido propio. Artistas como Moodymann son un ejemplo de ello.

Kenny Dixon Jr. es el nombre que se esconde tras este proyecto de, irónicamente, Detroit. Con dos buenos largos en la década de los 90 y con varios 12” bajo su propio sello, KDJ, así como uno para Planet E (Carl Craig) y su posterior fichaje por Peacefrog Records, Moodymann ya era referencia en la escena.

En Black Mahogani (2004, Peacefrog) el Jazz gana bastante peso, pero bien hilado, sirviendo de ejemplo a proyectos que dicen hacer Acid Jazz pasteloso y soporífero. El Funk aparece entre medias, para no variar, y las colaboraciones con los diferentes voces, como Roberta Sweed o Amp Dog Knight. Otra manera de afrontar el Deep House a principios de la década.

Una canción: ‘Holiday‘: sonidos negros bajo la base electrónica.

42. Akufen – My Way (2002, Foce Inc.)

Akufen, portada My Way

El Microhouse fue una de las derivaciones del House que llegaron con más fuerza durante la pasada década. De Canadá coincidieron varios nombres como Deadbeat, Tomas Jirku y Marc Leclair, el verdadero nombre de quien se esconde tras Akufen, uno de los proyectos que más han influido durante estos años. Cada uno afrontó el sonido desde su manera, cada uno ofreció un proyecto único y personal. Algo difícil de pensar.

En el caso de Akufen con su debut en largo, My Way (2002, Force Inc.), la perfección fue tal que después de eso ya no repitió en este formato, sólo con un mix para Fabric (2004) y después bajo su propio nombre convertido en alias (2006).

Un planteamiento tan adictivo como su álbum de debut era difícil de superar. Ahí estaba ‘Deck the House‘ para jugar con una base adictiva sobre la que un loop era repetido hasta el final, ‘Skidoos‘ aportando la cara más oscura y de un single que bebe del Deep House pero controlando los beats hasta el último tramo, ‘Jeep Sex‘ seguía uniendo líneas de Acid años más tarde, y ‘Heaven Can Wait‘ cortaba cualquier ritmo para crear uno nuevo.


Una canción: ‘Deck the House‘ (YouTube): el nuevo discurso del House.

41. 2 Many DJ’s – As Heard on Radio Soulwax, Pt. 2 (2002, PIAS)

2 Many DJ's, portada As Heard on Radio Soulwax

El Big Beat enseñó algo muy importante a la música electrónica más accesible: los elementos del Rock bien utilizados son sinónimo de éxito. Ahí están The Chemical Brothers, The Prodigy o Fatboy Slim para corroborarlo. Hay muchas maneras de mezclar ambos sonidos, como hemos visto esta última década, aunque si me tuviese que quedar con una de todas ellas la propuesta de 2 Many DJ’s sería mi favorita.

As Heard on Radio Soulwax, Pt. 2 (2002, PIAS) no sólo introduce el Rock con la electrónica, sino que se atreve a elegir 30 temas muy conocidos de la música popular o no entre los melómanos, sin fecha límite y sin un género común. De esta manera se mezclan The Velvet Underground con Felix Da Housecat, The Stooges con Sly and the Family Stone y todos tan contentos.

Una recopilación bizarra de remixes que van más allá del fenómeno mashup, mezclando todo lo habido y por haber. Es pura adrenalina y diversión ver lo que la pareja de belgas también conocidos como Soulwax (David y Stephen Dewaele) pasan por su batidora personal himnos de la talla ‘I’m Waiting For The Man’ y los hacen adictivos, no por el tema en sí, sino por el conjunto que logran crear. Pura dinamita donde la velocidad y la intensidad son sus principales valores. Un álbum para alegrarse el día.


Una canción: ‘No Fun‘ (YouTube): los riffs del Garage salpicados de Electro.

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI

Parte I