Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Vicente Amigo en el Teatro de la Laboral: maestro

vicenteamigoweb

Vicente Amigo llegó al Teatro de la Laboral el pasado sábado 22 de marzo, día de fútbol en una ciudad casi paralizada por un Real Madrid-Sporting de Gijón que solapó su tiempo con el de su recital. Quien no fuera futbolero y amante de la buena música debió de hacer todo lo posible para ocupar una localidad en la platea del remozadísimo viejo salón de actos de la antigua Universidad Laboral.

La verdad es que Asturias pasa por un momento en lo que se refiere a la música flamenca fabuloso. Tas Estrella Morente, Enrique Morente y Tomatito, le tocó el turno a vicente Amigo, quien no lo hacía con su banda al completo pero si con parte de ella. Se echó de menos el violín de Alexis Lefèvre, que le da un toque moruno, un toque orienteal a la creación flamenca del guitarrista.

repertoriovicenteamigo Lo que Vicente Amigo propone en sus conciertos y discos no es el típico, o tópico según se mire, recital de un guitarrista flamenco. Vicente Amigo toca flamenco, toca palos flamencos, pero él va más allá de encasillamientos. No hay fin de fiesta por bulerías, ni hay ninguna concesión a la galería.

Bueno sí, en el bis alguien le pidió ‘Ciudad de las Ideas’, el tema que daba título a su disco del año 2000, una obra maestra junto a su debut De mi corazón al aire (Sony, 1991). Y a pesar de que confesó que no se acordaba consiguió con la ayuda inestimable de su banda cerrar una actuación de muchísimo fuste y calidad.

Inclusi se permitió el guitarrista criado en la ciudad de Maimónides cantar alguna estrofa de este tema y empujar a Rafael de Utrera a crecerse en esta recta final. Antes, el cantaor me pareció bastante justito de voz y su rajo poco personal aunque dominó perfectamente el compás.

Incluso, fuera ya de minutos concedió un segundo bis, el que tenía preparado en el programa, ‘Y será verdad’, que es el tema de Paseo de Gracia en el que colaboró Alejandro Sanz, y que es de lo más comercial que ha hecho nunca el guitarrista. Así compensó el calor del público que poblaba media platea con un extra con el que si fuera torero lo hubieran sacado por la puerta grande.

Paseo de Gracia no es el mejor trabajo de Vicente Amigo, es el más accesible, el menos entroncado con los clásicos a los que él le debe todo; ese nexo de unión que va de Paco de Lucía a Niño Ricardo. Vicente Amigo no es Paco de Lucía, carece de su currículo y del cariño del gran público.

Sus composiciones no son tan rítmicas como las del de Algeciras; Amigo hace un ejercicio de introspección cada vez que coge una guitarra. Pero él se ha acercado peligrosamente al mainstream con este último álbum, ha querido acercar su arte al común de los mortales y lo ha querido compartir con artista tan alejados de lo suyo como el citado Alejandro Sanz, no tan lejanos como Niña Pastori y próximos como Estrella y Enrique Morente.

Si con ello ha pretendido engancharse a la carrera de éxito que iniciaron compañeros suyos como José Mercé, la jugada le ha salido rana porque desde mayo en que se publicó no ha habido ningún hit, y es que el hit no existe si no hay un plan maquiavélico.

Pudimos escuchar en versiones casi demo, menos arregladas, temas nuevos como ‘Autorretrato’, donde el cantaor palideció ante la aportación original del maestro Morente, ‘Bolero del amigo’, ‘Azules y Corinto’ y ‘Pan caliente’, además de ‘Paseo de Gracia’, que sin el violín quedó muy flojo.

Y además hubo temas antiguos como ‘Tangos del Arco Bajo’, los fandangos ‘Mensaje’ y un par de temas en solitario que fueron pura creación y fantasía flamenca. Y a pesar de los peros, Vicente Amigo sigue teniendo la categoría de maestro.

Sitio oficial | Vicente Amigo
Foto | Annemieck Rooymans