Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI (Parte XI)

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI (Parte XI)

La lista de los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI llega a su punto final (sí, por fin). Tras más de cincuenta discos previos, con un top 5 bien poblado, toca elegir el número uno, el mejor de la pasada década.

La elección ha sido la más fácil de todas. La lista comenzó con el primer puesto ya otorgado y hasta hoy; sin cambios. El ganador es el justo vencedor por todo lo que ha supuesto. Pero mejor disfrutamos de él que seguir introduciéndolo.

¡Gracias a todos por la buena acogida que tuvo la lista y por haberla seguido entrega tras entrega!

1. Burial – Burial / Untrue (2006 / 2007, Hyperdub Records)

Burial, portada Burial

Sexo. Al final todo se reduce a sexo. Toda la música buena suele tener un componente sexual implícito o explícito que atrapa en su escucho. Desde el Blues, con ese lamento combinado con la velocidad en ciertos temas, derivando al Ryhthm & Blues, hasta hoy en día el Dubstep. La música negra es sexo. Puro acto pasional desenfrenado que en el Funk tuvo su mejor exaltación.

Burial no inventó la máquina en 2006 cuando publicó su álbum de debut bajo un sello que tampoco inventó la rueda, Hyperdub Records, cuando Kode9 se juntaba con The Spaceape para prensar 12” al estilo de Jamaica, donde el sexo seguía latiendo en los bajos gracias a la imitación y posterior desarrollo de los sonidos estadounidenses mezclados con los propios.


Burial – Raver (YouTube)

William Bevan, como al final identificaron al artista sin rostro que más ha dado de que hablar en esta pasada década, volvió a coger el sonido sexual de unos bajos negros y los puso juntos en un disco para deleitarnos con cantos de sirenas que fusionaban el Soul con el Garage británico de los 90. La velocidad de los beats disminuía para acabar en 2007 su obra maestra con un tema ensoñador: ‘Raver‘.

Así se ponía temporalmente (Moth / Wolf Club, el 12” que compartió con Four Tet es un capítulo aparte) fin a dos años donde bajos líquidos y sexuales se habían convertido en el nuevo sonido de la escena.


Burial – Distant Lights (YouTube)

El Dubstep descubría la nueva droga blanda en ‘Distant Lights‘ y todos acabábamos adictos a ella proclamando al productor británico como si fuera (casi) el nuevo Mesías. La droga era buena y de calidad. Muy pura pero gracias a que la materia de la que bebe es en verdad el origen de todo. Sin las referencias previas la gran mayoría de esta lista de electrónica no habría aparecido.

Burial, portada Untrue

Burial no sólo firmó dos de los mejores álbumes de la década (Untrue es digno de pasar a la historia), sino que también supuso una revolución sorprendente. En silencio. Con sus beats pacíficos. Nada de velocidad desorbitada, ruidos blancos o para los tambores de guerra, cantaditas o Minimal con su escena asentada. Esa revolución silenciosa apoyada en bajos oscuros y negros, sexuales, al fin y al cabo, creó una influencia brutal, expandió el Dubstep poco a poco por distintas partes y los medios se volvieron a poner de acuerdo en imponer una nueva moda.


Burial – Archangel (YouTube)

Burial no sólo es número uno por firmar ‘Archangel‘ o ‘Ghost Hardware‘, entre otros muchos temas que humanizan los fríos beats de la electrónica al igual que el Deep House, sino por todo cuanto surgió a su alrededor de manera directa o indirecta. Un alquimista en toda regla. Sexo. Al final todo se reduce a sexo.


Una canción: ‘Pirates‘ (YouTube): saqueos sonoros de bandera con grandes orgías.

Los 50 mejores discos de electrónica del siglo XXI

Parte I

Parte II

Parte III

Parte IV

Parte V

Parte VI

Parte VII

Parte VIII

Parte IX

Parte X