Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

10 propósitos de un melómano para (no) cumplir en 2011

Simpsons

Ya llevamos unos días de 2011, hemos hecho las habituales listas y especiales de 2010, nos hemos hinchado a comer y beber en comidas eternas y hoy son los Reyes Magos. Qué bonito todo. Igual de bonito que los propósitos que solemos hacernos durante estos días en aras de lograr un mejor año que el pasado, intentar cambiar algo o seguir igual de bien que estamos. Cada uno que elija su situación después de brindar con champagne.

Como buen melómano yo tengo mis 10 propósitos para (no) cumplir en 2011 que todos los años intento llevar a la práctica pero se quedan en tierra de nadie (será por algo). Este año lo vuelve a intentar, esta vez hasta los escribo para que cuando llegue el 31 de diciembre de 2011 los mire y diga: pues sí, un año más sin cumplir nada.

  • 1. Escuchar la mayor cantidad de música posible: tengo la costumbre de coger un disco y no soltarlo hasta que puedo llegar a odiarlo, lo cual me quita tiempo para escuchar otros. Es imposible escuchar una gran parte de los discos actuales porque la oferta es inmensa pero mi propósito es al menos escuchar un mínimo porcentaje.
  • 2. Centrarme en unos pocos estilos: ante la imposibilidad de escuchar todos los discos hay que seleccionar y ya de paso mejor seleccionar a lo grande, por estilos. En 2010 este punto lo cumplí un poco más que en anteriores ocasiones, dedicando más tiempo que nunca a escuchar música electrónica y música negra (dos de mis géneros favoritos, no lo hago por masoquismo, que conste). Sólo así logro especializarme un poco más y enterarme “algo” del asunto. Abarcar todos los estilos es una locura.
  • 3. Leer más sobre música: me encanta leer sobre música, desde anécdotas hasta sesudos análisis sobre la composición que acabo dejando a medias porque no entiendo nada. Libros, especiales, revistas, blogs, todo vale. Para saber más sobre música hay que leer de todo un poco. Ya lo dijo Ryszard Kapuscinski:

    Personalmente creo que existe inclusive una proporción entre la lectura previa y la buena escritura: para producir una página debimos haber leído cine. Ni una menos. Antes de escribir cualquiera de mis libros, leí unos doscientos sobre cada uno de sus temas. En algún sentido, escribir es la menor parte de nuestro trabajo.

  • 4. Seguir comprando música: este punto se entiende solo. Cada año gasto más en compras de música, desde vinilos a cedés, y en 2011 continuaré la tradición. Eso sí, espero tener más control que durante algunos meses de 2010, por la salud de mi cuenta corriente.
  • 5. Ir a más conciertos: al igual que el objetivo anterior no hace falta decir más. Por los habituales líos en que andamos todos metidos el tiempo no da para todo pero hay que priorizar y asistir a la mayor cantidad de conciertos posibles de 2010. Sí, aunque dé pereza.
  • 6. Asistir a más festivales: si los conciertos dan pereza, de los festivales ya ni hablamos. Este año prometí a un amigo ir al Sónar 2011 y ahí estaremos. Lo mismo puede ocurrir con el FIB 2011, si hay ganas nos plantamos a ver a The Strokes sin problema alguno, pero esto por ahora da más pereza que todo lo anterior. El Primavera Sound y el Experimentaclub son los únicos a los que sé que voy a ir sí o sí.
  • 7. Seguir divirtiéndome con la aventura de Efervescente Records: si tuviese que quedarme con algo de 2010, relacionado con este terreno, eso sería la creación de Efervescente Records junto a buenos amigos. Mi intención es seguir divirtiéndome con esta aventura y publicar nuevos vinilos tras el de Ornamento y Delito.
  • 8. Aprender solfeo: este punto es una espinita clavada que tengo desde hace años y si todo sale bien este año puede empezar a borrarse de la lista de tareas pendientes que hacer antes de morir. ¿El por qué? lo he dicho varias veces antes: para entender mejor la música.
  • 9. Seguir descubriendo discos de antes: para establecer un buen contexto de la música actual hay que escuchar mucha música de hace décadas y entender su evolución. Poco a poco voy descubriendo discos que me hacen comprender mejor de dónde surge este u otro sonido. Es una tarea necesaria y de lo más satisfactoria. Antes que estar pendiente del último hype mejor echar la vista atrás que hay millones de buenas canciones por escuchar.
  • 10. Elaborar más especiales sobre música y hacer más entrevistas: los monográficos de música y las entrevistas son mis espacios favoritos, tanto a la hora de leer como a la hora de hacerlos, pero necesitan demasiadas cosas para que salgan bien, entre ellas hace falta conocimientos, tiempo y dinero. En 2011 tiene que haber más y mejores.

Estos son mis 10 propósitos, ¿cuáles son los vuestros?