The Smiths – The Queen is Dead: 25 años de la obra maestra de los mancunianos

Una maravilla de las que no prestarías ni a tu mejor amigo.

The-Queen-Is-Dead

Parece mentira pero un cuarto de siglo, se cumple justamente hoy el aniversario, nos separan de la publicación de la obra maestra de los mancunianos, The Queen is Dead. 25 años es mucho tiempo y si ya en su momento recibió los parabienes de crítica y público, algo muy difícil de conseguir, ahora lo seguimos considerando como la cima compositiva de The Smiths.

Aquí nos llegó vía Nuevos Medios, la discográfica fundada por Mario Pacheco que nos había traído a España lo primero de New Order. Era un vinilo de carpeta abierta en color verdoso con una preciosa foto en portada de un inerte Alain Delon en la película L’Insoumis. Como curiosidad, existe una edición alemana con el 12” del mismo color que la portada muy buscada por los coleccionistas.

The Queen is Dead era el tercer álbum de estudio The Smiths y salió justo en la cima de la popularidad del grupo de Manchester, que un año antes habían realizado una exitosa gira europea que les trajo a Madrid, donde tocaron en una actuación gratuita ante más de 100.000 personas en el Paseo de Camoens que fue retransmitida por la Segunda Cadena de TVE.

Pero el disco marcaría el principio del fin de la banda que completaban Andy Rourke y Mike Joyce, un Morrissey hinchado de ego y un Johnny Marr inquieto y deseoso de acercarse a otras músicas y músicos, lo haría después con Bryan Ferry y Billy Bragg, era una bomba que acabaría explotando poco después.

No obstante, The Smiths, con Craig Gannon como segundo guitarrista, ofrecieron una gira mundial para presentar este disco de la que han quedado varios y brillantísimos bootlegs como el de su show en Los Ángeles el 26 de agosto de 1986 o el de Kilburn el 23 de octubre de aquel año, resumido en Rank.

The Queen is Dead llegó al número 2 en las listas británicas y allí estuvo 22 semanas, y en Estados Unidos consiguió un meritorio número 70 en el Billboard 200. Nada sobra en el excelso cancionero del álbum que vino precedido en septiembre de 1985 por el single ‘The Boy With The Thorn in His Side’, de la que Morrissey confesó que era su canción favorita de la banda.

There is a Light That Never Goes Out, la más bella canción del grupo que no fue single

Las guitarras de Johnny Marr suenan celestiales en la grabación, en éste y en otros temas como ‘Some Girls Are Bigger Than Others’s o ‘Bigmouth Strikes Again’, todos ellos elegidos como singles, y se endurecen en el tema titular, un ‘The Queen is Dead’ que era un disparo directo de Morrissey contra la monarca.

Sorpendentemente, el tema más bello nunca jamás grabado por The Smiths no tuvo el honor de ser single. ‘There is a Light That Never Goes Out’ únicamente se publicó como 7” en Francia, con ‘Half a Person’ en la cara B, y una portada que mostraba a un niño hincándole el diente a un polo. Warner, que se hizo con los derechos del catálogo del cuarteto, en posesión de Rough Trade, enmendaría el error en 1992, al publicarse al publicarlo como single del segundo volumen del Best…

10/10

Como escribí en otro momento The Queen is Dead es un disco que no prestaría ni a mi mejor amigo, no solo por los temas ya comentados, sino también por la melancolía extrema que Morrissey muestra en ‘Never Had no One Ever’ o en la languidez absoluta de ‘I Know It’s Over’. Como curiosidad la edición en 10” limitada y numerada de 5.000 unidades de Warner, fue reeditada por Rhino este año con motivo del Record Store Day.