Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Cantautores Eléctricos: Nacho Vegas con teloneros

Nacho Vegas_Gijon1

Igual el titular os parece un poco heavy pero se me ocurrió justo cuando estaban haciendo el cambio de backline de Sr. Chinarro a Nacho Vegas. En tiempo récord el personal de la empresa de sonido y los el equipo técnico del gijonés despejaron el escenario y colocaron un enorme telón de fondo, el mismo que está llevando en esta gira que reproduce el cuadro de Adolfo P. Suárez que llena la portada de su último disco, La zona sucia.

Ahí estaba la diferencia entre Nacho Vegas y Lapido y Sr. Chinarro, bueno, y que el público, escaso en número hasta la comparecencia del primero, mayoritariamente lo venía a ver a él. El gijonés es ya un icono que, sin haber rebasado la barrera del indie, ha conseguido aumentar fans con cada uno de los discos que ha venido publicando, algo que solamente se han podido permitir Los Planetas. Pero vayamos por partes en esta noche de Cantautores Eléctricos.

Lapido

Lapido_Gijon

Cuando el concierto de Lapido entraba en su primera fase el sol se ponía y el fresquito ya presagiaba que no nos hubiera venido nada mal haber traido una zamarra. El granadino se convirtió en el convidado de piedra de un trío de cantautores eléctricos pero no por ello se amilanó y a las postre no nos duele prenda en decir que ofreció el mejor sonido de la noche.

Quizás a su propuesta le falte por momentos un poco de garra, pero el poeta eléctrico, nombre que le dan en una web no oficial, mantiene viva una de las propuestas musicales más sólidas y auténticas del panorma independiente estatal. Que presentara nuevo disco era lo de menos, puesto que apenas cuatro sabíamos que acaba de editar su sexto disco.

Se llama De sombras y sueños y aunque no picó en él en demasía: ‘Algo falla’,‘ El más allá’, que ha sido el single de presentación, ‘Antes de morir de pena’, ‘Sueños que dejamos ir’, ‘En medio de ningún lado’, ‘La hora de los lamentos’, ‘Olvidé decirte que te quiero’ y ‘Lo creas o no’, podemos concluir que Lapido no ha perdido ni un ápice de su capacidad para escribir buenas canciones.

Y eso que es un desconocido y casi nadie menta que su carrera comenzó a principios de los ochenta con 091 y que está a punto de cumplir 50 primaveras. Lapido nos tuvo pendientes de su repertorio en todo momento, acompañado de una banda muy solvente.

Comenzó con dos temas de En otro tiempo, en otro lugar (Pentatonia, 2005): ‘Escrito en la ley’ y ‘No digas que no te avisé’, con ese brío eléctrico y esa poética que te engancha a la primera, de ese mismo disco también rescató a última hora ‘La antesala del dolor’ y ‘Más difícil todavía’.

Recurrió a su debut, Ladridos del perro mágico para hacer ‘El dios de la luz eléctrica’, uno de los momentazos del recital, junto con ‘Cuando el ángel decida volver’ y esa parada final en 091 para hacer una enorme versión de ‘Espejismo nº 8′ con un derroche de clase todos los músicos. (8)

Sr. Chinarro

Sr,Chinarro_Gijon

Antonio Luque volvía a Asturias, donde ya había estado en junio para presentar Presidente en acústico. Si en aquel recital enmarcadao dentro del ciclo Intersecciones tocó temas que no suele hacer con su banda, en Gijón pudimos ver otra versión de Sr. Chinarro, que a uno que es chinarrista convencido le entusiasmó.

Si bien hay que decir que a Sr. Chinarro se le disfruta mejor en distancias cortas, su comparecencia en el evento Cantautores eléctricos rozó el sobresaliente. Con tres de los cuatro Maga como banda soporte, Antonio Luque me convenció desde que comenzó a sonar ‘Ni lo sé ni lo quiero pensar’, de El mundo según.

Y se le perdona que sus nuevos temas sean líricamente inferiores a su producción previa: ‘Vacaciones en el mar’, ‘Una frase socorrida’, ‘María de las Nieves’, ‘Una llamada a la acción’…, pero a mí me basta con que hubiera hecho ‘San Borondón’ y ‘Babieca’, que entroncan directamente con ‘Anacronismo’, ‘El lejano oeste’, ‘Tímidos’, con un comienzo muy Smiths, ‘Del montón’, ‘San Antonio’, ‘La decoración’, ésta sí directamente imbuida por el espíritu de Johnny Mar, o ‘Esplendor en la hierba’.

Y encima se fue bastante atrás para hacer ‘Quiromántico’, que iba en El porqué de mis peinados (Acuarela, 1997), y casi grito ¡Sr. Chinarro, Presidente! No hizo bis pero se despidió con ‘Los ángeles’ y ‘El rayo verde’, y ya os imagináis que después tenía una sonrisa de oreja a oreja. (8.90)

Nacho Vegas

NachoVegas_Gijon2

Nacho Vegas juega en otra división y eso es indiscutible. Ajeno a todos y a todo, el gijonés ha conseguido reinventarse y con su debut con la discográfica que ha creado con Refree y Fernando Alfaro, Marxophone, no solo se ha mantenido en la cresta de la ola sino que ha escalado algunos puestos.

Y no es que La zona sucia sea su mejor disco, pero con él ha logrado mantener un equilibrio que parecía imposible un disco más atrás. Centradísimo, ingenioso y simpático incluso, Vegas volvió a su tierra, lo hizo ya en dos veces en Gijón y Oviedo, con este álbum que repasó a conciencia. Empezó con tres nuevos temas: ‘Cuando te canses de mí’, ‘Cosas que no hay que contar’ y ‘Reloj sin manecillas’.

Con una banda soberbia, olé por Abraham Boba, Luis Rodríguez, Xel Pereda y Manu Molina, Nacho Vegas puede estar tranquilo de que va a sonar bien allá por donde vaya. En esta gira ha elegido un puñado de clásicos que bien valen su peso en oro: ‘Canción de palacio#7′, ‘Que te vaya bien, Miss Carrusel’ o ‘El hombre que casi conoció a Michi Panero’. Para muchos ya es una leyenda. (8.50)

Sitios oficiales | Lapido, Sr. Chinarro, Nacho Vegas
Fotografías | Víctor R. Villar en Flickr