Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Liam Finn – FOMO: cuando la losa de la familia no es una carga

liam_finn_fomo.jpg

Enfrentarse a un álbum como FOMO, el segundo (en solitario) en la discografía de Liam Finn, es una cuestión difícil para alguien que como yo ha seguido siempre los pasos de su padre, Neil Finn tanto en solitario como en Crowded House y algo menos en Split Enz. Y no es difícil por desagradable, pero si por cuestión de prejuicios.

Es muy difícil no encontrar referencias continuas al estilo de Neil Finn, e incluso la voz de Liam se hace en exceso similar a la del vocalista y sobre todo compositor de temas como ‘Fall At Your Feet’ o ‘Four Seasons In One Day’.

Como digo, no es para nada malo, pero quizás reste algo de personalidad a la, por otra parte, personal música pop del neocelandés. Su pop de toques folkies podría ser mucho más destacable en un mundo tan saturado como este si su nombre no estuviera ligado a esta familia, pero los que no se hayan acercado nunca a la discografía de estas bandas posiblemente pasarán por alto estas influencias.

Demasiada influencia de papá

Como digo, estamos ante un segundo trabajo que, inevitablemente fuerza las comparaciones con I’ll Be Lightning, el debut en solitario de Finn. Si en aquel primero ya apuntaba maneras, para este segundo trabajo, los indicios no hacen más que confirmarse: estamos ante un buen compositor, con una voz más que agradable, pero que aún puede dar mucho de sí, y que posiblemente en el futuro mejorará, al igual que pasa con tantos otros.

Liam Finn – ‘Neurotic World’ (Youtube)

Si bien a sus temas se les pueden poner pocas pegas, es fácil adivinar que con el tiempo, su estilo madurará y se convertirá en algo más, aunque el chico no parece llevar prisa alguna ni demostrar ningún tipo de prisa por conseguirlo, y esas posiblemente sean sus mejores bazas.

Lo que ofrece Liam Finn en FOMO, que por cierto es el acrónimo para fear of missing out (miedo a perderse algo) es un disco escueto y conciso, compuesto por tan sólo 10 temas, casi todos de menos de 3 minutos, resultando una duración de poco más de media hora. Las ansias que denota en el título ya aparecen diluidas de por sí con un tracklist como éste. Hay que estar muy seguro de uno mismo y de tus temas para ofrecer tan poco cosa (en cantidad, que no en calidad). Y es que este disco puede pecar de varios defectos, pero no de exceso de temas de relleno.

Liam Finn – ‘Real Late’ (Youtube)

Finn es capaz de demostrar que tiene para todos, alternando durante todo el disco entre temas delicados y más centrados en la melodía, como ‘Neurotic World’ con el que abre el disco, que muestra los elementos habituales de la música que más le debe haber influido, la de su padre, tanto en estilo como en instrumentación, con ese piano tan habitual en su música, con temas animados, mucho más basados en la sección rítmica, con una percusión potente, y de estructura aparentemente caótica, (también presente en el trabajo de su padre) como es el caso de ‘The Struggle’.

Pero no sólo ha venido papá a la fiesta

Pero no quedan ahí las influencias, ya que las melodías complejas, que evolucionan durante toda la duración de los temas, y las capas superpuestas de instrumentos sobre instrumentos también son un sello de la casa (familiar). Pero también las hay ajenas, porque alguien que ha visto mundo, teloneando a gente como Pearl Jam o The Black Keys es normal que haya bebido de unos y de otros.

Liam Finn – ‘Roll Of The Eye’ (Youtube)

Porque no se puede negar, por ejemplo, que hay algo de Nick Cave en ‘Roll Of The Eye’ o que Barry White (su estilo, no su voz, claro) se deja caer por ‘Real Late’. Y ese toque de rock indie de The Smiths tiene referentes en ‘Chase The Seasons’…

Liam Finn – ‘Cold Feet’ (Youtube)

Pero es en temas como ‘Little Words’, ‘Cold Feet’ o en la mencionada ‘Neurotic World’ donde la etiqueta dreamy pop que se la ha aplicado en muchas ocasiones a su música, cobra sentido mientras que el rock en el sentido más clásico queda bien representado por ‘Reckless’ o ‘The Struggle’.

Liam Finn – ‘Reckless’ (Youtube)

Hipersónica vota un 7

Por todo ello, como os decía antes, la música de Liam Finn, y en concreto en este FOMO, además de recordar tremendamente a la de su padre (dura losa con la que cargar, cuando uno quiere destacar por sí mismo; mejor hubiera sido un alias) tiene suficiente personalidad como para ser tomada más que en serio.

Todos lo que gusten del pop escorado hacia el folk y ligeramente indie, sin más complicaciones, pueden estar prácticamente seguros de que no saldrán decepcionados tras un par de escuchas a este disco. Está claro, Finn no ha inventado nada, pero lo que hace, lo hace lo suficientemente bien como para ganarse un hueco entre nuestra música, con un disco bastante consistente, aunque escaso en duración.

Sitio oficial | Liam Finn