Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Planeta distante #1: se me enamora el alma, se me enamora

Planeta Distante 1

- ¿Escribo sobre ideas mongolas mías y demás desvaríos sobre música?
– Ideas mongolas, discos y lo que se tercie.

Planeta distante es eso mismo. Ideas mongolas, sólo que en vez de todas separadas en distintos posts diarios tendrán cita una vez a la semana, los viernes, aquí, en amor y compañía. Especialmente en compañía que el amor está muy caro. [Inserte aquí la explicación moderna del tiempo es finito y no me da la vida ni para respirar, ais qué malito estoy].

Tras la típica excusa blogger de por qué no actualizo el blog, me dejo de introducciones ya que aquí toca hablar de música, de ideas mongolas, pero de música. Mongoloide o no, con o sin bigote, con o sin gorra de cazador, Chicago y su querido House, ese que me enamora el alma (cada vez que lo escucho rondar mi calle) es lo que da nombre a la nueva sección.

Qué pesaito nos ha salido el niño con el jausete ese de Chicago

Distant Planet

Pues sí, pesaito pero es que Chicago es mucho Chicago, más aún para alguien que no ha ido y tiene la típica idealización de oh, qué ciudad, cuánto ocurrió ahí, cómo fue aquel momento. Hay grupos y estilos que descubres una vez y no te separas de ellos nunca, hasta tal punto de hartar a tus amigos y que los lleguen a odiar por brasas. Fingers Inc. son ese grupo de mi lista y el House de Chicago es su mantra.


Fingers Inc Distant Planet (Club Mix) (YouTube)

Planeta distante no parte como homenaje a ningún documental de la cadena que todos los españoles ven en sus ratos íntimos, esos en que también hablan catalán, como aquel gran bigote con acento texano. Planeta distante viene de ‘Distant Planet‘, jitazo donde los haya, jitazo publicado en 1988, en el disco Another Side, álbum que merece cualquier oda imaginable pero que me reservo para un futuro por si un día me quedo sin temas para hablar.

Fingers Inc

Modo Wikipedia ON: publicado en la discográfica Jack Trax, debut y único largo de Fingers Inc., trío compuesto por Larry Heard, Robert Owens y Ron Wilson, la llamada Santísima Trinidad de Chicago. También salió en formarto 12″ con una versión club y una dub. De sobra conocido por quien se ha metido mínimamente en la música electrónica.

Es irónico que para definir a Chicago escoja a unos de los avanzados del Deep House, los cuales antes de empezar ya habían dejado atrás el carácter lúdico y festivo del House y lo oscurecieron de buena manera (‘Bring Down The Walls‘), aquí vinculamos con Detroit y tenemos una madeja para un libro de esos tan buenos que hay publicados y que hay que leer.

Extraterrestres de un planeta distante

Model 500

Al hablar de música electrónica los términos habituales para referirse a algunos artistas son: marcianos, alienígenas, extraterrestres… no obstante, desde el inicio, los propios productores han ido creando esa imagen junto a ellos. Aquí viene muy bien la portada de Classics (1993, R&S Records) de Model 500, que no es del inicio, pero es un discazo y el diseño mola.

Tres de los extraterrestres que recomiendo desde este primer planeta distante son dos debilidades personales de las que doy mucho el coñazo (Vladislav Delay y Zomby) y una que he descubierto estos meses y me ha encantado (Mark Fell).

Tres discos que no son fáciles, sin que eso ya signifique una máxima para valorar un álbum mejor que otro más accesible. Tres discos distintos entre sí. Tres artistas que al final aportan algo especial en el difícil mundo de todo está inventado.

Vladislav Delay Quartet

El marciano número 1: Vladislav Delay es un monstruo. En solitario, con Moritz von Oswald, con su mujer o con quien decida juntarse. Si la formación es un cuarteto en el que le acompañan artistas de la talla de Mika Vainio (ex Pan Sonic), Lucio Capece (Berlin-Buenos Aires Quintet) y Derek Shirley (Hotelgäste, Taunus), la historia promete. Disco homónimo, mil etiquetas y sobre el ambiente avant-lo-que-se-ponga. La electrónica sigue evolucionando al Jazz y el Jazz a la electrónica. Lo publica Honest Jon’s Records.


Vladislav Delay Quartet – Presentiment (Youtube)

Zomby

El marciano número 2: Zomby juega a ser el desconocido de la clase y por ello al final es más conocido. Cero entrevistas (salvo si es The Wire quien levanta el teléfono), cero fotos en las que mostrarse con claridad y dos años de espera desde One Foot Ahead Of The Other EP (2009, Ramp Recordings) y Digital Flora (2009, Brainmath), ambas referencias publicadas en agosto. Cuando más alto estaba se puso a descansar. Así se agranda una imagen bien creada. La siguiente noticia es que le había fichado el sello 4AD. Sorpresa, cuanto menos. Dedication es su segundo movimiento en largo, Where Were U In ’92? (Werk Discs) fue su primero. Si en su día sorprendió pasándose de un llamémoslo Dubstep líquido, que suena muy molón, al Hardcore más puro, con Dedication era mejor no pensar en nada previo. ‘Natalia’s Song‘ fue el single de adelanto y la perfecta cortina de humo. ¿Iría por ahí? ¿Sería un cebo? Claro que luego escuchas ‘Things Fall Apart‘ y piensas qué necesidad tenía de invitar a Panda Bear para las voces… Que tampoco queda tan mal, pero choca, ahí de sopetón, en la pista 7 de 16.


Zomby – Mozaik (YouTube)

¿Y qué es Dedication? Para mí es un discazo. Un artista que sigue dando vueltas sin encontrar sitio alguno (y que siga así), que lo mismo le da por los sonidos tribales, el Jazz, los 8-Bits de su primera etapa, que esa música de bajos amplios y ensoñadores, le mete Electro al Dub y cierra el disco con ‘Mozaik‘, una de mis canciones favoritas de 2011. Hay ecos de sus anteriores referencias, lógico, pero no están esos sonidos, menos lógico aún. Sigue sin vincularse a nada. Él es Zomby.

Mark Fell

El marciano número 3: Mark Fell. Desconocía quién era este hombre hasta que en una de mis dosis de Discogs diarias me lo topé en una lista de favoritos de un usuario. Me moló la carátula y lo escuché. Manitutshu (2011, Editions Mego) comienza a jugar al ping-pong con tus tímpanos y acaba convirtiendo la pala en un martillo neumático. Timbres chirriantes que en la calle a mí me costaría escuchar y que me vienen a la mente de forma tranquila al escuchar este álbum. Al ver su discografía, álbums con Raster-Noton, Editions Mego y Line (además de participar en recopilatorios del sello barcelonés Alku) no me explico cómo hasta ahora no le tenía fichado. Interesante lo que contó hace unos meses en una entrevista a FACT.


Mark Fell – Manitutshu… parameter set 2 (YouTube)

El Pop #concepto

Panda Bear

El Pop lleva siendo un #concepto desde que se inventó. Buena gana de venir ahora a intentar descubrir el mundo o hacer teorías pseudosesudas sobre ello. Lo que sí me quedo es con algunas vías que siguen abriéndose camino entre un buen número de público cada vez más amplio. Panda Bear es una de esas opciones. El músico de Animal Collective, y el propio grupo que también vale como ejemplo, con un Pop nada mayoritario, ya está accediendo a un público de ese estilo. Tomboy (2011, Paw Tracks) es otro discazo marca de la casa con el que sigue ampliando el buen hacer del pop hipnótico que funciona en bucle y en largas distancias.


Panda Bear – Alsatian Darn (YouTube)

Gang Gang Dance

Otro #concepto de Pop con el que me quedo es con el de Gang Gang Dance. De entrada su último disco, Eye Contact (2011, 4AD) me pareció flojo, pero al rato me fue ganando y ahí estamos, los dos felices y contentos. Ellos con un candidato a las listas del año y yo con un álbum que me alegra al escucharlo. Sólo el comienzo con ‘Glass Jar‘ ya anticipa que aquí hay algo bueno. Sonidos tribales para afrontar largos recorridos con electrónica como base. Sí, a mí es que me gusta Fever Ray y esto entra solo.


Gang Gang Dance – MindKilla (YouTube)

Un #concepto de Pop, múltiples ideas.

Beyonce, ¿qué es lo que llama tanto la atención?

Beyonce

Curioso nuevo disco de Beyoncé. Un coñazo. Así de primeras, para ir al grano que es aburrido enrollarse para acabar diciendo eso. La versión más melosa de la cantante sale a la luz y llena todo el álbum salvo brochazos puntuales, los cuales son aún más flojos. La misma creatividad que lleva el título, 4 (2011, Sony Music), está reflejada en el disco.


Beyoncé – Best Thing I Never Had (YouTube)

Hipótesis posibles del porqué de este cambio:

* Que se hayan dado cuenta que Rihanna ya le ha arrebatado su trono como negra de moda en los temas de baile.
* Que la unión matrimonial con Jay-Z le haya vuelto aún más cristiana y no quiera ser tan provocativa.
* Que haya visto que tiene más negocio en el mercado de las baladas lentas que en el de los hits rompepistas. Todas las divas del Pop yéndose a la pista y ella vuelves la habitación. Raro, pero con el punto 1 en forma es posible. No obstante, Anatomía de Grey triunfa.

Al escuchar el disco tengo sensación de ver esos vídeos de la MTV sobreproducidos, lentos, con una mujer llorando y un hombre rompiéndole el corazón. Así es su disco para mí. Salvo el mal momento M.I.A. del single (‘Run The World (Girls)‘) y los recuerdos a los 80 con esas baladas horteras (tela las guitarras de muchas canciones, ‘1+1‘, por ejemplo).

Yo quiero a la Beyoncé de los jitazos de producción perfecta. Baile y no klinex.

The Strokes ya no van de indies, o es que ahora el indie es el glam

Strokes

El tema semanal sugerido por Probertoj

Cada semana mi compañero Probertoj me sugerirá un punto a tratar para que dé mi opinión sobre ello. Hoy: The Strokes, sus pintas y sus asesores de imágenes. Vamos, hablemos de marketing.

Antes de nada, que no me he pronunciado sobre Angles (2011, RCA). Me parece un buen disco. Tras varias escuchas me cansa un poco pero creo que es la excusa “no sos vos, soy yo“. Después del sopor de First Impressions Of Earth (2005, Rough Trade) encontrarse con un single como ‘Under Cover Of Darkness‘ fue una alegría. Es un disco que si lo escucho un rato, alguna canción suelta me funciona bien.


The Strokes – Last Nite (YouTube)

Al lío, que Roberto quería que hablase de trapillos y yo me enrollo solo. El caso es que los Casablancas y compañía se presentaron con Is This It (2011, Rough Trade) con una imagen comedida, entre rockera y niños buenos de papá que toda suegra quiere tener. El indie (en cursiva porque sí) de toda la vida pero con rulos en el pelo. Luego este estereotipo se extendería de forma masiva, no sólo en el sonido, sino también en el estilo de vestir. Ellos no inventaban la rueda pero sí la popularizaban. Eran el Zara del indie.

Cazadoras de cuero cortas, alguna vaquera o militar, camisetas informales, vaqueros desgastados, pitillos y más caídos, chinos, zapatillas Converse, alguna que otra Adidas, Ray-Ban Aviator, pero sobre todo dominio del negro en la ropa. Aquí no eran el Zara sino el Pull and Bear como dice un gran amigo mío.

Ahora resulta que vuelven tras 6 años sin nuevo disco de estudio pero entremedias se han dejado esa actitud en la ropa de corte indie. Ahora Casablancas busca ser David Johansen y el resto del grupo igual. New York Dolls (y el resto de la escena) a tope, que no se diga que ellos no saben estar de moda y evolucionar con ésta.


The Strokes – Taken For A Fool (YouTube)

El estereotipo indie un poco pardi ya no mola (ya no vende, tanto). Ahora mola el glam. Molan los brillos. Molan los pitillos más ajustados. Mola llevar la bandera yankee en la ropa. Molan las cazadoras de cuero pero más ajustadas. Mola lucir el cinturón. Mola marcar más musculo. Molan los botines o las zapatillas vistosas. Nada de peinados desarreglados. Y sobre todo: molan los brillos. Sólo tenéis que ver ‘Taken For A Fool‘ y compararlo con ‘Last Nite‘ para ver el cambio de The Strokes.

Coléricamente vuestro,
Sobrado, mongoloide hipersónico.

Escucha Planeta Distante #1 en | Spotify