PJ Harvey – Let England Shake: practicando la táctica de la tierra quemada

No es que le tuviéramos manía al estupendo último disco de PJ Harvey pero la obtención del Mercury Prize nos ha obligado a los editores de Hipersónica a ponernos manos a la obra con la

PJ-HARVEY-LET-ENGLAND-SHAKE

No es que le tuviéramos manía al estupendo último disco de PJ Harvey pero la obtención del Mercury Prize nos ha obligado a los editores de Hipersónica a ponernos manos a la obra con la revisión de su carrera que ya llega a las dos décadas, y qué mejor que iniciarla publicando la crítica de Let England Shake.

Ocho álbumes de estudio y una trayectoria podríamos decir impecable es el haber de una Polly Jean Harvey que tras el introspectivo y personal White Chalk pone la mirada en la Inglaterra expansiva y orgullosa de la Primera Guerra Mundial, fabricando un álbum que aborda también temas comunes a todas las naciones del G5: guerra, muerte, imperialismo, orgullo nacional o patria.

Let England Shake, pocos artistas pueden entregar cinco temas de notable alto en una nueva grabación

PJ Harvey da un nuevo giro y se desmarca de su disco anterior, apartando el piano como instrumento principal, y ahora elige el autoharpa como instrumento talismán sobradamente representado en la incisiva ‘The Words That Maketh Murder’.

Vídeo | YouTube

Hay ruptura sí, pero quienes le rodean son los mismos: John Parish y Mick Harvey, fundamentales compañeros de viaje en sus últimos años, y Flood encargándose de la producción. Las guitarras rasposas de otras épocas, de antaño, quedan relegadas a guitarras limpias sin distorsión y eso es una novedad en lo que conocíamos en PJ Harvey.

Vídeo | YouTube

A la Harvey se le va la pinza nacionalista y belicista sí, al menos en los tres primeros temas del álbum: ‘Let England Shake’, que te cautiva desde los primeros compases, ‘The Last Living Rose’, donde incluso dice: “Malditos europeos, Devolvedme a la hermosa Inglaterra”, y ‘The Glorious Land’ pero se le disculpa todo porque pocos artistas a estas alturas pueden entregar al menos cinco temas de notable alto en una nueva grabación.

¡Qué el fan añejo no puede con Let England Shake! A quien me lo ha dicho le he recomendado la citada ‘The Last Living Rose’, pegadiza cien por cien que incorpora incluso un saxofón, ‘On Battleship Hill’, que muestra una pizpireta melodía inicial folkie y la Harvey llegando a un falsete casi imposible, y sobre todo ‘Bitter Branches’, la PJ Harvey, guitarra en ristre, más clásica en una pieza de dos minutos y medio que podría haber encajado en algún disco de sus inicios. A mí me pone los pelos como escarpias escucharla.

Vídeo | YouTube

Y si habría que convencer con otras piezas: The Glorious Land, excesiva y obsesiva, como un mantra recitado sobre un riff de guitarra, y un sonido de corneta que al principio pensé que era un ‘aditamento antipiratas’; ‘In The Dark Places’, un clarísimo single, precioso corte cargado de sensualidad y emoción. John Parish presta su voz a un tema en el que la Harvey se pone mística.

8.5/10

No me ha gustado ‘England’ donde PJ Harvey parece haber sido fagocitada por una molesta Björk. Y no me gustó en su momento ‘Written on The Forehead’, que fue el primer corte filtrado del álbum, y de lo que ahora me desdigo. Todo un acierto ese colchón instrumental de guitarras y electrónica, “musa shoegaze empachada de gospel”, escribía nuestro compañero Probertoj, y un desliz reggae, con la cantante convertida en musa de la modernidad. Lo coloco entre mis favoritas de la última década, al lado de Stories From The City, Stories From The Sea.