Thrice – Major/Minor: honestidad a medio tiempo

Thrice es de ese tipo de bandas que no paran de trabajar. Sólo así se explica que hayan sido capaces de lanzar siete discos al mercado, siendo doble el quinto, en un periodo de 10

Major-Minor

Thrice es de ese tipo de bandas que no paran de trabajar. Sólo así se explica que hayan sido capaces de lanzar siete discos al mercado, siendo doble el quinto, en un periodo de 10 años. Lo peor de todo es que no los había escuchado hasta ahora, por lo que puedo decir que Major/Minor, su último trabajo, ha sido mi puerta de entrada a su música.

Tengo esa sensación tan típica que a todos nos sobreviene cada cierto tiempo de “vaya, me he estado perdiendo algo bueno durante años”. Por suerte esto tiene fácil solución tanto si hablamos de un director de cine, una serie o un grupo musical, como es el caso. Gracias al momento que nos ha tocado vivir dispongo de toda la discografía de Thrice a un par de clics de distancia.

Hay trabajos discográficos capaces de ponerte la piel de gallina prácticamente con cada tema y otros que no (ni lo buscan ni es necesario). Major/Minor es de los que casi casi lo consiguen. Si tuviera que definirlo en dos palabras creo que me quedaría con estas: honesto y emotivo. Tiene muchas más cualidades, pero quiero recalcar que este disco es, ante todo, pura honestidad. Algo que agradezco mucho, porque no hay cosa peor que escuchar temas especialmente calculados y diseñados para provocar tal o cual sensación y ver cómo fallan el tiro de forma totalmente ridícula.

Thrice es una banda formada por cuatro tíos tocando. Y eso es exactamente lo que escuchamos en Major/Minor. Ni máquinas, ni sonidos que nadie sabe de dónde provienen, ni historias raras. Y no se trata solamente de eso, se pueden hacer auténticas virguerías con el sonido de esos cuatro instrumentos básicos (guitarras, bajo, batería y algunos teclados) una vez grabados, sino que la banda ha apostado por un sonido directo y lo más cercano a lo que supondría escucharlos a pelo en el local de ensayo. O en un concierto.

Hay discos en los que los mejores temas están colocados al principio y los peores se van dejando para el final. Tengamos en cuenta dos cosas: hay bandas que sólo son capaces de componer unos pocos temas buenos y rellenan el resto de sus álbumes con lo que queda (conocidos como temas de mierda), esto es así, pero también existe un tipo de oyente que, sea por la razón que sea, no dispone del tiempo necesario para escuchar los discos de principio a fin. Es la combinación perfecta, ¿verdad? El tipo que sólamente se escucha los cinco primeros temas de un disco y que, además, son los mejores.

Por otro lado existen discos como Major/Minor capaces de ofrecer buenos temas de principio a fin. De hecho temas como ‘Promises’ o ‘Blinded’ (cortes 2 y 3 del disco respectivamente) son para mí gusto de los más flojos. Sobre todo teniendo en cuenta el espectacular arranque del álbum a cargo de ‘Yellow Belly’, un tema con un riff de guitarra, un tempo y un groove que si uno no balancea su cabeza alante y atrás siguiendo el ritmo puede darse por muerto.

Hay una banda cuyo nombre me ha venido a la mente en varias ocasiones mientras escuchaba Major/Minor: Fiction Plane. Es cierto que Thrice llegaron antes, pero siendo Major/Minor el disco más reciente no sé exactamente quién ha podido beber de quién, si es que se ha dado el caso. En cualquier caso es una simple referencia que se asoma por ahí de vez en cuando, para haceros una idea.

En general Major/Minor es un álbum a medio tiempo, lo cual, lejos de lo que puedan pensar algunos, no le resta ni un ápice de fuerza. Al contrario. El único tema en el que podemos hablar de velocidad es ‘Blur’, que además cuenta con una extraña armonía entre estrofa y estribillo que le da un punto raro y curioso. Es un temazo, además. El resto, como decía, tira de medios tiempos muy bien engrasados. Son temas muy bien construidos, que caminan y que cuentan con estribillos potentes y pegadizos.

8/10

En general me gustan todos los temas, pero si tuviera que quedarme con uno creo que escogería ‘Call it in the air’. Es también un pelín más rápido que el resto y cuenta con un trabajo de base rítmica (batería y bajo) excelente. ‘Disarmed’, el tema encargado de cerrar el disco, sería el otro candidato a mejor corte. Creo que Thrice no podría haber escogido un broche mejor que este para Major/Minor.

POST TAGS: