Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Frankie Knuckles en concierto en Madrid (RBMA, 28-10-2011): el groove perdido

Frankie Knuckles Cocó Madrid

La mitificación y las altas expectativas suelen jugar malas pasadas cada cierto tiempo. Yo me imaginaba una sesión de Frankie Knuckles con el mismo gusto que el de Nueva York incluyó en sus producciones de finales de los 80 y varios discos posteriores en los 90 (Welcome To The Real World, del 95, junto a Adeva, fue el último ejemplo). Ese groove negro que tan bien hizo al House en su momento y que ahora está perdido. Ais la nostalgia.

No es que desease encontrarme con algo cerrado por parte de Knuckles en su sesión en la discoteca Cocó de Madrid con motivo de la Red Bull Music Academy pero sí con algo más especial, sobre todo con ese groove bailongo que en otras sesiones gracias a Internet le he escuchado.

No hablo de decepción porque para mí ya fue una alegría ver a Frankie Knuckles en persona, sin ser yo animal de clubes y no haber podido ir a verle en anteriores veces por Madrid. Es un auténtico figura a la hora de mezclar un tema con otro. Casó varios estilos manteniendo ese 4×4 housero tan pegadizo en la base. De repente toqueteó con campos como el Progressive o el Trance para volver más tarde a sanear todo con alguna cantadita de sus divas que tanto le han creado la fama.

Fue en este último estilo donde a mí más me gustó, varios de los otros temas de House que fue pinchando si bien mantenían el hilo y el ritmo, no tenían esa gracia especial que logró con el himno 90 de Adonte, ‘Feel It‘. Con la cierta revisión del Deep House por parte de varios artistas más populares como Kyle Hall, Frankie Knuckles podía haber explotado más este camino que tan bien conoce al ser uno de los creadores.

Hipersónica vota un 6,5No faltó el hitazo ‘Your Love‘ junto a Jamie Principle, momento muy celebrado, al igual que la despedida con ‘The Whistle Song‘, con el cual se estableció aún más el contraste entre sus mejores momentos de la sesión y otros que mantenían el compás pero no ofrecían el sello particular de Knuckles. Todo claro, visto bajo mi pasión hacia ese lado negroide; otro seguro que lo verá de un prisma distinto.