Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Lüger – Concrete Light: maestros del psych-rock

Pocas bandas logran con un primer disco llegar tan alto, instrumentalmente hablando, y no solo igualan el listón sino que lo dejan un poco más arriba. A Lüger les hemos seguido la pista desde que quedamos con la boca abierta con la presentación en vivo de su debut de título homónimo.

Todo en su carrera ha sido meditado. El arte gráfico de sus álbumes, su participación en el festival SXSW o incluso su fichaje por Marxophone. Y ese detalle que han tenido con el vinilo de Concrete Light, cuya sencilla portada de Borja Buenafuente Gonzalo te deja por un momento embobado, numerando a mano las ochocientas copias que han fabricado, doscientas de ellas en vinilo blanco, son de los que crean afición y evitan la copia por la copia.

Concrete Light, una obra de arte en sí

Porque quien quiera lo puede escuchar en Bandcamp, lo puede descargar por 0 euros o por el precio que considere, o se puede hacer con una copia física en vinilo o CD. Más fácil imposible. De su debut lo vendieron todo, incluso lo reeditaron y de éste llevan camino de agotarlo enseguida.

Porque este nuevo trabajo de los madrileños es una obra de arte en sí antes de entrar a desmenuzar el contenido musical, que vaya por delante es excelso. La intro ‘Belldrummer Motherfucker’ es un colchón electrónico de poco más de seis minutos que acaba dejándote noqueado con esos loops ad infinitum que tan bien han sabido amplificar.

‘Monkeys Everywhere’ es un testigo de que Lüger han sabido reconducir hacia un punto la herencia del kraut rock, el space rock vs. psicodelia de Wooden Shjips o las peculiares maneras de Trans Am. El título del tema reproducido bajo un manto de electrónica, riffs chirriantes y percusión marcial no es para dejar impasible.

Lüger lo han vuelto a hacer y van dos veces

Casi sin darte cuenta enlaza con ‘Dracula’s Chauffeur Wants More’, con ese comienzo percutivo es para mí el hallazgo del álbum, un tema que dice que Lüger han escuchado a Spacemen 3, Spiritualized y Primal Scream. Su seis minutos en directo se convierten en bastante más, generando confusión, aturdimiento y una especie de ilusión de mentalista.

‘Hot Stuff’ tira por esa vena electro experimental de la banda, aunque no nos engañemos es plenamente bailable. Despues llega ‘Shirokovsky Pallasite I’, con una intro a base de repetición de un pasaje de sintetizador, luego se van uniendo percusión, guitarras y entramos de lleno en el universo Lüger.

‘Shirokovski Pallasite II’ enlaza con la primera parte con un tempo más acelerado, más percusión y un sintetizador alucinado . La voz se suma como un instrumento más a esta espiral de rock espacial.

Tras las dos piezas anteriores, que forman un todo en directo, desembocamos en ‘Zwischenspiel/Quidquid Latet Apparebit’, con el que se da punto y final al disco. Sin embargo es éste el tema con el que comienzan sus últimos conciertos, un corte envolvente, tántrico, con un sitar psych que facilita la plena conexión con la banda. Lüger lo han vuelto a hacer y van dos veces, por eso que a nadie le extrañe ese puesto 2 en nuestra lista de los mejores discos nacionales de 2011.

9,2/10

Tracklist de Concrete Light de Lüger

  • 1. Belldrummer Motherfucker
  • 2. Monkeys Everywhere
  • 3. Dracula’s Chauffeur Wants More
  • 4. Hot Stuff
  • 5. Shirokovsky Pallasite I
  • 6. Shirokovsky Pallasite II
  • 7. Zwischenspiel/Quidquid Latet Apparebit

Bandcamp | Lüger
Más en Hipersónica | Lüger fichan por Marxhophone y se van al SXSW, Za! + Lüger en concierto en Gijón: dos chalados muy chalados y lo que vino después