Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

The Temper Trap – The Temper Trap: pólvora mojada desde las antípodas

“thetempertrap650″ src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/criticas-hs-2012thetempertrap.jpg” class=”centro” />

Para algunos, puede que The Temper Trap necesiten presentación; al fin y al cabo, si bien llegan desde Australia con unas ventas millonarias que los avalan, el lugar donde han reinado a sus anchas estos últimos tres años y tan sólo gracias a una canción, ‘Sweet Disposition’, ha sido el Reino Unido. Mientras, por aquí apenas si hemos sabido de ellos.

El caso es que con tan sólo un disco, y con un verdadero hit, aparte de en las antípodas, el quinteto de Melbourne se ha catapultado al mainstream consiguiendo una gran repercusión en los medios y en las listas británicas, llenar grandes aforos y colocar su tema estandarte, ese ‘Sweet Disposition’ (Youtube) en más de un anuncio, haciéndose omnipresente en aquel país durante una larga temporada.

Ahora llega el momento de su regreso y, puede que esta vez tengan más suerte fuera de Australia y Gran Bretaña, a donde, por cierto, han trasladado su residencia hace no mucho tiempo; mejor estar cerca de los fans.

The Temper Trap, ser un one hit wonder con todo por demostrar

Dada la situación, por ahora, y por muy bien que sonaran los diez temas que componían el debut de la banda, Conditions, no han pasado de ser un one hit wonder en toda reglas, y con su nuevo álbum, llamado como ellos, The Temper Trap, tratan de conseguir ir un poco más allá… Otra cosa es que lo consigan, claro.

Para empezar, comentaros que The Temper Trap ha sido publicado la pasada semana y que contiene un total de doce temas; quince en su edición deluxe. Para los que aún no estéis familiarizados con ellos, aclararos que su música anda entre los límites del pop y del rock, con algunos sintes bastante ramplones, y que, como muchos señalan, luce una inmediatez parecida a la de Coldplay (sobre todo en sus últimos tiempos), aunque las guitarras sean bastante más importantes y potentes en la música de los australianos y sus melodías sean más intrincadas y menos enfocadas al himno de estadio.

Otro de las señas de identidad de The Temper Trap, el falsete de su vocalista, Dougy Mandagi, también los acerca en parte a la banda de Chris Martin, aunque posiblemente ahí acaben las similitudes. Las aspiraciones de la banda para este segundo disco han sido las de acercarse a la música de protesta que favorece la actual situación económica, pero las letras en esta ocasión, ahora que el contexto se presta a ello, han sido bastante más suaves que las de su álbum debut, en el que, la temática era otra, pero las palabras en la voz de Mandagi resonaban de forma ominosa e inquietante.

De hecho, la cosa queda poco más que en meros intentos, como en ‘London’s Burning’; inspirada en los disturbios de Londres del pasado verano, con ese título, estaba claro que no podía más que tener un sonido puramente británico, y si, en ese aspecto cumple, siendo una composición que bien podría ser de cualquier banda dedicada al brit pop, pero poco más se puede encontrar dentro del disco que entre dentro de estas mismas pretensiones.

De pretensiones, altas miras y quedar en poca cosa


Por contra, la mayor parte de las canciones que componen el tracklist de The Temper Trap, se debaten entre el pop más agresivo y el rock más suave, tendiendo hacia la autocomplacencia melódica y con el punto de mira puesto en las listas de éxitos, aunque ellos mismos no lo sepan o no quieran reconocerlo.

Nada malo en dichos propósitos por supuesto, y hay que decir que, para lo habitual en cualquier emisora de radio masiva, los temas de este disco están por encima de la media (si me obligaran a escuchar alguna emisora de radio de nuestro país, con nombre de número, ya sabéis, me gustaría encontrar en ella cosas como lo que hacen Mandagi y su banda), con temas mucho más trabajados de lo habitual y sin uso ni abuso de los ritmos enlatados de los que son víctimas las producciones en serie que acostumbran a radiar en sus ondas. El problema llega cuando te das cuenta de que la banda se toma demasiado en serio. Tienen preocupaciones en mente que tratar, como la mencionado de las revueltas londinenses, pero lo hacen desde un punto de vista demasiado intranscendente, con letras insulsas, que no aportan un mensaje claro e importante.

En esos temas demasiado serios, ‘Rabbit Hole’ o ‘Dreams’, serían otros ejemplos, las intenciones son buenas, pero ves que quieren llegar a algún lugar y no lo consiguen. En ese aspecto, se tienen a ellos mismos como su peor enemigo ya que en Conditions, su anterior disco la cosa funcionaba mucho mejor.

Por otra parte, los temas que parecen aspirar a ser continuación del éxito de ‘Sweet Disposition’ se quedan a medio camino, prometen, y empiezan bien, para dejarnos con la sensación al final, de que algo falla y de que no consiguen engancharnos como si hacía aquel tema. Es el caso por ejemplo del primer single del disco y encargado de abrir el listado, ‘Need Your Love’ o ‘Where Do We Go From Here’.

Falta ese gancho por el que llegas al disco y te dejas vender el resto, que no llega a ser relleno pero ni se acerca a la calidad de lo que te ha traído hasta él. No hay un tema con un estribillo tan pegadizo como el que los trajo a este hemisferio del mundo, y eso es un lastre.

Además, inexplicablemente, se dejan para la versión deluxe dos temas bastante buenos, como son ‘Want’, aunque éste peque de usar unos synths demasiado básicos, que le dan un aíre de artista callejero de bajo nivel, y ‘Everybody Leaves In The End’, que cierra el listado solo en dicha edición, pero que debiera haber sido el encargado de cerrar la estandar, por ser ese perfecto medio tiempo que se echa de menos como conclusión en muchos discos, y cuya letra además apoya perfectamente esa sensación de despedida.

Hipersónica vota un 6

En resumen, con este segundo disco, The Temper Trap se quedan algo lejos de su debut, que sin ser un disco excepcional, cumplía en casi todo lo que se proponía y contaba con una joya capaz de hacer que el disco completo mereciera la pena. En este caso, las miras se han puesto demasiado altas y la cosa ha acabado en tierra de nadie, en ni fu ni fa.

Se echa de menos la potencia del anterior disco, los temas parecen crecer para al final no llegar a ninguna parte, dejándonos con la sensación de estar jugando con cohetes con la pólvora mojada. Aunque al menos, cabe decir que, para haberse colado en el mainstream, su trabajo es bastante digno, y muchos de los que llevan más tiempo en esas listas ya querrían estar a la altura de The Temper Trap. Además, nos queda también el consuelo de tener una de las portadas más bonitas del año.

The Temper Trap, Tracklist

“thetempertrap250″ src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/THE TEMPER TRAP.jpg” class=”derecha” />

01. Need Your Love
02. London’s Burning
03. Trembling Hands
04. The Sea Is Calling
05. Miracle
06. This Isn’t Happiness
07. Where Do We Go From Here
08. Never Again
09. Dreams
10. Rabbit Hole
11. I’m Gonna Wait
12. Leaving The Heartbreak Hotel
Edición Deluxe
13. Want
14. The Trouble With Pain
15. Everybody Leaves In The End