Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Ariel Pink: Sodomías extrañas

“Ariel Pink” src=”http://img.hipersonica.com/2012/08/ariel_pink.jpg” class=”centro” />

Ariel Pink podrías ser tú. Qué narices, podría ser yo, es casi de mi quinta. Y podría grabar en tu casa y en la mía, y en la de todos. De hecho, quizás ya haya grabado allí, teniendo en cuenta que ni él mismo parece tener muy claro cuántos discos lleva desde que comenzó a grabarse cosas en CD-R. Al fin y al cabo, como muchos otros estetas de la psicodelia casera, no ha necesitado nunca un grupo estable o un estudio para empezar a sacar sus ideas, para convertirlas en ¿música pop? o en otras cosas aún por definir. La próxima semana edita Mature Themes, el disco después de la consagración crítica de Before Today (2010), y una vez más, no sabemos si viene o va (¿Ariel Pink podría ser descendiente de tópicos gallegos?)

Ariel Pink antes de hoy

Con Ariel Pink (Ariel Marcus Rosenberg, 34 años a día de hoy) es imposible ser un experto. Y quien diga lo contrario, tendrá que pasar la prueba de cuantas demos y maquetillas, de cuantas grabaciones caseras se ha escuchado. Wikipedia cifra el total de discos, singles, cd-rs y recopilatorios en más de 60. Y pone el inicio de la historia en 1996, con sólo 18 años. Fue en su casa de Pico-Robertson, en Los Ángeles, donde abrió la espita y desde entonces no ha dejado de brotar la música.

Rebuscando entre esas grabaciones, podemos encontrar a un músico dedicado a ser intrincado, enrevesado, a matar melodías y a asustar ganchos y estribillos. A cubrirlo todo con polvo, manchas, suciedad, electrónica chunga, disco de los 70, Prince, lo-fi y, a la vez, ambición por ir más. Sodomías raras, titulaba un disco suyo en 2008, donde recuperaba cosas de éstas y canciones nuevas. Hay una canción allí, Oddities Sodomies (2008) cuyo título define bien al músico (también la música, pero más el título): ‘MTV n’ D&D‘, los hits de cadena de televisión de música y una partida al Dungeons & Dragons.

Es Before Today quien pone en boca de muchos a Ariel Pink. También a su Haunted Graffiti como grupo que sirve para grabar además de como eslogan. Es normal: la ambición de hacer canciones cristaliza del todo. Frente al tipo locuelo que les pasó un CD-R a Animal Collective en un concierto para ver si lo fichaban para Paw Tracks (y lo hicieron), lo que consigue en su disco de 2010 es una colección de falsos singles.

Llega además a tiempo: trae con él un sonido muy 80s, y si algo hemos recuperado en esta última década larga es todo lo que ocurrió en los años 80. Lo bueno, lo malo, lo hortera que ya no lo es, y lo novedoso que ya tampoco lo es. Before Today, con su portada, con su saxo en ‘Hot Body Rub‘ abriendo el camino, incluso con títulos como ‘Fright Night‘, vuelve a esa década justo cuando todos quieren que so ocurra.

Los temas maduros de Ariel

Before Today no es un chute de psicodelia, no: es una ida de olla que acaba bien, que tiene uno de los sonidos más impresionantes de los últimos años. La producción, acreditada por igual al grupo al completo y a Sunny Levine, saca jugo al pop luminoso, a los baladotes sobre enfermedades venéreas, al funk de pichiglás (lo entendieron bien los que hicieron el vídeo no oficial que colgamos aquí arriba), al post-punk, al soul de ojos azules…

Before Today está siempre jugando, divirtiéndose, y eso se transmite a quien lo escucha, algo bizarro en el significado nuestro y en el suyo.

Para Mature Themes, que ya se ha podido escuchar filtrado y también en streaming legal, a priori parece que nos encontraremos a un Ariel Pink mucho más clásico. Pero, claro, en casi 51 minutos de un disco de Ariel Pink no podemos esperar un camino lineal: como además esta vez ha tenido más dinero, podéis apostar a que habrá encontrado otras formas de jugar. O habrá tenido tiempo para prestar atención a otras cosas: a su voz, por ejemplo, como en la inicial ‘Kinski Assassin‘; a la posibilidad de hacer hits a secas (¿más que en ‘Bright Lit Blue Skies’? Sí, más); hasta a la posibilidad de que todo sea teatro.

Teatro glam: la próxima vez, que llame a los Sparks para producirle. Lo hablaremos con calma, que antes hay que asimilarlo. Pero que quede claro: no, Ariel Pink no podríamos ser nosotros (al menos, yo), aunque aún podemos acoger sus discos como si fueran los de un amigo con talento, que de eso seguro que sí tenéis.

Más en Hipersónica | Lo nuevo de Ariel Pink, ‘Only In My Dreams’, es un temazo de pop eterno, Ariel Pink’s Haunted Graffiti , vídeo de “Mistaken Wedding”: los raros son los demás