Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Mission of Burma – Unsound: soltando puñetazos desde hace más de 30 años

“Mission of Burma – Unsound” src=”http://img.hipersonica.com/2012/08/critica-miision-ofburma-unsound.jpg” class=”centro” />

Mission of Burma siempre se han caracterizado por dos aspectos: la agresividad y el cuidado del sonido. No se necesita ser barroco o engolado para prestar atención a cómo suenan tus canciones. Desde lo básico, desde su perspectiva de grupo con raíces en el punk, Mission of Burma siempre han hecho gala de un cuidado exquisito por hacer que sus canciones sonasen fuerte, tremendas, brutas y cargadas de matices en medio de ese muro. Unsound, por mucho que el título sugiera algo distinto, va por ese mismo camino.

Mission of Burma: plenamente conscientes de que son únicos

La idea detrás de que te gusten Mission of Burma es una de esas demoledoras:  no hay nadie como ellos. No hablo de inventar, de crear lo que nadie ha hecho. Hablo de que realmente cada canción que suena es pura Mission of Burma. Esas guitarras afiladísimas pero melódicas, esos bajos pesados, esa batería post-punk… Muchos otros han hecho cosas parecidas, pero te pones un canción de Mission of Burma y nunca podría ser de nadie más. ‘Fell –> H2O’, por ejemplo, sale exclusivamente del ADN de un grupo como este. 

Eso no quiere decir que siempre sean perfectos, que acierten cada vez. Pese a una regularidad muy estimable, hay canciones donde el grupo no acierta. No siempre se puede hacer  lo que se quiere bien. Pero a Mission of Burma siempre les guía lo correcto. Y si les sale, les sale bien. Les sale EL BIEN. Da igual si se ponen matemáticos, hardcoretas, locos o lo que sea. Da igual que lo metan todo a la vez en la misma canción, como en los cuatro minutos de ‘Add in Unison‘, que es a la vez post, pop, prog, y catacroc. 

De ese muro de ruido controlado que Mission of Burma siempre acometen, en esta ocasiones les salen un gran puñado de canciones de sonido nada amorfo, sino perfectamente consciente de sí mismo. Como siempre, vamos, como ya hicieran en el espectacular Vs de debut y como han venido haciendo desde entonces. Que el tinnitus de su batería les impidiese desarrollar su carrera en los años clave (se retiraron antes de llegar a la mitad de los 80 para que no se quedase sordo) ha acabado jugando a nuestro favor: vivimos el doble esplendor del mismo grupo, la época del mito imaginado y la del mito vivido. 

Unsound: Todo lo que sabes te sigue valiendo

Art-punk. La etiqueta se ha venido usando con Mission of Burma porque era complicado, sin ella, definir canciones como ‘7’s‘, intensas en salvajismo, en ataque sónicos al oyente, pero también en aroma cerebral, reflexivo, a escuela… de arte. 

Las de Unsound son canciones que te pegan como si fueses su sparring y Mission of Burma, un peso pesado: nunca te golpean para hacer daño, puede que hasta se controlen, pero te dan una buena somanta, hasta en el carnet. El truco final es cerrar un disco con una canción que se llama ‘Opener‘, que sería perfecta como apertura y que, además, te invita a “olvidar todo lo que sabes”. Desde el “instrumental para que asimiles lo que acabas de escuchar” de Astrud no había habido cierre tan jocoso y bien engarzado con todo el disco. 

Hipersónica vota un 7,7 Es curioso que Mission of Burma hayan pasado como influencia menor entre lo alternativo, primero, y lo indie, después. Son nuestros Stooges, los de los primeros años 80, los del comienzo del milenio. Que no estuvieran allí, desde 1985 hasta 1998, la época en la que que se montó el canon sobre el que ha pivotado todo desde entonces, parece ser su pecado. Discos como Unsound son el pecado de otros, los que los disfrutamos y los que pasan envidia por saber que no estarán en este estado de forma jamás. 

Mission of Burma – Unsound Tracklist

* 1. Dust Devil
* 2. Semi-Pseudo-Sort-Of Plan
* 3. Sectionals in Mourning
* 4. This Is Hi-Fi
* 5. Second Television
* 6.  Part the Sea
* 7. Fell–>H2O
* 8. ADD in Unison
* 9. 7’s
* 10. What They Tell Me
* 11. Opener