Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Rita Ora – Ora: mira, mamá, ¡sin manos!

“Rita Ora” src=”http://img.hipersonica.com/2012/08/RitaOraOra.jpg” class=”centro” />

Rita Ora apareció en la escena con los credenciales de ser la nueva protegida de Jay-Z. Si tenemos en cuenta que es uno de los productores más influyentes del planeta y que su anterior producto fue ni más ni menos que Rihanna, estaba claro que un batacazo infame no nos íbamos a llevar. Si bien sus primeras pistas sonaban demasiado a su predecesora en el puesto y se podía intuir un intento por acercarla a su estela, he de decir, tras haber escuchado Ora, que la similitud queda casi en lo anecdótico, en el guiño.

Rita Ora huele a comercial, no entréis con otra premisa porque la decepción puede ser monumental. Jay-Z es un maestro a la hora de hacer dinero y ha invertido en esta chica a la hora de respaldarla con nombres potentes como Diplo, Stargate o The-Dream en la producción. Lo que a otros les llega tras años de carrera, a Ora le ha caído regalado del cielo. ¿El resultado? Casi cualquier tema puede ser un single y, potencialmente, un número uno en las listas, con todo lo que eso conlleva en ceros.

Ora, pasando por más manos que la falsa moneda

En un paralelo con la mixtape de Azealia Banks – aunque mucho me temo que quedo, de lejos, con esta última -, Rita ha querido tocarlo todo. De ahí el título de la crítica. Es una exhibición, un poner encima de la mesa todo lo que sé hacer. Tocar todo lo que le pueda funcionar, no dejar ningún campo sin cubrir. Tan pronto cita influencias como Monica o Aaliyah patentes en temas más próximos al R&B como ‘R.I.P.’, con Tinie Tempah, como se pasa a un lado más popero inspirado presuntamente por Gwen Stefani, en cortes como ‘Uneasy’, con el estribillo más repetitivo que os podáis imaginar pero que resulta increíblemente efectivo: se pega como la mala silicona.

Vídeo | Youtube

Éstas son, principalmente, las dos vertientes que nos encontramos en Ora. La parte más pop la hemos visto en la mayoría de los singles, salvo quizá en el ‘Hot Right Now‘, para mí el mejor que ha sacado hasta la fecha. Es ahí quizá donde el tufillo comercial se hace más omnipresente, pero no por ello dejas de disfrutar de la escucha. Simplemente te imaginas a Jay-Z asintiendo con la cabeza y los brazos cruzados del otro lado del cristal del estudio.

Es una de las grandes diferencias que separarán a Ora de la mayoría de las aspirantes a reina del cotarro en el mainstream actual. Rita ha sabido – o ha podido – rodearse de gente con un grandísimo gusto a la hora de producir en masa, que en este caso sirve de clarísimo ejemplo sobre cómo no está reñida la comercialidad con la calidad o incluso el buen hacer. Incluso un tema obviamente dedicado a su discográfica, Roc Nation, como ‘Roc The Life‘, se aleja bastante de la morralla a la que nos tiene acostumbrados la radiofórmula de turno.

Vídeo | Youtube

Por otro lado, está el panorama más próximo al R&B, para mí mucho más disfrutable y donde encuentro sus mejores momentos. ‘Love & War‘, del que hablamos aquí hace unos pocos días, es quizá el corte mejor elaborado y más redondo del disco, una vez más muy bien acompañada de J. Cole.

Vídeo | Youtube

Relajarse no siempre es bueno

En el batiburrillo estilístico que es Ora, la segunda parte del tracklist decae poderosamente desde que toma cartas en el asunto will.i.am. Reconozco que no es santo de mi devoción, y seguramente tampoco lo sea de muchos de vosotros. Esencialmente, detesto que sea incapaz de producir o componer un tema sin tener que meter el morro en la parte vocal. ‘Fall In Love‘ abre la parte más dulce por así decirlo – sin pertenecer a ella, eso sí -, del tracklist. Eso sí, no puedo negar que el estribillo sea un pelotazo de tres pares.

Una bajada de tono, ritmo e intención se abre más allá de las garras del ex-BEP, y de la que también deberíamos excluir ‘Hot Right Now’. Pero casi parece obligatorio que una cantante de estas características tenga que bajarse del burro y participar en unas cuantas baladas, la mayoría de las veces colocadas en la última parte del tracklist, como olvidadas – no sin cierta justicia. La primera, ‘Been Lying‘, no termina de desentonar, recuerda incluso por momentos, por letra y estilo, a alguno de los temas más suaves de Beyoncé.

Vídeo | Youtube

Pero más allá el asunto se enturbia, se aleja poderosamente de todo lo que había alcanzado en la primera parte y se convierte en una incursión en el lado más blandito de la vida. Como abrazarse después de una noche con esposas, látigo y aceite de oliva. En algunos momentos, como ‘Young, Single & Sexy’, el paralelo con Rihanna es tan obvio que casi te la imaginas cantando a ella. Así, difícilmente va a forjarse una imagen propia e independiente.

Hipersonica vota un 6'90 Sin que haya sido un pelotazo ni la haya encumbrado a la posición de nueva estrella del R&B, lo cierto es que el debut de Rita Ora se disfruta, sobre todo cuando pasa del lado más popero, tan cultivado últimamente por casi cualquier hijo de vecino, y se va al estilo más próximo al R&B que han ido abandonando poco a poco muchas para pasarse al lado oscuro de la electrónica comercial.

Tracklist de Ora

1. Facemelt (intro)
2. Roc the Life
3. How We Do (Party)
4. R.I.P. feat. Tinie Tempah
5. Radioactive
6. Shine Ya Light
7. Love & War feat. J. Cole
8. Uneasy
9. Fall in Love feat. will.i.am
10. Been Lyin’
11. Hello, Hi, Goodbye
12. Hot Right Now (DJ Fresh feat. Rita Ora)
13. Crazy Girl
14. Young, Single, & Sexy
15. Meet Ya