Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Una recopilación de buenos debutantes de 2012

“Bob Esponja cree que la maqueta era mejor” src=”http://img.hipersonica.com/2012/08/Campfire-song.jpg” class=”centro” />

2012 marcha a buen ritmo musical. Está siendo un año de notables reencuentros con algunos de nuestros grupos favoritos, de decepciones que entran dentro de lo previsto y, lo mejor, de debuts que guardar como oro en paño y nombres que apuntar para seguir en el futuro. Los míos, los debuts que más me están gustando de este 2012, son estos.

Francis Alun Bell

La conexión que Moonpalace mantiene con el resto del mundo desconocido nunca deja de traer buenas noticias, a veces en forma de arrebatos de locura. El cuidadísimo lanzamiento de Agustín lo es.

La caja de Francis Alun Bell recupera todo lo que el músico portugués ha grabado en su vida, así que es a la vez un debut y una antología. Y lo hace descubriéndonos un talentazo instrumental, 28 canciones con el piano como eje central y sensaciones que no os va a dar ningún otro disco en este 2012. Una joya oculta, pero oculta sólo si vosotros queréis, porque es para vocearla por ahí.

Howler

Practicantes de una nueva ola luminosa y con gusto por el surf, los de Minneapolis han contado con el apoyo indudable del NME, por ejemplo, que les nombró banda más prometedora de 2012 con sólo un EP en su haber. Ahora, durante este año, han confirmado que había madera de banda de hits.

America Give Up son once canciones de buen humor, energía y con mucho recorrido si tu idea es pasártelo bien. Éxitos torcidos como ‘Beach Sluts’, jitazos ricos como la tremenda ‘Back of Your Neck‘ y una secuenciación fantástica hacen del debut de Howler algo muy, muy disfrutable.

Aries

La evolución de Charades fue una de las más maravillosas de la pasada década, un grupo en continuo crecimiento y con una pasión cada vez mayor por el pop que, sin embargo, decidió dejarlo tras Revolución Solar. Isabel Fernández Reviriego formaba parte de ellas, pero ahora es Aries.

La Magia Bruta, su debut, llega bajo el sello B-Core y continúa el camino, con canciones como ‘Dilo Mañana‘, referencias a Caetano Veloso, arreglos trabajados que no ahogan nada y mucha, mucha frescura.

ExLovers

Del sueño del shoegaze surgen ExLovers, lo cual está bien teniendo en cuenta la cantidad de grupos que han sido producidos de la pesadilla de Kevin Shields. Sospechamos que el pobre perfeccionista del reverb y el delay muchas veces querría quedarse sordo más rápidamente. Y aun sin compartir la euforia de Mohorte, lo cierto es que Moth os sacará una sonrisa indolente, que parece ser de lo que se trata

Moth es su rezo a los santos pálidos, un disco de rincones hecho con el agua usada del indie canónico. Uno bueno que podría haber sido horrible. Justo la línea que han de trazar los debuts.

Más en Hipersónica | Exlovers: y allí camina, liviano, el sueño de la razón

Frank Ocean

El hype indica que este es uno de los discos del año (el de la mitad de 2012, en concreto), pero Frankie Rose está bastante lejos de Lana del Rey. Canciones a lo Stevie-Wonder-bueno y una figura desastrosa que tiene que suspender su gira europea cuando todos le dicen que es el momento de triunfar…

Va a ser también uno de los discos más acusados de hype y de sobrevaloración de este año, como suele ocurrir cuando se alcanza un consenso crítico tan alto. También uno a los que la etiqueta de clásico le puede caer como elogio o de manera peyorativa. Para mí, caminando hacia lo primero más que bordeando lo segundo.

Weird Dreams

Ojo al quiero-y-no-puedo con más posibilidades del año. Son muchos los grupos con una gran canción afortunada al comienzo de su carrera que luego no remontan, vale. Pero… pensad ahora en esos grupos con una canción muy afortunada que parecía que no iban a superarla y que, de repente, se sacaron un disco que fue tremendo.

Coreography está, citando a Fernando Alfaro, tan lleno de defectos que podría explotar, pero se sostiene con un puñado de detalles y unas cuantas promesas de un mañana mejor. Vamos, básicamente lo mismo que ocurre con cualquier relación de pareja que comienza. Si luego se va al garete, no pasa nada: llegarán otras y de ésta recordaremos principalmente lo bueno. De Weird Dreams, también.

Más en Hipersónica | Weird Dreams – Choreography: la maqueta era casi mejor

The Spyrals

Premio al disco con los funambulismos en la cuerda más peligrosos de este año. Podrían ser tan rutinarios, tan pastiche, tan aburridos que sorprende como The Spyrals salen vivos de esta. Canciones de psicodelia improvisada, de jams que no quieren ser tal, de reverb y recuerdos. Un colocón de capas de música en el que ellos sí controlan.

Mientras llega el disco de Woods a darnos otra vez recuerdos para este 2012, bien esta saber que The Spyrals intentan lo mismo desde otro flanco de la batalla.

Más en Hipersónica | The Spyrals – The Spyrals: la psicodelia de las raíces