Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Katatonia – Dead End Kings: elegancia, fuerza y melancolía a raudales

Dead End Kings trata sobre los pasadizos de nuestra mente de los que no se puede regresar.

En sus dos décadas de existencia Katatonia han tenido una premisa fundamental: no quedarse estancados. Y disco a disco lo han cumplido dándonos múltiples alegrías, la última de las cuales fue Night is The New Day, un trabajo en mi opinión inferior a esas genialidades que fueron Last Fair Deal Gone Fown y, sobre todo, Viva Emptiness (Peaceville, 2003) y The Great Cold Distance (Peaceville, 2006).

Dead End Kings, una banda en estado de gracia

Dead End Kings es es su noveno álbum y en él nos encontramos con unos Katatonia más románticos y/o melancólicos, menos punzantes y en un estado de gracia, tanto a nivel instrumental como compositivo, fuera de duda. El propio Anders Nyström decía en mayo:

Hemos caminado por la fina línea entre intentar no repetirnos pero también no alejarnos demasiado de lo que la gente conoce y le gusta.

Decíamos en otro post que los suecos estaban condenados a cruzarse con Anathema y Opeth; y aquí por fin han coincidido con estos dos monstruos europeos.

Katatonia no han perdido el pellizco heavy, al que han sumado una mayor dosis de prog

No han perdido ese pellizco heavy pero han acrecentado esa faceta progresiva que ya conocíamos: ‘Buildings’ o ‘Lethean’ son claros ejemplos de esto, aunque de todos modos los fans de Katatonia reconoceran el titánico esfuerzo que han hecho en Dead End Kings, cuyo título se menciona en la letra de ‘Hypnone’.

No hay estridencias, ni salidas de tono en el álbum. Se trata de un trabajo de múltiples facetas. No le sacamos todo el jugo hasta varias escuchas, y cuando se vuelve a él, los más exigentes todavía encontraremos más detalles interesantes que se nos habían escapado.

Habrá a quien le emocionarán más ‘Leech’, ‘Undo You’, ‘Lethean’ o ‘Dead Letters’, pero se trata de un cancionero excelso se mire como se mire.

Las guitarras siguen teniendo protagonismo en generar esos ambientes, esos cambios de tempo, y los riffs son enormes, escúchense ‘The Parting’ o ‘Ambitions’, probablemente los cortes más apetitosos para algunos.

Y otro detalle, el actual sonido de Katatonia dependen cada vez más de los teclados, que sirven de apoyo fundamental, una especie de colchón, a ese sonido tan inconfundible de la banda. ‘The One You Are Looking For is Not Here’, en la que han invitado a Silje, vocalista de The Gathering, pasa por ser lo más asequible del conjunto junto a ‘Hypnone’, una canción con la que se consigue relajar la mente.

‘Ambitions’, otro de los hitos de Dead End Kings, me ha traído a la memoria alguna pieza de The Great Cold Distance, y eso que empieza con una delicadeza extrema. Hubiese encajado perfectamente en Live Consternation (Peaceville, 2007), un directo en el Summerbreeze Open Air del año anterior.

8.5/10

Y no hay que olvidarse de ‘Dead Letters’, tema que nos adelantaron para ponernos los dientes largos y que cierra un disco con todos los ingredientes de los Katatonia del 2012: elegancia, fuerza, belleza y melancolía a raudales. ¿Será disco del año dentro del apartado Metal y aledaños? Apuesto a que sí.