Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

981 Heritage en Madrid (6-10-2012): una gozada de sábado electrónico

“actress” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/981-heritage-3.jpg” class=”centro” /> Los humillos de Actress.

Ojalá todos los sábados fuesen así. O no. Mejor con distancia entre ellos. Del festi 981 Heritage celebrado ayer en el Matadero de Madrid surgen varias ideas para resumir un buen día de música electrónica.

Viva la ley que prohibe la publi alcohólica en los medios

Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad. Título II. Artículo 5:

5. Se prohíbe la publicidad de bebidas con graduación alcohólica superior a 20 grados centesimales, por medio de la televisión.

La Ley General de Publicidad y la Directiva europea de TSF a la Ley del 99 abrieron un camino muy interesante que hoy disfrutamos en festis como este 981 Heritage. Con la prohibición de hacer publi en los medios tradicionales, las marcas de cerveza buscan en la técnica publicitaria below the line otras maneras de atraer a su público. Ahí es donde entramos nosotros. Y la música, claro, con su característica grupal, etc. Que Estrella Galicia se gaste los cuartos en una acción así es una gozada. Pese a que luego la cerveza que ofrezcan en la barra no sepa ni de lejos al rico tercio que tienen (es una de mis cervezas favoritas de España).

Las quejas vecinales favorecen los buenos horarios

Queridos vecinos, quéjense. ¿Que el festi de al lado de su casa hace mucho ruido y usted no puede dormir? Policía, oiga. ¿Que la sala cutre que tenga al lado de casa, o debajo, no le deja dormir? Policía, oiga. Y así el resto de ejemplos. De esta manera la música se podrá disfrutar a un horario sin que haya que ser vampiros. Si el 981 Heritage se celebró ayer a esas horas por las quejas de los vecinos de alrededor para cumplir las ordenanzas que el propio Ayuntamiento (propietario de las instalaciones) impuso hace tiempo pues todos felices.

Al disfrute de los conciertos sin echar cabezadas se unió el efecto rejuvenecimiento que sufrieron muchos de los allí presentes. El 981 Heritage logró por unas horas recordar a los treintañeros que eran mayoría entre el público, el cual respondió muy bien en cuanto a asistencia, cómo era volver a tener 14 años y hacer frente al toque de queda bajo la cabeza de una fuente pública para bajar la alegría sin que los padres notasen nada.

Madrid tiene una mina de oro en el Matadero

La sala en la que se celebró el 981 Heritage fue comodísima. Amplia y muy bien comunicada. Desde la organización supieron explotarla muy bien y todos con los que hablé destacábamos la comodidad del sitio, extrañados de que no se explotase más para este tipo de eventos. Al parecer ahora está comenzando. Que no pare. Vale que hacía calor, que a veces se oía mal pero nadie iba a la ópera.

Lo bien que funciona la zapatilla

“Noaipre” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/981-heritage-1.jpg” class=”centro” /> Noaipre partiéndolo.

Noticias frescas, sube el pescado. Sí. Por mucho moderneo que nos guste al final danos un tío que suba la velocidad de las canciones pinchadas y todos felices. No hay tantas diferencias con los makineros de profesión. Salvo en el estilismo, ahí sí. Noaipre fue el mejor DJ del día tirando de la mejor escena británica actual a base de UK Funky, Wonky y demás subgéneros del UK Garage que tanto triunfan por las islas de forma atemporal.

En cuanto a directo, Mouse On Mars demostraron que si siguen ahí es por algo. Pese a un comienzo dubitativo, sensación incrementada en mi caso por la decepción de los directos anteriores, los alemanes dieron rienda suelta a su forma de ver la IDM y el sonido Drill and Bass ofreciendo una gran clase a quienes buscan animar una fiesta y que todos estemos felices pegando unos cuantos botes locos y sin sentido rítmico alguno.

Aquí falla algo

“kode9″ src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/981-heritage-2.jpg” class=”centro” /> Kode9 concentrado.

Todos mis respetos a Steve Goodman porque es un auténtico fuera de serie pero lo que hizo ayer bajo Kode9 fue vergonzoso. Se debe conocer su sesión y colección de discos al milisegundo porque a él la previa le da igual, cual Chuck Norris. Ni siquiera disimuló. Al mismo tiempo que pasaba de intentar algo más que poner un tema tras otro, pasando el tiempo de cada canción ojeando sus discos. Pues bien, oiga. Curioso que ahora en directo se dedique a destrozar el Juke mientras que en Hyperdub publica cada vez más Pop. Durante su sesión no es escuchó un mojón pero como cerró con Burial todos felices. Pues no.

“Actress” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/981-heritage-4.jpg” class=”centro” /> Actress fuera de su contexto.

Lo mismo que con Actress. El sonido fue una bajona tremenda. Darren Cunningham al menos sí hizo el esfuerzo de hacernos creer que toqueteaba algo, otra cosa es que la programación que tenía hecha de sus temas en su Mac diese para improvisar algo en directo o estuviese todo demasiado cerrado. Anodino, con el Glitch y el Abstract que también recrea yéndose de paseo a un parque jugando a los columpios. Nada que ver con la increíble actuación que dio el Sónar de 2011. Cerró arriba con Techno pero ni con esas.

“Hype” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/981-heritage-5.jpg” class=”centro” /> Hype Williams jugando al cucutrás.

La sorpresa en la programación se confirmó como fin fatal. De nuevo la zapatilla antes de un concierto de bajona. Pues pasa lo que es de esperar. Hype Williams son geniales, a mí me encantan, el último trabajo de Dean Blunt e Inga Copeland, Black Is Beautiful (2012, Hyperdub), el cual presentaban, es de esos álbumes ambiguos que hay que escuchar porque es una gozada pero su directo como cierre no lo es tanto al venir de disfrutar de un concierto subidones. Si solo los hubiesen cambiado el orden habría quedado todo mejor.

Lo dicho: más fechas como esta que son una gozada.