Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Smoke & Jackal – EP 1: canciones que bien podrían haberse quedado en el sótano

“smoke-jackal” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/criticas-hs-2012(smoke-jackal).jpg” class=”centro” />

Supongo que “supergrupo” es una palabra que le viene grande a un proyecto como Smoke & Jackal, más por el “tamaño” del grupo que por sus componentes, aunque en este caso no estemos tampoco hablando de los artistas más grandes que ha dado la música. Mejor nos quedamos en superdúo, que se ajusta más a lo que tenemos entre manos.

Pero, ¿quiénes son Smoke & Jackal? Pues si habéis estado una temporada sin leernos (mal hecho) necesitaréis de explicación, si no, ya sabréis que estamos ante Jared Followill, bajista de Kings Of Leon y Nick Brown, vocalista de Mona; ambas bandas de Nashville y con sonidos similares. (no en vano, Mona dicen tener en Kings Of Leon una de sus influencias).

Aclarado ese punto, toca aclarar el siguiente, ¿de dónde viene esto de Smoke & Jackal? Pues simple; Jared Followill ha querido aprovechar el tiempo, sacando algún tipo de beneficio creativo del ya largo impass en que se encuentra su banda “familiar”, y para ello se ha juntado con Brown en el sótano de éste, donde han pasado ocho días, componiendo, tocando, produciendo y mezclando con intención de subir a Youtube el resultado, aunque al final parece que la cosa les ha gustado lo suficiente como para ponerla en circulación en EP 1, el EP (valga la redundancia) de 6 temas que ha salido de esas improvisadas sesiones de grabación.

Smoke & Jackal, un proyecto para pasar el rato

Así, que es más o menos como lo explican ellos, se intuye que este proyecto nace más de unas ganas de pasar el tiempo que de verdadera ambición creativa, y en el resultado final se nota. Lo que nos ofrece el dúo en su EP de debut (es de imaginar que tienen pensado lanzar algo más, más adelante, visto el título que le han dado) es poco más que una mezcla entre los ya de por sí similares estilos de sus bandas “maternas” dejando el componente sureño de su música fuera de la ecuación.

En este EP 1, el dúo crea paisajes etéreos e íntimos, alejándose de los estadios que sus creadores frecuentan con sus respectivas bandas, cuyos principales protagonistas son la percusión por un lado, y por otro, como no podía ser de otra forma, el bajo; dejando las guitarras en un segundo plano, sin mucho ánimo de llamar la atención. Difícil sería afirmar que Beach House no sean uno de los espejos en que se han mirado.

EP1: canciones para Youtube salidas de un sótano

El tracklist se abre con el que el dúo ha elegido como segundo single, ‘Fall Around’, un oscuro, atmosférico y repetitivo tema que, no oculta haber nacido a altas horas de la noche, como dejan claro los atormentados aullidos de Brown en el estribillo.

No Tell’, fue el tema con el que nos dieron a conocer el EP, primer single y de cuyo vídeo también os hablamos por aquí. Si bien instrumentalmente no supone el descubrimiento de la pólvora, hay que reconocerles que es el tema mejor rematado del mismo, aunque no han dudado en tirar a la basura todo lo conseguido a base de instrumentos con una letra que produce vergüenza ajena a cualquiera que se pare a escucharla. O al menos a cualquiera que no airee por ahí sus éxitos amorosos con virginales quinceañeras. Además, ‘No Tell’, con ese aire de hit radio friendly, está completamente fuera de lugar en un tracklist que no parece tener aspiración alguna en las emisoras de radio.

You’re Lost’ comienza como un tema tranquilo, creciendo y fluyendo a medida que va avanzando y dejándonos entrever que hay mucho de U2 en ella; desde su comienzo con ese solitario piano, hasta la batería o la forma de Brown de usar su voz.

Ellos mismos dicen que alguno de sus temas podría servir de banda sonora a algunas películas, como por ejemplo a Drive, y no les falta razón, sobre todo cuando hablan de ‘Roadside’, tema del que afirman, que podría haber formado parte de la banda sonora de la reciente película de Ryan Gosling, Drive, con la que comparte esos sonidos hipnóticos y atmosféricos que realmente son los que le dan una personalidad propia a la cinta.

Ok Ok’ es el contrapunto a la apatía del resto de temas; es el más animado y acelerado, un tema eufórico que contrasta tremendamente con otro de esos temas ambientales, abúlicos y lleno de “lamentos” de voz y de guitarra, como es ‘Save Face’, encargado de cerrar el listado.

Hipersonica vota un 4,8

El problema principal de este EP es que no aporta absolutamente nada nuevo más allá del entretenimiento para los fans de Kings Of Leon. Lo mejor de un supergrupo suele ser que cada uno se trae su propio estilo, o el de la banda en la que milita, creando una mezcla bastante interesante. En este caso, al ser tan sólo dos los miembros de Smoke & Jackal y venir de grupos tan similares, lo que tenemos es casi un EP de Kings Of Leon, con menos matices sureños y poco más.

La falta de ambición, de querer sonar diferentes, de ir más allá de sus bandas, es un lastre para un proyecto como este, aunque no hay que olvidar que nace como un mero pasatiempo, sin más pretensión que colgar en Youtube los resultados, por lo que tampoco hay que pedir peras al olmo. Puede que hasta lo disfruten los fans de ambas formaciones.

En Hipersónica | ¿Qué hay más allá de Kings of Leon? El EP de Smoke & Jackal