Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

The Mountain Goats, vídeo de ‘Cry For Judas': Máquinas estropeadas que tropiezan más de una vez con la misma piedra

“Mountain Goats – Cry For Judas” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/moutaingoats.jpg” class=”centro” />

John Darnielle, uno de los letristas más peculiares, únicos, de la actualidad. También uno de los músicos a los que más merece la pena seguir con atención en cada paso que dan los muy prolíficos The Mountain Goats. De su último disco, Transcendental Youth, hablaremos largo y tendido en unos días, pero de momento ya cuenta con vídeo para una de las canciones más directas.

No es la primera vez que el tema religioso se cruza en las canciones de The Mountain Goats. De hecho, teniendo en cuenta que sacaron todo un disco titulado como versículos de la Biblia, es casi habitual. ‘Cry For Judas‘ reincide en eso y en otra de las características de las canciones de Darnielle: ser vitalistas como pocas mientras te clavan el cuchillo de la desesperanza en la letra.

Estas lágrimas por Judas sirven para dar voz a quienes no dejan de fallar, una y otra vez, en lo mismo. Teniendo en cuenta que otro de los temas habituales de Darnielle es el de los asesinos, a ellos también se les podrían aplicar frases como:

“Speed up to the precipice

And then slam on the brakes
Some people crash two or three times
And then learn from their mistakes
But we are the ones who don’t slow down at all
And there’s nobody there to catch us when we fall”

Pop-cada-vez-menos-folk pulido y arreglado, como cuando Hefner intentaban vestirse a lo Elvis Costello. No me emocionó tanto su escucha como a Víctor, pero, eh, disfrutad del trayecto de unas cuantos rituales satánicos hechos por gente sonriente y chavales crueles. Dirige Carlo Mirabella-Davis y asesina un disfraz de tigre.

The Mountain Goats en Hipersónica

* Transcendental Youth: tras el disco de Death Metal, llega el disco satánico de Mountain Goats
* The Mountain Goats – All Eternal Decks: La puñetera mejor banda de no-Death Metal en California
* The Mountain Goats, crítica de Heretic Pride