Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Especial Soundgarden: Screaming Life, banda sonora para llamadas telefónicas en espera y días nublados en Seattle

“Soundgarden – Screaming Life” src=”http://img.hipersonica.com/2012/11/especial-hs-soundgarden-screaming.jpg” class=”centro” />

Tras los acontecimientos de la primera parte de su carrera, Soundgarden llegaron a finales de 1986 con la formación recién estabilizada; con un Chris Cornell decidido ahora sí a ser cantante; y con dinero y mecenas. Sus dos primeros pasos, *Screaming Life y Fopp*, serían dos EPs muy diferentes entre sí, tanto en ejecución y enfoque como en calidad.

Screaming Life: la columna vertebral sonora del grupo

Grabado a principios de 1987, Screaming Life recoge varias de las canciones que Soundgarden tenían en mente y usaban en sus directos desde casi el mismo momento de dejar de ser The Shemps. Y hace honor a esa mezcla rara que les acusaba de ser a la vez *Led Zeppelin, Black Sabbath y un grupo punk*.

El recorrido empezaba por ‘*Hunted Down*’, que ya se había estrenado como single meses atrás y que sí representaba una promesa de futuro hacia el sonido de psicodelia heavy y oscura que Soundgarden extraerían en sus mejores canciones maduras.

Contaba Kim Thayil que en realidad no esperaban que la canción acábase sonando tan potente como salió, que ellos querían un sonido más no irse, pero que acabó saliéndoles así de disonante y con ese aspecto rítmico tan diferenciado. ‘*Hunted Down*’ no sólo era uno de los mejores temas de la primera etapa del grupo, sino que también fue la primera que en Sub Pop utilizaron para amenizar las llamadas de teléfono que ponían en espera.

Pero en *Screaming Life* se veía también la lucha interna entre eso y la velocidad del punk, que no siempre funcionaba. Por ejemplo, la muy apreciada entre los fans ‘*Tears to Forget*’ siempre me ha aparecido apresurada y arruinada por un Chris Cornell aún poco hábil a la voz. ‘*Nothing To Say*’, por mucho que les sirviera como primer atractivo para los sellos discográficos cuando fue radiada, era poca cosa.

‘*Hand of God*’ era otra cosa: un corta y pega entre las letras de telepredicador de Chris y un predicador callejero real, de los años 50, cuyas grabaciones estaban en el estudio de Jack Endino. En ella brilla el trabajo a la guitarra de un Thayil que siempre será más imaginativo que exhibicionista.

Las imágenes previas al gran salto

*Screaming Life* se publicó en octubre de 1987, con una portada donde Soundgarden dejarían hacer a Charles Peterson. Peterson ha sido casi el fotógrafo oficial de los grupos de Seattle, del grunge: suyas son las instántaneas en vivo más llamativas de la mayoría de las bandas de la época y supo capturar muy bien lo que ocurría cuando éstas actuaban en directo, en esas salas pequeñas, antes de la gran eclosión de 1991.

Hipersónica vota un 6Como EP, en apenas 22 minutos, Screaming Life mostraba a un grupo que aún tenía que encontrar su sitio, pero que ya mostraba rasgos diferenciales no con el resto de bandas de Seattle, que también, sino en general con todo el panorama hard-rock. Soundgarden no eran sólo unos artesanos reproduciendo las canciones de Black Sabbath, sino que apuntaban hacia una dirección distinta, donde Kim Thayil (responsable aún de la composición de todas las canciones) trataba ya de buscar sus propios espacios.

Ben Sepherd, que aún no se había unido al grupo, lo define bien para ‘Grunge is Dead‘:

“Screaming Life es aún mi disco favorito de aquellos Soundgarden. Es todo lo que Soundgarden debería sonar en mi opinión: Oscuro, negrísimo y triste. Como los días nublados de Seattle”.

Soundgarden – Screaming Life Tracklist

* 1. Hunted Down
* 2. Entering
* 3. Tears to Forget
* 4. Nothing To Say
* 5. Little Joe
* 6. Hand of God

Especial Soundgarden en Hipersónica

* 1. Del grupo de versiones de Jimi Hendrix al inicio de Sub Pop como sello real
* 2. Screaming Life, banda sonora para llamadas telefónicas en espera y días nublados en Seattle