Matthew Dear – Beams: otro electropop es posible (con Matthew)

Se acerca el tiempo del frío y los cambios de temperatura. En esta época, a algunos os encanta pasar el fin de semana derramado en el sofá o sepultado bajo las mantas de la cama.

Matthew-Dear-Beams

Se acerca el tiempo del frío y los cambios de temperatura. En esta época, a algunos os encanta pasar el fin de semana derramado en el sofá o sepultado bajo las mantas de la cama. Es una buena idea, pero ahora os propongo otro plan para entrar en calor: escuchar el nuevo disco del estadounidense Matthew Dear, Beams, que llega después del ep Headcage. Ideal para los fines de semana.

El año que viene se cumplirán diez años desde su debut en largo, Leave Luck To Heaven. Con prácticamente ya una década con este proyecto, editar un quinto disco es una buena muestra de seriedad y en este caso particular, de creatividad. El productor tejano ha tocado muchos palos de la esfera electrónica: funky, microhouse, synth-pop, tech house… Pero todas las vertientes siempre han tenido un común denominador, los ritmos (en mayor o menor frecuencia) destinados a la pista de baile.

Del microhouse al electropop

El prolífico artista estadounidense ha ido evolucionando su sonido con el paso del tiempo. En los últimos años, ha abandonado progresivamente los ambientes oscuros y opresivos y se ha quitado de encima las pinceladas del sonido de Detroit. Estas estructuras se alternaban sobre todo en sus primeros discos con la faceta más divertida, pero poco a poco esta última es la que está copando sus nuevas producciones. Una muestra de su versatilidad, experimentando con sus sonidos y llevándolos a un territorio que está ahora dedicado plenamente al hedonismo.

En Beams confluyen las técnicas que ha venido desarrollando a lo largo de su trayectoria. Ahora que Dear se dedica a esculpir arquitecturas más coloridas y alegres, es más fácil comprobar lo cerca que ha estado del pop, estrategia que logra que su música sea más pegadiza aún. Aunque en otras ocasiones ha utilizado sampleados de guitarra y beats cercanos a compases de rock, en Beams vemos cómo la evolución hacia el electropop luce en todo su esplendor.

Para alegrar el día y evitar que te quedes hundido en la gripe que flota en el aire estos días, es perfecto. Black City, su anterior trabajo, era un disco que aún tenía algo de esas capas más grises, era más delirante. En este quinto trabajo, su electropop es inapelable. Podría haberse limitado a recurrir a bases de sintetizador estandarizadas, pero Matthew Dear es un tipo al que le gusta experimentar y tiene muy buen gusto.

Cada canción tiene unas bases muy elaboradas, con capas y capas que entran en segunda línea, sin que resulte cargante. Los sonidos que entran en segunda línea le dan valor añadido a su producto. Ahí están la efusiva Her Fantasy –menudo arranque- con su silbato festivo, el ritmo funky del bajo de Earthforms, la instrumentación de Up & Out o los coros de Do The Right Thing.

Un Matthew Dear más personal

Con la brillante producción y acabado que tiene el disco, podríamos caer en el error de fijarnos sólo en lo estrictamente musical. Que por otra parte es lógico, dado el buen rollo que transmite el álbum y los pepinazos incontestables que tiene como el que abre el disco o la electricidad que transmiten otros como el eléctrico Overtime. Aunque ya lo había puesto en práctica alguna vez, el bueno de Matthew se nos pone filosófico y nos habla de sus angustias. Algo que en otros géneros sí que te sueles fijar, pero que al estar con la electrónica, estás más pendiente del ritmo y las texturas.

Si el artista americano hubiese hecho estas reflexiones con las nieblas envolventes y oscuras de antaño, el cariz hubiera sido otro. Pero, tíos, ¡es la magia del pop!

I am going to lose all my friends
they ask me to go out with them
and i say no because i just want
to dance in the dark alone

Am I one heartbeat away from receiving a damaging shock to my life and believing that love was a cost worth a witness and seeing a larger machine

It’s alright to be someone else sometimes

7.3/10

En definitiva, un álbum para levantar el trasero del sofá y disfrutar del otoño, porque aunque parezca mentira, se puede. Y mucho; más con Beams. Dear pone toda su creatividad al servicio de la ingeniería electropop más sofisticada, transmitiéndonos mucha vitalidad. Muy bien representado en la portada, por cierto. No os voy a engañar, a mí me gustaba más su faceta anterior, pero es difícil no sucumbir a este cambio. Por cierto, hoy es viernes; viernes, fin de semana, disco hedonista… Todo queda dicho.

Tracklist de Beams:

  • Her Fantasy
  • Earthforms
  • Headcage
  • Fightning Is Futile
  • Up & Out
  • Overtime
  • Get The Rhyme Right
  • Ahead Of Myself
  • Do The Right Thing
  • Shake Me
  • Temptation

Más en Hipersónica | Matthew Dear – Headcage EP: entre el techno y el synth pop anda el juego, Matthew Dear – Black City: cuando el Pop y la electrónica se unen con éxito.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.