Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Cinco discos deliciosos que no encontrarás en las listas de lo mejor del año

“Boomgates Lo mejor de 2012″ src=”http://img.hipersonica.com/2012/12/Boomgates.jpg” class=”centro” />Hay discos que por su propia concepción jamás lograrán entrar en las listas de lo mejor del año. O bien requieren demasiada paciencia, o bien nunca serán lo suficientemente conocidos, o bien son demasiado inofensivos, o bien son demasiado irrelevantes. Hay muchos discos de ese tipo. Aquí sólo van a aparecer cinco discos que no encontraréis en ninguna lista de lo mejor del año, pero que os pueden arreglar un día, una semana o hasta un mes. Son fantásticos y pequeños. Son discos para cada uno de nosotros, alejados de los focos. Son discos para disfrutar y no para aparentar.

Boomgates – Double Natural

Qué tiene de bueno: Todo lo bueno que pudo tener el Dunedine Sound o el indie pop de los ochenta. Boomgates recuperan con enternecedor entusiasmo los juegos de cuerdas casi folk de The Bats y las guitarras trenzadas de Galaxie 500. Además cantan dos: un chico y una chica, y el contraste repetitivo de sus voces es fantástico. Boomgates es la clase de grupo por la que deberíais volver saltando a casa una vez lo habéis descubierto. Es la clase de grupo que deberíais haber conocido en la cara B de un casette de un amigo de un amigo vuestro. Es la clase de grupo por el que desarrolláis una relación de amor privada y eterna. Boomgates son una bendición.

Una canción: Whispering And Singing.

Crítica en Hipersónica: Boomgates – Double Natural: tu nuevo grupo imperfecto favorito

Helvetia – Nothing in Rambling

Qué tiene de bueno: La sencillez del otoño. Una copa de vino. Una galería de arte moderno. Una ciudad escandinava. El jazz. El Yankee Hotel Foxtrot. The Walkmen. Todos los discos de Built to Spill. La psicodelia que no asusta ni estimula, sólo acaricia. Helvetia son una tormenta de sensaciones pausadas. Su música navega entre la psicodelia más complaciente y pequeños destellos de experimentación, lo cual les ubica en una posición muy extraña a mitad de camino de lo amable y lo inquietante. No debéis interpretarlo mal, ni acudir con suspicacia a las once canciones de su desapercibido Nothing in Rambling: son estupendos.

Una canción: Wait.

Crítica en Hipersónica: Helvetia – Nothing in Rambling: el otoño es tu casa

Hospitality – Hospitality

Qué tiene de bueno: Los errores del pop. Hospitality son un grupo que a priori no debería ser nada del otro mundo. Y sin embargo hay destellos de talento en la voz de Amber Papini y en los arreglos del grupo que hacen que su figura se eleve sobre el resto de sus compañeros de generación y perfil artístico. Hospitality es el grupo que mejor ha resumido y plasmado el universo Belle & Sebastian durante los últimos años. Hospitality son lo cotidiano hecho grupo y disco. Sus canciones son tan rutinarios como el autobús que te lleva al trabajo o tan especiales como un paseo por el parque. Y eso es genial.

Una canción: Argonauts.

Crítica en Hipersónica: Hospitality – Hospitality: tan brillante como la mediocridad de la rutina

The Junipers – Paint The Ground

Qué tiene de bueno: Las noches de verano. The Junipers se tomaron con calma la continuación de Cut Your Key, y el resultado es más que discutible. Pese a todo, Paint The Ground se aproxima a unos Real Estate demasiado caramelizados o a un folk pop sin gancho ni entusiasmo, tan sólo dedicado a la frugalidad y a la autocomplacencia. Pero hay motivos por los que regresar a The Junipers: en su dulzón relato campestre hay una canción brillante y unas cuantas muy disfrutables. Siempre que hablo de The Junipers trato de buscar excusas para dejarlos a un lado, pero sus discos insisten en llevarme la contraria. Supongo que eso quiere decir algo.

Una canción: Dandelion Man.

Crítica en Hipersónica: The Junipers – Paint The Ground: ven, obvia el sopor, no hay nada como las noches de verano

Weird Dreams – Choreopraphy

Qué tiene de bueno: Es posible que Weird Dreams sean uno de los grupos con mayor potencial del indie pop. Choreography no sólo es un compendio de melodías cristalinas y un gran sentido de la psicodelia pop, sino que se sustenta en mimbres que están en boca de todo el mundo (el jangle pop) y los adereza con una importante dosis de personalidad (las guitarras casi folk, la temática oscurantista, el Paisley Underground). Ahora que Girls se nos han marchado quién sabe si para siempre (suspiro), Weird Dreams podrían ocupar su lugar. Nadie ha comprendido la elegancia del pop este año tan bien como ellos en Little Girl.

Una canción: Hurt So Bad.

Crítica en Hipersónica: Weird Dreams – Choreography: la maqueta era casi mejor