Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Legowelt – The Paranormal Soul: excelente rescate al techno de Detroit

“Portada de Legowelt” src=”http://img.hipersonica.com/2012/12/legowelt-hs-2012.jpg” class=”centro” />Es difícil rebatir un disco que nada más empezar te deja atolondrado. Es algo a lo que nos tiene
acostumbrado el holandés Danny Wolfers, Legowelt para los amigos. Podríamos decir de él que es una de las mentes más brillantes a la hora de componer con sintetizadores y someterlos al dogma del techno. The Paranormal Soul, su nuevo largo, es un trabajo que recoge lo mejor de su paleta sonora, poniéndola en línea con una gran alegoría del techno más añejo que existe. Con los más de diez años que lleva en activo y publicando ingente cantidad de material con otros alias, puede que ahora sea cuando ha ofrecido su mejor álbum. Un trabajo soberbio.

The Paranormal Soul: explotar todas las posibilidades del techno

Ha pasado bastante tiempo desde que Legowelt empezara con ese techno primigenio,
caracterizado por unos beats frenéticos al principio, casi propios de un videojuego ochentero,
y ambientación tétrica, o con borbotones de sonido acid después. A pesar de que su gran éxito fue Disco Rout, este no era totalmente representativo de los rasgos que mejor definían su forma de entender el techno.

Tras años de repetir muy efectivamente estos patrones, ha vuelto a hincar la mirada en tiempos pretéritos, pero esta vez enfocado a un sonido más propio del colectivo Underground Resistance. Es decir, ha configurado el que hasta hoy es su disco más sobrio; se pavonea mostrando una versatilidad de la que aún no había hecho gala en un larga duración. Lo mismo te quedas enjaulado en sus beats pesados, dejándote catatónico, que te proyecta sitúa en un antro berlinesco de puerta graffiteada.

En este aspecto, The Paranormal Soul es seguramente el mejor disco que ha firmado el holandés, fruto de, como bien señala el título del álbum, una alma paranormal. Y es que Danny Wolfers es
un enfermo de los viejos sintetizadores. Es gracioso verle rodeado de ellos en directo, con tanto cableado flotando en el aire. Con su pelo largo y sus gafas parece un auténtico bicho raro.

Cuando el talento te permite hacer lo que quieras

Son muchas las aristas musicales que Legowelt cimienta como base para esculpir este nuevo
disco en el que vuelve a demostrar que su talento está fuera de lo normal. Desde el acid, hasta
las oscuras y densas bases de techno de Detroit, y pasando por trayectos de luminoso house,
este disco es un disfrute. Como no podía ser de otra forma, engalanado además con los tradicionales efectos en las secciones vocales, ya sea mediante vocoders, marca de la casa, o fantasmagóricos efectos.

Legowelt nunca había elaborado un álbum tan sobrio y tan ambicioso en cuanto a estilo se refiere. Si miramos tan sólo al año pasado, cuando editó The Teac Life, seguía anclado en sonidos de techno primigenio, con esos graves claustrofóbicos que ya se le habían visto en ocasiones anteriores. En Vatos Locos, sin irnos tan lejos. Debía renovar su fórmula y en The Paranormal Soul demuestra por qué.

El gran cambio ha sido explotar sus cualidades al máximo, sin abandonar su querida ideología clásica en lo que al techno se refiere, pero creando una red vertebradora con más poso, con más cuerpo. El resultado salta a la vista rápidamente, es un trabajo mucho más completo. Abraza esos sonidos en segunda línea que encontrábamos en sus discos anteriores, para sacarlos a la superficie y hacer de ellos recursos que ahora están a la vanguardia de sus canciones.

Detroit como eje vertebrador

Podemos apreciar esa cacharrería techno que siempre ha acompañado al holandés en
Danger In The Air
, con esos sintéticos ritmos que poco a poco van añadiendo nuevos
efectos que tienen su marca registrada en Detroit. En esta ocasión Legowelt ha sabido como
nunca retrotraerse al inicio del movimiento de la capital industrial, regurgitando bases tan
contundentes y con tanto señorío house en la sección vocal como Clap Your Hands.

Es como escuchar una nueva versión de Cybotron o Model 500. En este sentido, no podemos hacer otra cosa que alabar al señor Wolfers por traernos una versión pura y por supuesto bailable de aquellos seminales artistas. Resulta sintomático escuchar ambientes tan suaves y a la vez tan puramente techno como Elements of Houz Music, donde demuestra una vez más su talento al ejecutar de una forma tan diáfana los tempos y los ambientes ácidos que Juan Atkins o Derrick May sembraron hace un par de décadas.

En los detalles está la clave de que este flashback en pleno 2012 no cree un sentimiento de falsa nostalgia. Legowelt recrea su personal y distintivo estilo dentro de los patrones más primigenios que sus secuenciadores pueden emitir. Viajar por Sketches from Another Century es revivir la historia del género cuando aún era algo underground, cuando aún no había sido explotado hasta la saciedad para derivarlo hacia sonidos extremos que hoy caen en la vulgaridad. En este quinto corte están prácticamente todos esos efectos, cajas de ritmos y loops que cualquier acérrimo del techno sabrá reconocer. Prominentes graves a lo Steve Rachmad más llamaradas de sonido ácido logran crear una oda al género. Todo ello, por supuesto, amoldado al ensamblaje de Legowelt.

De cara al final de este rico ejercicio de ingeniería techno house, aún nos encontramos algún
regalo como la luminosa I Only Move For U, donde Legowelt se olvida de su
pasada nebulosa claustrofóbica y densa para tejer una auténtica píldora buenrollera y preparada
para que te posea el espíritu house. La otra joya es A Cold Winters Day,
donde el holandés saca a relucir todo su talento, quitándose la etiqueta de tipo oscuro. Que
probablemente lo sea, pero A Cold Winters Day es otro modo de demostrar que también puede
convertir sus habituales pastiches de apabullante techno en elegantes texturas sonoras.

Hipersónica vota un 8 Así es como Legowelt ha confeccionado uno de los discos más interesantes del género este año. Deja de encerrarse en parajes sonoros que rezuman ambientes densos y pesados, para dar un paso al frente y diseñar una oda a la esencia del techno seminal, filtrándolo con su esquizofrenia artística. El holandés ha apostado a caballo ganador y ha elaborado este trabajo que seguramente sea el mejor de su carrera, ejemplificando cómo vertebrar fórmulas pretéritas con la technología de hoy. Ideal para los feligreses de Detroit. E incluso para los de Chicago.

Sitio oficial | Legowelt