Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Amorphis ya tienen preparada la continuación del magnífico The Beginning of Times: paseo por su discografía en 6 temas

Los míticos Amorphis están de vuelta. Tras unos inicios en los que crecieron en paralelo a esa locura que supuso el sonido Goteborg, el cual vino a renovar por completo al en aquel momento anquilosado Death Metal Old School, su carrera ha ido manteniendo una línea bastante constante en cuanto a calidad aunque con importantes variaciones en lo estilístico, aunando a su sonido primigenio importantes elementos folk a finales de los 90, y sumando a la ecuación toques progresivos ya dentro de nuestro siglo.

Tras obtener una muy buena acogida para su disco de 2011, The Beginning of Times, el cual para un servidor es su mejor álbum desde el referencial Tuonela, vienen este 2013 con una nueva obra llamada Circle, en la que espero mantengan el inmenso nivel mostrado en su anterior disco. De momento no sabemos mucho del nuevo lanzamiento más allá del título, la fecha (19 de abril) y de que volverá a ser un álbum conceptual, aunque esta vez abandonan la mitología escandinava para centrarse en la experiencia espiritual y fantástica de un tipo con problemas de sociabilidad que acaba viajando en el tiempo mentalmente tras ser víctima de un accidente y acabar en estado de coma (¿Os recuerda a esto, verdad?).

Con el fin de conmemorar esta inmejorable noticia y de daros a conocer un poco por qué sendas han transitado Amorphis desde sus inicios, aquí os traigo un breve repaso a su discografía gracias a los que, para mí, son sus 6 temas más destacados.

En la vanguardia del sonido Goteborg: ‘Black Winter Day’

Tras debutar en 1991 con un álbum de Death Metal arquetípico a la usanza de Bolt Thrower o similares, Amorphis lograron alcanzar la fama muy rápidamente gracias a su siguiente álbum, Tales From the Thousand Lakes de 1994. En él bajaron un poco las revoluciones de su sonido, añadiendo elementos melódicos, pero manteniendo como seña de identidad los potentes y cortantes riffs y los guturales de Tomi Koivusaari. El album fue un rotundo éxito que les catapultó a la cabeza de la corriente del Death Melódico procedente de Suecia, haciéndonos pensar a muchos que incluso procedían de ese país.

El folk invita a bajar aún más el ritmo: ‘My Kantele’

La búsqueda de nuevos sonidos ha sido una constante en la carrera de Amorphis. Así, cuando lo normal habría sido seguir con su propuesta de Death Melódico y disputarle la cabeza a In Flames o At the Gates, Amorphis decidieron tomar un nuevo camino profundizando aún en la presencia del folk en su música y aumentando la participación de voces limpias. El resultado de esta nueva fórmula fue Elegy, su disco de 1996, el cual tuvo una acogida más tibia que su anterior álbum al pillar bastante desprevenido al personal aunque pasados unos años ha sido valorado como realmente merece.

Un paso hacia la melancolía: ‘Tuonela’

Corría el año 1999 cuando Amorphis decidieron, cambios de formación mediante, que era momento de dar un nuevo giro, siguiendo el descenso de revoluciones pero dirigiéndose en esta ocasión hacia terrenos más melancólicos. Fruto de esa nueva dirección es Tuonela, disco en el que el folk escandinavo seguía estando presente gracias a la inclusión de instrumentos típicos finlandeses pero con la compañía en esta ocasión de estribillos más inspirados y temazos como el que da título al álbum. Para mí, su mejor disco.

Tuonela by Amorphis on Grooveshark

Progresando adecuadamente: ‘Empty Opening’

El nuevo siglo comenzó de forma bastante estable para Amorphis. Tras haber cosechado su mejor resultado en cuanto a ventas con el último disco de la década anterior, los finlandeses optaron por continuar su carrera en la dirección más lógica, volviendo a coger potencia en su sonido pero intrincándolo un poco más, es decir, incorporando elementos progresivos a su propuesta. Así fue como transcurrió buena parte de la década pasada con discos de buena factura (salvo Far From de Sun, su peor disco con diferencia) pero con un recibimiento tibio (injusto) por parte de sus seguidores de toda la vida.

Volviendo a la agresividad de sus orígenes: ‘Majestic Beast’

La nueva sorpresa que Amorphis nos tenían preparada para el año 2009 fue un mayor endureciendo de su propuesta, como si tratasen de homenajear el sonido de sus inicios en el momento en que se acercaban a los 20 años de carrera. Fruto de ese endurecimiento, pero manteniendo los matices progresivos de su sonido y los contrastes en la voz de Tomi Joutsen, es Skyforger, disco con el que volvieron a estar en boca de todos. Una muestra de la brutalidad que lograron alcanzar en este álbum es ‘Majestic Beast‘, tema compuesto por dos partes distintas donde tienen cambiada ambas caras de Amorphis.

Majestic Beast by Amorphis on Grooveshark

De nuevo otro cambio de rumbo: ‘Mermaid’

El último álbum de Amorphis hasta la fecha, The Beginning of Times, significó otro golpe de timón en el sonido de la banda, volviendo de nuevo a abrazar sonidos más melódicos y melancólicos cediendo esta vez el protagonismo al Metal Progresivo y al Folk más oscuro. A pesar de que muchos se volvieron a sentir decepcionados por el enésimo cambio en la filosofía de la banda, para mí es su mejor disco desde Tuonela, con una excelente factura, un gran sonido y temas épicos como el siguiente:

Mermaid by Amorphis on Grooveshark 

Tras tanto cambio de propuesta no me atrevo a aventurar con qué nos van a salir Amorphis en Circle. Con lo que sí cuento es que el disco va a mantener el nivel de calidad en el que los finlandeses se han establecido en toda su carrera. No me molestaría un nuevo endurecimiento, pero si los tiros van por lo que mostraron en 2011 con The Beginning of Times me van a hacer muy, pero que muy feliz.