Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Cinco temas para empezar con ritmillo 2013

“2013” src=”http://img.hipersonica.com/2013/01/2013.jpg” class=”centro” />

Empieza 2013 y nos quedan trescientos sesenta y cinco días para disfrutar de la buena música. Entre tantos discos que está previsto que se editen este año lo difícil será separar el grano de la paja. Ahora bien, para arrancar motores, si estás resacoso, has amanecido sin saber muy bien cómo llegaste a casa, o la velada se alargó tanto en casa de unos amigos que os llegó el amanecer, aquí van cinco temas de 2012 que puede que te ayuden a ver el nuevo año con otros ojos o al menos a empezarlo con ritmillo.

Dark Dark Dark – Meet in The Dark

Dark Dark Dark es un sexteto de folk de cámara, también etiquetado como pop indie avant-garde, de Minneapolis que pivota sobre la voz majestuosa, mágica y poderosa de Nona Marie Invie. Su último disco, Who Need Who, lo publicó el sello Melodic, e inlcuye diez canciones que hablan de emociones, sentimientos personales y un cambio de planes en cómo afrontar el día a día. En ‘Meet in The Dark’ (YouTube) Nona nos dice cosas acerca de su ruptura sentimental con el cofundador del grupo, Marshall LaCount: “tú lo quieres todo para estar igual, y entonces las oosas cambian, pero nunca me cansaré de cantar estas canciones…”. Temas sobre cómo enfrentarse a la realidad de la vida y afrontar la realidad.

June Et Jim – La Maison des Cerfs

June Et Jim es un dúo franco-español que nación en 2006. Marion Cousin y Borja Flames, componente de Belmonde, unieron fuerzas en un proyecto de indie pop que por fin en 2012 vio recompensado su trabajo con Les Forts. Se trata de un disco de pop-folk íntimo, con referencias literarias y un cancionero muy elegante. ‘La Maison des Cerfs’ (YouTube), con letras en francés por la sensual Marion y graves coros de Borja, tiene un cierto halo de misterio, de aire bohemio con esos instrumentos de viento-metal tocados por Igor Estrabol. Y lo mejor del todo, es que otros cortes del álbum como ‘Ecoute’ o ‘Amor/Valor’ son igual de interesantes.

Volcano! – Piñata

Volcano! es un trío de indie rock de Chicago que hacen algo así como post-punk contemporáneo mezclado con noise rock melódico; al menos eso es lo que dicen de ellos. En ‘Piñata’ (YouTube), tema que da título de su último álbum, a mí me han sugerido una mezcla entre David Byrne y Deerhoof. Se trata de un single bastante esquizoide que trata de una mezquina visión del concepto del karma. La lírica neurótica es su fuerte, o su debilidad, pues hay quien no ha soportado pasar de este primer corte del álbum. Aaron With, voz, guitarra y líder del trío, dice “mantenemos esa rara energía, la tensión melódica y el ritmo neurótico”. Pues eso mismo.

Petit Pop – El invierno está al revés

Petit Pop es un grupo de pop para niños. Sí, música creada originalmente por varios músicos gijoneses para sus hijos. Aquí militan Mar Álvarez (Pauline en la Playa), Lara González (ex Undershakers), Covadonga de Silva (Nosoträsh) y Pedro Vigil (Vigil, Edwin Moses, ex Penelope Trip). Juntos han creado un cancionero divertidísimo, una alternativa a los malditos cantajuegos, a los desfasados payasos de la tele y otras aberraciones que no quiero mentar que hemos tenido que sufrir. ‘El invierno está al revés’ (Soundcloud), incluido en el disco de debut editado por Músicas de Sastre, tiene una letra genial que no solo hará las delicias de los niños, por sus letras ingeniosas y divertidas, sino de los mayores. ¿A qué te ha gustado este canción? Pues no has escuchado ‘¿Por qué, por qué?’ o ‘No queremos ir al zoo’.

AU – OJ

AU son de Portland, un dúo integrado por Luke Wyland y Dana Valatka editaron en primavera Both Lights, un disco donde la improvisación es lo que manda. Lo mismo te recuerdan a Battles que a Panda Bear o Animal Collective. Música que fluye y te deja descolocado. Experimentación que tiene su punto más bailable, o no, según se entienda, en ‘OJ’ (YouTube), un single muy rítmico que aprovecha, como el resto de cortes, la militancia del percusionista Dana Valatka en bandas de metal y rock para explorar territorios nada conformistas. Wyland dice que les costó dos años en concretar el proceso de composición de temas. Solo por eso merece la pena acercarse a este dúo.