Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Of Monsters And Men – My Head Is An Animal: cuando no ofrecer nada nuevo funciona

“OFMAM-MHIA” src=”http://img.hipersonica.com/2013/01/criticas-hs-2013(OFMAM).jpg” class=”centro” />

Es innegable que 2012 ha sido EL AÑO (así, en mayúsculas) para Of Mosnters And Men. El primero cuarteto y luego sexteto islandés ha pasado de ganar el Músíktilraunir, un concurso de bandas en su país natal a ser mundialmente conocido, siendo de esos peculiares casos que primero dan el salto al otro lado del Atlántico, porque ya se sabe que nadie es profeta en su propia tierra, colándose en lo más alto de las listas americanas, lugar que ha estado vedado para compatriotas suyos de la talla de Björk o Sigur Rós, para luego conquistar el resto de Europa.

Pero el hecho es que ahí están, siendo cada vez más conocidos y, tras un primer EP (Into The Woods, 2011) el pasado año presentaban un primer álbum, My Head Is An Animal, (Island, 2012) que bien vale nuestro tiempo; que bien merece repescarlo de entre los álbumes que merecían nuestra atención en 2012 y que dejamos escapar por no se sabe bien qué motivo.

Of Monsters And Men: aunando simpleza y complejidad

La propuesta de Nanna Bryndís Hilmarsdóttir, alma mater y vocalista de la banda, junto a Ragnar Þórhallsson, es a la vez simple y compleja. Simple en las canciones que nos presenta, de fácil digestión, pegadizas, llenas de oh oh oh’s, hey hey’s y la la la’s, y alejadas de propuestas excesivamente profundas , listas para meterse al público en el bolsillo.

A la vez, Of Monsters And Men tienen toda la complejidad de introducir todo tipo de instrumentos tradicionales, desde acordeones hasta glockenspiels pasando por todo tipo de percusiones y teclados. Además, la mayor parte de los temas son interpretados contraponiendo las voces femenina y masculina de Nanna y Ragnar, lo que, al igual que en otros casos como el de The xx, dota de mayor personalidad incluso a los doce temas que componen My Head Is An Animal.

Doce canciones que lucen un claro y familiar aire folk, mezclado en todo momento con el pop más indie, aunque bordeando siempre la difusa línea del mainstream, lo que hará posiblemente que más tarde o más temprano sean un producto de masas, si es que no lo son ya.

My Head Is An Animal: cuentos infantiles en canciones para adultos

Así pues, con este My Head Is An Animal, ya adelantado por el primer EP de la banda, en el que se ofrecían ya cuatro de los cortes del disco, encabezados, cómo no, por el hit más claro de la banda hasta el momento, ‘Little Talks’, Of Monsters And Men nos dejan un trabajo uniforme, sin grandes subidas o bajadas de calidad o cambios de estilo, y sin apenas temas de relleno, aunque algunas de sus canciones despuntan como hits evidentes, como es el caso del ya mencionado tema que los ha hecho mundialmente famosos, o el del segundo single que se extrae del disco, ‘Mountain Sound’.

Y es de agradecer que una banda como ellos, con un frío lugar de procedencia y compatriotas como los que antes comentábamos, nos ofrezca un disco optimista y luminoso, sin rastro de soporíferas canciones de cuna o intrincadas bases electrónicas, con un puñado de canciones memorables y estribillos pegajosos que se quedarán con nosotros durante mucho tiempo si otros artistas no lo remedian antes.

Aunque a veces tenemos excepciones, como la de ‘Little Talks’ que narra las conversaciones “de ultratumba” de una viuda con su marido fallecido, sus letras además tienen un toque ingenuo e inocente que en ciertos momentos se agradece. Como si de canciones para niños se tratara, Nanna y Ragnar nos hablan de abejas y pájaros, de monstruos y bosques con árboles que hablan y cuentan historias… No hay más que escuchar la apertura del álbum, con ‘Dirty Paws’ en la que uno casi puede imaginarse un cuento repleto de coloridas ilustraciones para la historia que nos cuentan.

De cualquier forma, los verdaderos protagonistas en este disco son los estribillos épicos, pegadizos y listos para ser coreados en festivales y grandes conciertos. No hace falta mencionar otra vez ‘Little Talks’, aunque es el mejor ejemplo, pero ‘King And Lionheart’, ‘Mountain Sound’, ‘Six Weeks’ o ‘Lakehouse’ (la “hermana pobre” de ‘Little Talks’), dejan claras las intenciones del sexteto.

Pocos son los temas lentos que se han incluido en My Head Is An Animal, aunque tenemos los suficientes para saber que los islandeses también se manejan perfectamente en ese terreno. El siempre creciente ‘Slow And Steady’ es posiblemente el mejor de todos ellos, compartiendo con ‘Yellow Light’ el ser casi casi temas de The xx en versión folky, que como los de los británicos, crecen y crecen sin llegar a explotar, dejándonos con ganas de más.

Pero hay más melancolía en cortes como ‘Love, Love, Love’ o ‘Your Bones’, temas tristes que aún así no llegan a ser oscuros ni infunden pesimismo en quien los escucha.

Hipersónica vota un 7

En definitiva, Of Monsters And Men no inventan absolutamente nada. A muchos, su propuesta les sonará igual que las de Mumford & Sons o Noah And The Whale, y difícil será discutirselo: al fin y al cabo, tanto unos como otros no hacen sino mezclar melodías folk con épica e instrumentos tanto tradicionales como de cualquier banda de pop o rock de la actualidad.

Es simplemente que estos islandeses lo hacen bien y, aunque los ingredientes sean ya conocidos por todos, ellos los mezclan de la mejor manera, y su fórmula funciona, convirtiendo este My Head Is An Animal en un comienzo mucho más que digno. Ahora habrá que ver si su éxito no es flor de un día.

“MHIA250″ src=”http://img.hipersonica.com/2013/01/Of_Monsters_And_Men-My_Head_Is_An_Animal-Frontal.jpg” class=”derecha” />

My Head Is An Animal, tracklist:

01. Dirty Paws
02. King And Lionheart
03. Mountain Sound
04. Slow And Steady
05. From Finner
06. Little Talks
07. Six Weeks
08. Love Love Love
09. Your Bones
10. Sloom
11. Lakehouse
12. Yellow Light

En Hipersónica | Los mejores vídeos de 2012, por Kaoru (I)