Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Helloween – Straight Out Of Hell: las segundas juventudes nunca son mal recibidas

Cuando un artista o un grupo lleva muchos años dedicado al mundo de la música, habiendo alcanzado su punto álgido hace tiempo y su trayectoria ha pecado de ser irregular en cuanto a calidad, es difícil que llegue a sorprender en la actualidad con un disco que relance su carrera de forma vertiginosa. En mucho más sencillo dedicarse a lanzar discos cada 2-3 años para seguir recordando a la gente que existen, vivir de las rentas y aprovechar para hacer giras extensas que sigan reportando a sus cuentas bancarias. Por suerte, Helloween no se encuentra entre ellas.

Resurgiendo de las cenizas del Power Metal teutón

Los aficionados al metal clásico de finales de los setenta y comienzos de los ochenta recordaran muy bien a Helloween, sobre todos los admiradores del Power Metal alemán de está última década mencionada. El grupo de Hamburgo fue uno de los mayores exponentes de este género junto a algunos compatriotas como Blind Guardian o Gamma Ray.

El galardón se lo ganaron a pulso a base de obras magnas que han sido una delicia para los aficionados del metal en general como son las dos partes del Keeper of the Seven Keys o el espectacular Better Than Raw por citar algunos ejemplos. Pero no todos sus discos han sido obras espectaculares y también cuentan con sonoras decepciones. Seguro que más de uno tras oír Rabbit Don’t Come Easy o Keeper of the Seven Keys: The Legacy ya dio esta banda por muerta.

Pero es muy fácil caer en la monotonía, y más cuando muchos de los medios con mayor popularidad del metal se dedican a alabar sus cagadas solo por el mero hecho de ser quienes son. Propiciando que una banda se dedique únicamente a ir sacando material para tener una excusa para poder seguir dando conciertos y salir en las portadas de las revistas. Pero, sorprendentemente, los germanos se cansaron de esto y en 2010 sacaron su disco 7 Sinners y con él volvieron a recuperar el prestigio perdido.

Ese disco resultó sorprendente por una razón principal: y es que tras una larga trayectoria descendente que venía siguiendo el grupo, ya nadie daba un duro por ellos y menos tras llevar más de un cuarto de siglo en activo. Pero ahí estaban, con sus buenos años a sus espaldas y sacando uno de sus discos más dignos en mucho tiempo. La pregunta que surge después es evidente: ¿es este un momento puntual en la historia del grupo o estamos ante un resurgimiento de sus cenizas?

Helloween, el que tuvo, re-retuvo

Bajo esa premisa es la que parte Straight Out Of Hell, su decimocuarto álbum de estudio. Poco tenían que cambiar Helloween para seguir manteniendo un buen nivel. Aunque tampoco es que necesiten ponerse a descubrir la pólvora a estas alturas. El grupo ya no tiene que demostrar nada a nadie porque eso ya lo hicieron en su momento. Pero nunca está mal mantener la cabeza bien alta y con dignidad y en eso Helloween están dando una buena lección para generaciones futuras.

En Straight Out Of Hell encontramos el regreso de los Helloween más rápidos y melódicos, dejando a un lado la oscuridad y el músculo mostrados en 7 Sinners y, además, manteniendo la fuerza y la efectividad. Así, el disco abre como un cañón con ‘Nabataea‘, tema que ya fue el primer adelanto del álbum, y que es un fuerte golpe sobre la mesa de los teutones para mostrar que este año también juegan para figurar en lo mejor del metal de 2013.

El inicio actúa como enlace entre lo mostrado en su álbum previo con lo que encontramos en este álbum. Así pasamos a otro de los puntos fuertes, ‘World Of War‘, combinando la fuerza de esa estrofa con uno de esos estribillos marca de la escuela power germana de los ochenta de la que esta banda son exponentes claros. Y, sin bajar el listón, suena el salvaje y épico ‘Live Now!‘ (aunque su riff inicial sea un plagio homenaje al de ‘Forsaken’ de Dream Theater). Sin olvidarme de la potencia desbordante de ‘Far from the Stars‘.

En la zona media encontramos más inestabilidad. Tras un medio tempo tan bueno como ‘Waiting For The Thunder‘ aparece una balda más que insulsa y empalagosa como ‘Hold Me In Your Arms‘. Y ese momento pseudo-Queen que se marcan en ‘Wanna Be God‘ es bastante horroroso. Por no hablar del macarrismo y la mala baba de pega de ‘Asshole‘. Cortes más que prescindibles.

Hipersónica vota un 7 Por suerte la recta final consigue remontar lo suficiente para dejar un buen sabor de boca tras terminar este álbum (buena prueba de ello son la efectiva ‘Make Fire Catch the Fly‘ o la épica de ‘Church Breaks Down‘). En definitiva, encontramos un álbum bastante sólido y de fácil escucha para todo aficionado al sonido Metal, pero con muchos momentos de bajón. Eso se debe a que, al igual que a muchos discos de Metal contemporáneos, peca de demasiado minutaje. Probablemente sería un álbum más redondo si elimináramos un par de canciones del total de 13 que componen este disco. Pero sigue siendo un estupendo trabajo de una banda que el próximo año cumplirá tres décadas en activo.

Tracklist de Straight Out Of Hell

  1. Nabataea
  2. World of War
  3. Live Now!
  4. Far From the Stars
  5. Burning Sun
  6. Waiting for the Thunder
  7. Hold Me in Your Arms
  8. Wanna Be God
  9. Straight Out of Hell
  10. Asshole
  11. Years
  12. Make Fire Catch the Fly
  13. Church Breaks Down

Más en Hipersónica | Escucha ‘Nabataea’, el primer adelanto del nuevo disco de Helloween, Straight Out Of Hell: ¿Siguen siendo metal? | Helloween – 7 Sinners: viejos rockeros que todavía tienen mucho que decir