Hipersónica

Nos hemos vuelto comerciales

Wimps – Repeat: garage punk de gatillo rápido

“Wimps” src=”http://img.hipersonica.com/2013/02/650_1000_Wimps.jpg” class=”centro” />

Wimps son un trío de garage punk de Seattle que han debutado como proyecto en el flamante sello End Of Time Records, siendo este trío quen lo ha estrenado con su primer álbum, Repeat. La formación es nueva, pero sus integrantes no son unos pipiolos, y es que está integrado por la guitarrista Rachel Ratner (Butts), el bajista Matt Nyce (Meth Teeth) y el batería Dave Ramm (The Intelligence). Se han juntado para crear esta banda en la que tratan los temas mundanos que rodean tu día a día a base de efectistas melodías a mitad de camino entre un garage inocente y postulados punkrockeros.

Wimps: la simpleza como concepto de ataque

A pesar de que este es el debut oficial en largo, un poco antes compusieron una demo de apenas cinco temas, de los que tres han acabado en Repeat, un trabajo de consumo rápido y fácil. Esa es la principal fórmula que utilizan los tres de Seattle para amarrar al receptor a su música. Sus canciones, sencillos acordes rasgados rápidamente a modo de punks no destructivo y con punteos de new wave despreocupado.

Otro punto a favor de ese elemento adictivo de Wimps es el de la sección vocal, con Rachel Ratner cantando en modo riot grrrrl, bien secundada en algunos coros por el bajista Matt Nyce. No se complican la vida. De hecho, su enfoque lírico no lo requiere. Joder, han venido a divertirse, ¡deja de trabajar de una vez, amargado, que no haces más que trabajar! Destapa un litro y vete al parque. Desde un punto de vista sociomusical, si es que este término existe, eso son Wimps: unos tipos que pasan de tus problemas serios, una banda sonora al hedonismo juvenil: unas cervezas, tus amigos de toda la vida y una noche para quemar hormonas. Ciertamente, no parece un mal plan.

En la música de Wimps no vas a escuchar nada que no hayas oído antes, pero sus temas repletos de energía made in The Gun Club y sus deslices por melódicos toboganes pop son un condimento importante a la hora de llevarse al oído a este trío. Son efectivos. Y efectistas. El ensamblaje musical del grupo, viniendo a arrasar con todo para que le entretengas, desemboca en una escucha tras otra.

Repeat, un título de doble filo

Con todo, reconociendo que es una fórmula simple y vista, pero divertida y bien llevada a término, hay que reconocer que uno de los puntos débiles del disco es precisamente el título. No es que el título esté mal puesto, pero Repeat es una pista que describe bastante bien uno de los efectos de escuchar este debut. Se repiten más que el ajo, con poca diversidad en sus canciones y simplemente combinando algunos factores. La propiedad conmutativa nos dice que el resultado es el mismo aunque se altere el orden de los factores.

Así que puede que después de un par de escuchas enteras, pases simplemente a saltear entre las canciones que más resaltan del disco. Algo común en muchos álbumes, pero claro, cuando la versatilidad que se ofrece es ínfima, más razón todavía. Aun así, yo ya he caído prisionero del disco y la verdad es que he perdido la cuenta de cuántas veces lo he escuchado.

Pero yo los quiero

Repeat es diversión, es desenfado, es encontrar un hueco en tu día de trabajo de mierda para agitar la cabeza como un muelle hasta desnucarte en Slept In Late; es entrar a un garito para sudar en concierto con canciones tan directas como Stop Having Fun. Puedes sentirlo, es la misma diversión que consuma tu cuerpo cuando escuchas el espíritu de los Violent Femmes en Grump.

Reconozco que soy de los que se escucha el disco entero, porque estos Wimps han debutado con buen pie y sin complicaciones, con un álbum gamberrete, no todo lo que nos gustaría, pero con un toque de despreocupación importante. Me gusta. Los que supongo que acabaréis salteando canciones, lo haréis en la vertiginosa Wet Cardboard, donde el grupo gana enteros con su vocalista marcando territorio a lo Chicks On Speed o en el disfrutable dueto con el cumplidor bajista en la propia Repeat. Al final les perdonas la más que pegadiza Trouble, a pesar de que parezca un sample del punteo de Alec Eiffel de los Pixies.

Hipersónica vota un 7 Así pues, un debut interesante y a tener en cuenta de este trío de Seattle. Tiene obvias goteras como esa falta de ideas en la composición de sus canciones, ya que algunas son clones, pero no se puede negar que funcionan muy bien en las ráfagas cortas. Su gatillo fácil como válvula de escape y simplificación del mundo funciona bastante bien. Les seguiremos la pista.

Bandcamp | Wimps