bRUNA – Thence: el house que puede dominar el mundo

La electrónica en nuestro país lleva desde cierto tiempo a esta parte al alza, con una nueva hornada de jóvenes productores que se están haciendo de notar en la esfera internacional gracias a sus cuidadas

bruna_thence

La electrónica en nuestro país lleva desde cierto tiempo a esta parte al alza, con una nueva hornada de jóvenes productores que se están haciendo de notar en la esfera internacional gracias a sus cuidadas producciones, especialmente en el house y en ese toque de balearic sound. Es aquí donde entra Carles Guajardo, barcelonés conocido en el ámbito musical como bRUNA y afincado en el sello spa.RK. Después de las buenas formas que demostró en su debut, este año ha editado su segundo larga duración, Thence, un álbum en el que mejora sustancialmente sus propuestas.

Thence, alargar el atardecer de hedonismo

And It Matters to Me to See You Smiling, el primer LP del catalán, ya dejaba muy buenas sensaciones, con un house luminoso, suave y señorial, que tenía tres o cuatro canciones bastante buenas. Aun así, tenías demasiados cortes que duraban muy poco, es más, no llegaban ni al minuto. Esos detalles que daban la impresión de estar ahí por puro relleno, pues no representaban ninguna transición dentro de la línea artística del trabajo, han sido eliminados de cuajo en Thence; sabia elección.

La ausencia de estas canciones eleva sustancialmente la calidad del disco, pues ante nosotros queda una majestuosa obra de house baleárico con mucho más empaque que en su hermano mayor. Además, lo mismo hay cortes más enfocados a ser la banda sonora de tu cerveza veraniega en una terraza, disfrutando del ambiente que se crea, que otros que están diseñados para ser ejecutados en el set de cualquier dj con un mínimo de respeto por la pista de baile.

bRUNA no sólo ha confeccionado un disco más sólido y que se escucha más fácilmente de una tirada, sino que a pesar de que las raíces son las mismas, ha añadido pequeñas innovaciones que amplían su paleta sonora lo suficiente como para marcar la diferencia entre uno y otro disco. No hay grandes cambios, pero estos son suficientes para escuchar una producción más que sensiblemente superior a su debut. Hay tonteos con el acid y con sonidos techno añejos. Una auténtica gozada, el señor Guajardo tiene muy buen gusto a la hora de componer.

Dejarlo horas en replay y seguir disfrutando

El salto cualitativo es enorme, y Thence engancha desde el primer momento, síntoma de que todo empieza como es debido y que el productor catalán no tiene intención de decepcionar. Abrir un álbum y encontrarse con bases tan adictivas y con tanto groove sólo puede significar que el álbum guarda muchas gratas sorpresas. Hablando de este fulgurante arranque, los recursos elegantes de ‘Second Attempt’ o la efectiva mezcla de base grave, ritmo pegadizo y coros de ‘You’ve Been Light To Me’ hacen caer en un replay continuo hasta poder disfrutando de las siguientes pistas.

Aparte del clasicismo house, el disco supera las expectativas gracias a pequeños detalles que aumentan el valor añadido de una canción. Algo tan simple como introducir varios samples de cuerda en ‘Tired Of Tricks’ crea un encanto propio dentro del álbum. Cuando no son estos pequeños recursos, se encargan de tirar del carro vocales totalmente ochenteros y señoriales, engalanados de un house urbano y sofisticado como el de ‘Closer (Right Now)’, y que en ocasiones se acerca a un techno de leves salpicaduras acid en ‘Won’t Say It’.

Se trata de un álbum que se escucha antes de que te des cuenta, la calidad media es razonablemente notable y no hay efímeros cortes, pero tampoco canciones excesivamente largas. Como se suele decir, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. De hecho, la más extensa es de cuatro minutos y medio, algo que en álbumes de house y específicamente en estos que están en la órbita del ‘balearic sound’ no suele ser lo habitual, pues los temas largos pueden durar casi el doble.

No obstante, a pesar de que los temas comparten entre sí patrones muy similares, y funcionan muy bien, hay algunos momentos, sobre todo en el ecuador de Thence, donde se puede notar cierta sensación de cansinismo por tener la sensación de estar escuchando siempre el mismo molde. Y es así, pero con los arreglos precisos, se convierte en un problema meno; mucho menor.

8/10

Con todo, bRUNA ha compuesto una clase magistral para impartir en cualquier garito con tendencia clubber. Un LP más sólido, con un sonido más denso (‘dens’, en catalán = Thence), más bailable y demostrando una vez más que tiene un gusto exquisito. Un disco altamente disfrutable de arriba abajo, con algunos temas que son una auténtica gozada. La premisa es simple, degustar un house de salón exquisito, con mucho groove pero también compuesto para escuchar tranquilamente de relax. Uno de los mejores discos electrónicos españoles que vamos a escuchar este año. Y a bailar.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.