Amorphis – Circle: una ascensión lenta pero segura

Los finlandeses siguen enriqueciendo su sonido

amorphis-circle

19 años han pasado ya desde que Amorphis lanzaran ‘Tales From the Thousand Lakes‘, disco que es una de las obras maestras del sonido Goteborg. Mucho ha llovido desde entonces, tanto para la banda finlandesa como para un estilo como el Death Melódico, el cual ha visto como muchos de sus principales estandartes o han abandonado, o se han pasado a recorrer otros terrenos mucho más cómodos.

Con Dark Tranquility olvidados por parte del gran público (a pesar de mantener bien el tipo), In Flames más perdidos que Wally en el Vicente Calderón, o At the Gates sin ganas de sacar un nuevo disco a pesar de reunirse cada 2 años para dar varios conciertos, Amorphis son probablemente la única banda que ha sabido mantener, en cierta medida, el statuts de cara a crítica y público a pesar de que ya queda muy poco de lo mostrado en su obra maestra de 1994 y de moverse en un terreno que no vive sus mejores momentos.

Un giro paulatino hacia el Metal moderno con tintes góticos primero, y un deambular entre la difusa línea que separa al Metal Progresivo del Sinfónico y el Folk después, acabó desembocando en un disco como Eclipse, donde los finlandeses, de la mano de su, por entonces, nuevo vocalista (Tomi Joutsen) acabaron encontrando el que sería su sonido definitivo. Posteriormente llegarían Silent Waters, Skyforger y The Beginning of Times con sus sutiles diferencias pero reflejando una línea ascendente en cuanto a calidad que en Circle mantiene su tendencia.

La fórmula definitiva

Y es que es en el equilibrio entre el pesado Death Melódico de sus inicios y el Metal Progresivo de The Beggining of Times donde se encuentra el territorio que visitan Amorphis en Circle. En manos de otras bandas esto podría significar que los finlandeses se hubiesen quedado en tierra de nadie, habiéndose convertido en una banda sin personalidad que visita este género u otro sin importantes cosas que contar.

Sin embargo esto no es lo que sucede con Amorphis, ya que precisamente gracias a este punto de encuentro entre las dos etapas recorridas en sus más de 20 años de andadura, es como han logrado convertirse en una banda con un sonido único, a la cual reconocemos de inmediato en cuanto oímos cualquiera de sus canciones.

Ya sea cuando, de tan oscuros, parecen opositar para ser incluídos en el Inner Circle (‘Nightbird’s Song‘), cuando reviven el folk escandinavo, al que tanto deben y alaban (‘Narrow Path‘), o cuando las brutales progresiones y las oníricas melodías, tan características en su música, adquieren el protagonismo (‘Shades of Gray‘), Amorphis han logrado sonar a ellos mismos y reforzar una de las personalidades más fuertes del Metal Extremo.

Peter Tägtgren, uno de los mejores productores de nuestro tiempo

Aunque la mayoría de las bondades de Circle ya se divisaban en los discos anteriores, debo reconoceros que el paso del tiempo ha hecho que los mismos se me hayan acabado desinflando un poco. Los aciertos de Skyforger y su brutalidad, o los de The Beginning of Times y su imponente melodía, son indiscutibles, sobre todo en el caso del segundo. Sin embargo, cuando regresé a ambos de cara a preparar el texto sobre Circle, los encontré un tanto apagados, bastante menos vigorosos y excitantes que en anteriores escuchas.

La culpa de todo esto la tiene la excelsa producción de Peter Tägtgren, quien ha logrado sacar lo mejor de Amorphis de cara a su nuevo disco, potenciando cada una de las aristas, de las capas de las que se compone el sonido de la banda finlandesa. Las partes agresivas suenan más potentes que nunca, mientras que las secciones en las que la melodía adquieren el protagonismo nos muestran a unos Amorphis tan épicos y estremecedores como en tiempos de Tuonela, mi disco favorito de la banda.

Mención aparte requiere el magnífico trabajo realizado conjuntamente entre Tägtgren y el vocalista Tomi Joutsen, quien gracias a la participación del productor sueco nos ha traído el mejor trabajo de su carrera, cosa harto complicada pues partía con el listón muy alto. Algo parecido sucede con la labor de los guitarristas o la base rítmica, la cual cuenta con una potencia, que no agresividad, por encima de lo mostrado en discos anteriores (y todo ello sin caer en la estridencia).

8/10

Puede que a Circle le falte alguno de los himnos de antaño para que muchos se animen a considerarlo como uno de los mejores discos del grupo finlandés. Una composición un poco más pulida y saber jugar mejor sus cartas podría haber significado que con su nuevo disco Amorphis recuperasen la fama de antaño, cuando eran abanderados del Death Metal escandinavo. Sin embargo, no por ello podemos dejar de valorar el excepcional trabajo realizado por el combo Amorphis-Tägtgren, el cual ha creado un disco que aporta lo que los finlandeses necesitaban, establecerse de nuevo como una de las mejores bandas del panorama metálico actual. El tiempo dirá si la obra maestra de Amorphis ya ha sido grabada o aún está por grabar. Yo de momento estoy más que satisfecho con esta ascensión lenta pero firme que muestran los finlandeses. Que dure.

POST TAGS:

Esas bombas nucleares están cogiendo polvo.