Primal Scream – More Light: hacer el mal

Se puede confiar en estos Primal Scream, que afortunadamente nunca serán Kasabian y que, por desgracia para ellos y por suerte para nosotros, tampoco serán los Stones

More Light

Se ha visto, de manera tradicional, el caso de Primal Scream como el de destalentados con suerte. Suerte de pillar la ola en el momento justo, de coger a los productores adecuados, de que se les aparezca Santa María de las Anfetas… Cualquier cosa excepto asegurar que Bobbie tenga tanto talento como parecía en algunos de sus discos. En algunos casos hasta se ha hecho acoso y derribo hacia un personaje que, no hay que negarlo, lo ponía bien fácil: bocazas y capaz de lo peor.

En realidad, creo que a estas alturas de su carrera, llegado a More Light, lo que habría que convenir es que Primal Scream son el mayor elogio a la normalidad que ha dado el rock británico en las últimas dos décadas. Son los tipos que llevan más de 20 años luchando contra sí mismos, trabajando (bueno, es un decir) por encontrarse la inspiración. No son genios, ni falta que hace, pero de vez en cuando se encuentran con que pueden ser mejores de lo que su día a día marca. Como tú, como yo. Common People sin cucharachas en las paredes, con exceso de anécdotas drogotas y con una bocaza como un templo de grande.

More Light sobre los taquígrafos de 2013

More Light demuestra, una vez más que "valen" para músicos, pero que sólo de vez en cuando son mejores músicos que la inmensa mayoría de la gente que "vale" para esto. Y pocas veces una canción de Primal Scream lo había dejado tan claro como '2013', ese single de purito AOR que, sin embargo, funciona y engancha, que les muestra una vez más tensos, con ideas que encajan de tal manera que forman parte de la genética de la canción (el saxo, el tramo que va del minuto 7 al final, las idas y venidas). Es sólo rock'n'roll para padres, y podrían habernosla calzado los mismísimo Dire Straits, pero a ellos les quedaría fatal y en manos de los Primal Scream de 2013 funciona como si la cantasen jovenzuelos y se la dirigiesen a otros chavales. De hecho, sólo cambiaría, ligeramente, el mensaje.

'2013' lo dice todo sobre nuestro día a día, les da un repaso a los Primal Scream de Beautiful Future y hasta te hace confiar en el grupo de nuevo. Nueve minutazos usa para reírse de todo a la vez que le da un par de leches a lo que está ocurriendo: "¿qué ha pasado con las voces de los disidentes? Se han vuelto ricos, supongo". Miradles, están ahí, en todas partes, fuera cual fuera su disidencia. Van a tocar conciertos nostálgicos para vosotros, semanas en el motor de un autobús. 2013:

21 century slaves, a peasant underclass Television, propoganda, fear, How long will this shit last.

Se puede confiar en estos Primal Scream, que afortunadamente nunca serán Kasabian y que, por desgracia para ellos y por suerte para nosotros, tampoco serán los Stones. Da miedo, sí, como también lo hace el que veas el tracklist, compruebes la duración de las canciones y, antes de escucharlas, quieras saltar por la ventana en vez de elegir escuchar un álbum de ellos que, a estas alturas, sume canciones de cinco, siete y nueve minutos y en casi ningún momento decida bajar de los 3 y medio. 'Miss Lucifer' ha abandonado el edificio y Bobbie se pone los dedos como cuernitos en la cabeza. Se descojona de todo una vez más.

Semejante quicio de entrada no puede continuar. Pero 'River of Pain' no aburre ni un pelo, ni siquiera enganchándose con historias truculentas o achuchillando a la Sun Ra Arkestra con el peor clímax imaginable. Y les funciona. Ahí lo tenéis, va a pasarles más veces a lo largo del disco: se empeñan en querer mezclarlo todo, a volver a caminar por el lado auto-indulgente de su vida, que no ha sido excaso. Les sale bien y empalma con una 'Culturecide' donde quizás ya no sean peligrosos, pero sí son excitantes (y algo Scary Monsters). Excitantes, quién me iba a decir a mí que a estas alturas aún lo seguiría pensando sobre Primal Scream. Bobbie, you're a miracle. Realmente. Y Dios sabe que seguimos necesitando uno.

Primal Scream: concurso de eliminación

Tampoco vamos a decir que este sea el discazo inapelable con el que Primal Scream de vez en cuando suelen obsequiarnos (cuando el esfuerzo, el gusto y el talento se ponen de acuerdo, que es ciertamente complicado que ocurra). 'Goodbye Johnny' colará las primeras veces, como lo hacen las canciones más juguetonas e intrascendentes de Nick Cave. Y es en esas, en las que cuelan aunque sabes que podrían ser un horror, donde está todo el empaque de un disco que, sí, es demoledor en sus hits y poco pronunciado en sus bajones. Dice Javier Camiña, haciendo tiempo para no escribir por aquí que "nada dignifica más a un grupo que mostrar orgullo cuando se pone en ridículo". Primal Scream se pasan todo More Light sacando pecho al borde de ese acantilado por el que van a despeñarse. Y claro que se van a despeñar, todo el mundo lo sabe. Pero ahí aguantan, titanes, mientras les funcionan canciones como 'Elimination Blues' (con Robert Plant) o 'Walking With The Beast', que en cualquiera de sus discos malos no habrían aguantado ni una escucha. (Ergo éste no puede ser uno de sus discos malos).

'I Want You', con los Troggs en vena, la patillera 'City Slang', el auto-homenaje a sus propios homenajes que hacen en 'It's Alright, It's Ok' (tirando a por 'Movin' On Up') o en 'Invisible City' (esos teclados horrorosos, esa ida y vuelta a Rock). Si More Light es la frase que dijo Goethe antes de morir, estos 70 minutazos deberían ser la muerte de Primal Scream: nunca más volverán a estar tan al límite de sus propios defectos sin apenas tocarlos.

7.4/10

Bobbie está sereno y ha conseguido, junto a la atenta mirada de un David Holmes que contribuye al eterno toque vacilón del disco, que su grupo haga el mejor disco de AOR británico del año. Nadie va a estar tan bien haciendo tanto mal.

Primal Scream – More Light Tracklist

    1. 2013 9.01
    1. River Of Pain 6.59
    1. Culturecide 4.36
    1. Hit Void 4.10
    1. Tenement Kid 4.46
    1. Invisible City 4.41
    1. Goodbye Johnny 3.29
    1. Sideman 3.54
    1. Elimination Blues 5.47
    1. Turn Each Other Inside Out 4.35
    1. Walking With The Beast 3.58
    1. Relativity 7.29
    1. It’s Alright, It’s OK 5.09