True Widow – Circumambulation: arena mezclada con nieve

El lento ritual del groove.

circumambulation

El Slowcore no es un género que mueva grandes masas de aficionados (y los que tiene tampoco se mueven de sus asientos) ni tampoco es un género que sea fácil de digerir, tanto para el oyente medio como para el experimentado. Hay que poner un alto grado de disposición para que esta clase de grupos te atrapen con sus melodías. Dejarse llevar suena muy bien, pero hay ocasiones en las que ni con esas consigo hacerme a determinados grupos encasillados dentro de este estilo. A veces me da la impresión de que se tienen que dar demasiados factores para poder apreciar idóneamente según que grupos.

Véase como ejemplo el último disco de Low, donde ni poniendo todo por mi parte he conseguido encontrarle el punto al disco. Cabe decir que los de Duluth nunca fueron de mi santo y devoción, aunque tienen algunos discos muy buenos. Directamente, he llegado a pensar que el Slowcore no era un estilo muy apropiado para mí, demasiado reposado y frío. Pero claro, luego llegan según que bandas que te rompen los esquemas a base de discos impresionantes o dándole una vuelta de tuerca al concepto con nuevos y atractivos elementos añadidos.

True Widow, la música que desearías que sonara en tu funeral

En este último grupo se sitúa el grupo que hoy nos ocupa, directamente extraído de la buena cantera de grupos que ha venido ofreciendo Relapse Records en los últimos tiempos. True Widow parten de las bases marcadas por los Codeine, Red House Painters e incluso los propios Low, con los que comparten ligeros detalles nimios, como la estructura de trío de dos hombres + mujer y los juegos vocales realizados por dicha mujer y uno de los dos varones. Sin embargo, la manera de abordar el Slowcore es bien diferente a la que tienen dichos grupos, realizándolo con un sonido más pesado y centrado en sus guitarras sucias y farragosas.

Ejercicios de guitarra de tres acordes tocados lentamente y de manera monolítica, pero con una afinación más oscura y densa, como con un aire Stoner y psicodélico que le da un toque más embriagador e interesante a su estilo. A ese toque frío, casi invernal, anteriormente mencionado para definir el Slowcore se le añade una aridez arenosa que capta la atención con mucha facilidad y hace que nos cueste despegarnos de el hasta que acaba el disco.

Circumambulation, el ritual del groove

Por supuesto, a esta interesante concepción de un género muy marcado y definido se le une un aura hipnotizante y con un groove asombroso que te deja a merced de las estructuras magníficamente hiladas por los tejanos, aunque estas se hagan con mucha lentitud. Lo que el trío ofrece en Circumambulation es un ejercicio exquisito, solemne y con un feeling desbordante que te engancha con mucha fuerza a canciones como ‘HW:R‘ o ‘Four Teeth‘.

Y es que el Rock no tiene porque ser necesariamente energético y directo. También puede mover cada fibra de tu cuerpo a través de una melodía pausada, vibrante y monolítica. Esto es uno de los efectos que genera Circumambulation, un disco en el que uno de los aspectos que lo define es que es un trabajo con una línea general muy constante, incluso monótona, pero ni mucho menos llega a resultar pesado y causa cansancio mientras se escucha. Como ya he dicho, es un trabajo que entra muy bien de primeras y engancha con mucha más facilidad que otras obras de Slowcore.

Esa capacidad para tejer tan brillantes melodías que te envuelven y te atrapan como telas de araña, comenzando desde el exquisito trabajo con las guitarras hasta esos deliciosos y solemnes juegos vocales realizados por Nicole Estill y Dan Phillips, y apuntalados sobre la sobria y sólida batería de Timothy Starks. La combinación de esos factores ofrece un resultado muy compacto y embriagador, con mucho empaque y de eso que se tiene o no se tiene. En este caso, True Widow lo tienen, y a raudales.

8/10

Circumambulation es un disco que debes de catar tanto si sientes predilección/amor por el Slowcore como si no. Es un disco vibrante, oscuro, tenso y asombroso. Acabarás prendado por esas sombrías melodías y, cuando menos te los esperes, se ha pasado el disco de un plumazo, por lo que también es un trabajo mucho más digerible que el de otras bandas del palo (hola Low). Aunque lo suyo hubiera sido que True Widow publicaran este disco en el tiempo invernal, la verdad es que este disco funciona hasta en verano. Otro estupendo descubrimiento procedente del sello Relapse Records, que no paran de demostrar que a la hora de buscar talentos son tan efectivos como Monchi.