Norma Jean – Wrongdoers: cuando todo encaja

Un disco atractivo que no se ajusta a los estándares del Metalcore.

Wrongdoers

La situación actual del Metalcore está bastante maltrecha con respecto a como era hace una década. No hay más que comparar las bandas más populares entonces con el momento actual y ver que son casi todas las mismas. Los pretéritos titanes siguen copando las portadas aun cuando su inspiración es realmente inferior. Los ejemplos más claros están en unos Killswitch Engage que están volviendo a encontrarse a sí mismos y unos Trivium con menos chispa pero que se encorsetan en su propuesta. Da la impresión de que para poder encontrar verdadera calidad hay que seguir recurriendo a Converge o a The Dillinger Escape Plan si abrimos un poco el margen.

Por no hablar de que muchas bandas nóveles poco o nada consiguen aportar más que una reiteración de los estándares ya fijados y no siempre de manera brillante. Mientras se ve como algunos siguen en una espiral descendente como le sucede a Bullet For My Valentine, puede llegarse a la conclusión de que no queda mucho que rascar del género y nos queda seguir acudiendo a los que aun se mantienen a un muy buen nivel. Por lo menos eso me creía hasta que me topé con el nuevo de Norma Jean.

Norma Jean, insuflando nueva vida al Metalcore

Este nuevo trabajo de los georgianos ha recibido bastantes elogios por parte de muchos círculos especializados y muchos ya lo están encumbrando como una de las mejores obras de Metalcore de los últimos tiempos. Hasta en nuestra sección Respuestas nos pidieron que habláramos de este disco. ¿Por qué tanta tardanza para esta crítica? Voy a ser sincero, la primera vez que escuché este disco me quedé frío. No me pareció mal disco ni mucho menos, pero sí que me quedé un poco igual y me costó comprender tantas alabanzas por tanta gente.

No obstante, quedarse solo en la primera impresión no siempre es la decisión más correcta y seguí dándole vueltas a Wrongdoers y afortunadamente mi esfuerzo se vio recompensado. Norma Jean no solo han hecho un estupendo disco de Metalcore ya que este género es sobre el que construyen su propuesta que van aderezando con elementos de otros géneros. Algo en cierto modo similar al Ascendancy de Trivium, pero mientras que ese disco era un notable reciclaje de fórmulas que se quedaba a medio camino entre el Metalcore y el Thrash, los georgianos han logrado en su sexto álbum de estudio una perfecta simbiosis entre el Mathcore, el Sludge atmosférico y algún que otro elemento progresivo.

Unos instrumentistas asombrosos para un disco intenso

Pero más que las etiquetas que se le puedan colgar, lo que importa en un disco como Wrongdoers es que es un álbum muy intenso, muy explosivo y pesado. Se ve a unos instrumentistas realmente inspirados, desde las fieras guitarras, tan abrasivas y épicas, hasta esa línea rítmica entre el bajo y la batería, que le da un empaque y una densidad importantes a las canciones. Pero el que más sobresale aquí es el vocalista Cory Bradan, que se sale por los cuatro costados, tanto cuando actúa con máxima brutalidad hasta cuando suena con unas voces limpias soberbias y muy bien empleadas. Muchos vocalistas del género tienden a abusar de estas voces solo para mostrar que son buenos técnicamente, pero Bradan las emplea de manera inteligente cuando el tema las requiere.

El disco comienza como un verdadero cañón con ‘Hive Minds‘, combinando de manera muy efectiva esa rabia técnica y ese músculo y aderezado con uno de esos estribillos épicos que serán una gozada corearlos en directo. Continuar con un despliegue de pura adrenalina como ‘If You Got It at Five, You Got It at Fifty‘, la crudeza de tema homónimo y la tensión del Mathcore en ‘”The Potter Has No Hands”‘ muestran que este es un álbum bastante diverso y para nada monótono.

El grupo ofrece algo de tregua con ‘Sword in Mouth, Fire Eyes‘, un medio tiempo con bastante gancho y con un gran trabajo por parte de Bradan. La vena extrema del grupo no tarda en aparecer poco después con ‘The Lash Whistled Like a Singing Wind‘. Cerca del final se lucen con un gran tema como ‘Triffids‘, aunque también aparecen cortes que se quedan a medio camino con respecto al resto, como ‘Funeral Singer‘ o los prescindibles 14 minutos de ‘Sun Dies, Blood Moon‘ (de haberse recortado un poco creo que les habría salido un tema mejor).

Por supuesto, queda claro que este disco no me ha producido tanto impacto o me ha causado tanta fascinación como la de los que afirman que estamos ante uno de los discos del año. Sin embargo, Norma Jean me han conseguido agradar bastante y me queda claro que es un álbum bastante notable y más que disfrutable para aficionado medio al Metalcore y además le insufla nueva vidas y nuevos aires a su género. Es demasiado pronto para asegurar si Wrongdoers terminará marcando el devenir del género para que este siga sobreviviendo, pero mientas haya bandas tan ambiciosas y notables como estos estadounidenses el futuro será más que atractivo.

7.7/10

El sexto álbum de Norma Jean es uno de esos discos por los que merece seguir dándole oportunidades al género Metalcore, aunque dicho género ya genere la suficiente pereza a algunos como para ni siquiera atreverse. Hasta los amantes del Hardcore de nuestra casa hemos tenido reticencias con este álbum, pero al que le de una oportunidad y persevere en su escucha se verá gratamente recompensado con un disco intenso, atractivo y poco convencional. Perfecto para él que quiera escuchar Metalcore de calidad y que no sean Converge.