Clams Casino – Instrumental Mixtape 3

En 2012 nos deslumbró a todos con su primera Instrumental Mixtape, moldeando las bases preparadas para distintos artistas, algunos de ellos a los que previamente había producido. En esas bases, Clams Casino mostró la maestría

Clams-Casino-Instrumental-Mixtape-3

En 2012 nos deslumbró a todos con su primera Instrumental Mixtape, moldeando las bases preparadas para distintos artistas, algunos de ellos a los que previamente había producido. En esas bases, Clams Casino mostró la maestría y el talento que tiene para orientar canciones de hip hop bajo un prisma electrónico, potenciando el cloud rap. A finales del ya extinto 2013 publicó su tercera mixtape, en la que se echa en falta algo más de todos los factores que tanto nos gustaron hace un par de años.

Echando de menos las bases con más cuerpo

Esta recopilacion de bases ya tiene bastante que disentir con la anterior, Instrumental Mixtape 2. Esta último no aportaba más secciones vocales, que eran minoría en la primera recopilación; y en las que se borraba el peso prioritario de los MC macarristas. Ya fuera con bases suaves, agresivas, con breaks, sin MCs o con ellos, ese espíritu creativo seguía produciendo, al menos en mi caso, escuchas en bucle con sendas mixtapes. Demostró por qué es uno de los mejores productores de hip hop actual, llegando a encandilar, gracias a su talento y transversalidad, a aquellos que no somos especialmente acérrimos del género.

La cuestión es que con este lanzamiento, el problema principal que le encuentro a Mike Volpe es que ha perdido la frescura de su propuesta. Suena previsible, plomizo y el resultado no es tan elocuente como las anteriores. Ni qué decir tiene ya ponerlo al lado del witch house ensoñador y preciosista esculpido en su EP Rainforest. Un camino similar al de dicho lanzamiento sería interesante que lo rescatara, quizá creando temas propios en vez de dedicarse a deformar temas o eliminar secciones vocales, recuperaría la inspiración, que es principalmente de lo que adolece Instrumental Mixtape 3. Decía mi compañero Natxo Sobrado que en la segunda parecía que había sido auto complaciente. Pues si allí lo parecía, aquí mucho más.

Instrumental Mixtape 3 incluye tres temas nuevos, el creado para GTA V que ya habíamos escuchado, y las bases utilizadas para habituales como A$AP Rocky, Mac Miller o DOOM. No se puede reprochar que la recopilación no empiece fuerte, disfrutando como en antaño de esas bases que tradicionalmente han conectado con la emoción, la épica y otras sensaciones que nos hacían pensar, “Clams, eres grande”. Nos encontramos con ese potente ‘Crystals’ para el archiconocido juego de Rockstar Games y con la satisfactoria ‘Hell’; las bases que emplea para el joven A$AP Rocky no suelen fallar. También ‘Cry For Me’, con esa tenue y fantasmagórica sección vocal que huele en segunda línea a witch house, más los pequeños sampleos y detalles que jalonan la base rítmica, prometen buenos presagios.

Una mixtape irregular

El problema viene a raíz de aquí, que es donde llega el bajón que acaba definiendo a esta tercera entrega de la serie como la más insustancial. A partir de ‘Pull Me Down’, empieza a decaer, remontando levemente con una banda sonora para cancha de baloncesto de gueto como lo es ‘Bird Call’ de Mac Miller, pero no es más que un espejismo. Acto seguido, vuelve a desintegrarse poco a poco en conjunto, con bases complacientes, demasiado moderadas. Ni por la parte de los temas inéditos, ni de gran parte de las bases para el populacho hip hopero encontramos una faceta con más poso (como la mostrada en la mixtape II), ni siquiera con amagos de breaks, gamberrismo, ni esa arista que siendo casi contraria a lo anterior, mostraba una elegancia superior.

Existe una considerable diferencia entre los primeros instantes de esta mixtape, y la segunda mitad (incluso un poco antes). La falta de vitalidad es manifiesta. Se percibe a un Mike Volpe poco inspirado, falto de ideas, como si hubiera regalado esta descarga por regalarla. Se echan en falta las dosis de épica en la columna vertebral de las canciones, donde desaparecen generalizadamente esas preciosistas ambientaciones de cloud rap que preparaba para Lil B. Le falta alma, y quizá debería haberse esmerado más, o simplemente esperar un tiempo prudencial hasta tener mejor material que publicar.

5/10

Es una verdadera lástima ver cómo se diluyen las reconocibles bases de cloud rap de Clams Casino. Esta tercera edición empieza fuerte, pero no tarda nada en bajar las marchas y en sumirnos en un trámite en el que apenas hay curvas, sólo una carretera recta sin casi espacio para sorpresas. Demasiada relajación y falta de fuelle en este lanzamiento, que parece será el último de la serie. Es bueno que cierre este ciclo, y que antes de que le llamemos Clams Cansino pueda retomar el interesantísimo camino iniciado con Rainforest. No obstante, aunque las nuevas no acaban de arrancar, se trata de una recopilación de bases, y sobre todo al principio da la talla. Pero no te duermas, Mike. Te necesitamos.

Me gusta el chunda-chunda.