Warpaint – Warpaint

Nada podía salir mal. O sí.

Warpaint album

Todo tenía que ser perfecto. Habías cocinado tantas ganas que era casi imposible que nada pudiese fallar. Warpaint por fin habían anunciado disco, e iban dejando caer algún detalle, alguna colaboración, algún nombre que se haría cargo de la producción, del proceso de mezcla. Si a eso le unimos que The Fool fue un disco que robó el alma del que aquí escribe, y que además ha costado tanto sacar este segundo (tanto que su debut ha pasado a coquetear ya casi con la leyenda, más que con el primer paso de una prolífica trayectoria musical), las expectativas que Warpaint, el disco, había levantado se podían considerar como muy altas.

El propio grupo de Los Angeles parecía tener muy claro que su paso no era uno más. Era uno muy esperado e importante. No eran en vano, como hemos dicho, esas labores de Flood en la producción, o de Nigel Godrich en las mezclas. Demasiado pez gordo como para que la cosa vaya mal. Bueno, maticemos: demasiado pez gordo como para no esperarnos un disco de grandes dimensiones. Lo que pasa es que, como en tantísimas otras ocasiones, lo que parece a priori y lo que acaban siendo después las cosas no van de la mano. Warpaint lo tenía todo de cara, salvo la gran expectación levantada, para ser uno de esos discos que confirma para siempre a una banda. Pero no, en este caso el disco nos ha salido rana.

Warpaint no engancha. A veces, ni siquiera demasiadas, parece intentarlo, pero casi nunca lo consigue. Exige al oyente mucho más de lo que ofrece a cambio, sin que en ningún momento la impresión de estar escuchando algo realmente trascendente se te pase por la cabeza. De hecho, si me apuráis, entre lo mejor de Warpaint está ‘Intro’, ese juego de guitarras lejanas y percusiones oscuras que, en principio, avanza lo que parece un disco esperanzador. No se baja del carro con prisas. Warpaint consigue plasmar temas realmente solventes muy al principio, pero arrastra luego una carga demasiada pesada durante una cantidad de minutos exagerada.

Así, ‘Keep It Healthy’, sin ser un tema que nos vuelva locos, agrada. No echa al traste todas esas expectativas depositadas, se ensambla bien, queda mucho mejor rematado que la mayoría de muebles de Ikea que tenéis en casa. Todo aporta, y la línea de bajos transmite esa intranquilidad que tanto nos gusta en Warpaint, como si nunca nada ni nadie fuesen a estar a salvo. Cuando realmente empieza a torcerse el gesto es cuando llega ‘Love is to Die’. Un tema correcto, agradable, pero sin mucho que ofrecer… y elegido como single de presentación. Algo falla si un corte ciertamente anodino es lo que quieres mostrar al mundo en primer lugar. Y lo que falla, en realidad, es buena parte del conjunto de Warpaint.

‘Hi’ o ‘Biggy’ no sólo no conectan demasiado, sino que son muy largas. Cuando parece que va a haber un cambio de registro, alguna novedad, algo que nos haga recobrar la atención, todo vuelve a su sitio. Todo demasiado encorsetado, ideal para que esté de banda sonora de fondo cuando tienes algo realmente importante que hacer, y prestarle atención a tu reproductor es algo completamente secundario. Planea en el ambiente una palabra: aburrimiento. Muy ordenadita tenéis la casa. Tanto que no me da ni para cotillear con los colegas, muy anodino. No hay quien remonte esto ya, ni una ‘Teese’ que parece casi ni querer intentarlo, ni ‘Disco/Very’, algo más orgullosa de sí misma. De hecho, tan orgullosa que aquí Warpaint parece que puede renacer, o quizás sean las ganas que tú mismo tienes de volver a darle vida, pero ya se encarga ‘Go In’ de ponerlo todo de nuevo en su sitio: en la nadería.

4.2/10

Y sí, tras otras prescindibles ‘Feeling Right’ y ‘CC’, por fin llega algo realmente excitante. Quizás ‘Drive’ no sea el paradigma de la música excepcional, pero cuando menos sí deja el poso de que ha pasado por aquí un momento de inspiración, de algo distinto, que ha roto con la más de media hora de insignificancia previa. Incluso parece que la amplísimamente austera ‘Son’ deja un buen sabor de boca. Como si inicio y fin de Warpaint fuesen notables, pero todo lo demás pudiese ausentarse de tu vida sin que jamás lo echases de menos, ni por un segundo.

Warpaint – Warpaint

Warpaint habían levantado unas merecidas altas expectativas tras The Fool. Han necesitado cuatro años para darle un hermano, y la cosa no ha salido bien. Warpaint (el disco) no arranca ni metiéndole dinamita en el trasero. Minutos y minutos de intrascendencia con contados fogonazos de verdadero talento, pero que se cuentan por muchísimos menos que cuando las chicas debutaban.

  1. Intro
  2. Keep It Healthy
  3. Love Is to Die
  4. Hi
  5. Biggy
  6. Teese
  7. Disco/Very
  8. Go In
  9. Feeling Right
  10. CC
  11. Drive
  12. Son

Lo mejor

  • ‘Drive’
  • Ahorrará mucha pasta a gente con adicción a hipnóticos
  • Consigue rematar la faena con un buen sabor de boca mentiroso

Lo peor

  • Aburre. Mucho.
  • Para tres buenas que tiene, haberlas repartido
  • La sensación de que te habías montado tú solo una burbuja que te ha explotado en la cara

POST TAGS: