Actress – Ghettoville

Darren J. Cunningham nos tenía preocupados con Ghettoville y sus continuos atrasos. Uno de los lanzamientos más esperados, sobre todo después de la joya que talló en R.I.P., uno de los discos de aquél año

Actress-Ghettovile

Darren J. Cunningham nos tenía preocupados con Ghettoville y sus continuos atrasos. Uno de los lanzamientos más esperados, sobre todo después de la joya que talló en R.I.P., uno de los discos de aquél año en el que el inglés volvía a demostrar por qué es uno de los compositores actuales de mayor vanguardia en la electrónica de hoy. Tras varios cambios de fecha, al fin el pasado mes de enero vio la luz el esperadísimo Ghettoville (Werk Discs), su cuarto LP. Su disco más complicado de asimilar hasta la fecha.

Esperar el oro

De artistas de la talla de Actress, a los que ponemos al nivel de grandes contemporáneos como Burial y Zomby esperamos siempre grandes obras, como ha venido haciendo en sus lanzamientos en formato LP. Incluso muchas veces no podemos evitar compararlo con Aphex Twin, a quien nos recuerda por el control de las texturas en las capas sonoras que va superponiendo o por la sensibilidad que rezuma en sus melodías.

De estas características podemos poner múltiples ejemplos, y los más cercanos en el tiempo y en el formato están en R.I.P., uno de los discos indiscutibles de electrónica en lo que llevamos de esta década. De él decía Natxo que tenía varias caras, como si fuesen diferentes EPs. Sin embargo, en Ghettoville tenemos un álbum más centrado y no tan disperso. Pero el quid de la cuestión reside en que el inglés se ha replegado demasiado y el resultado es que tenemos un álbum con el que cuesta bastante conectar, al contrario que con sus predecesores. Ha dejado esquilmada esa cualidad por la que sobrevolábamos territorio Richard D. James y quedábamos fascinados por la creatividad de tan joven compositor. Muy fantasmal y con deconstrucciones que quedan cortas al lado del caviar que uno esperaba probar.

Chocar contra un gueto fortificado

Si bien es cierto que tampoco era previsible encontrar un LP que nos dejara con tantas ganas de más, sus anteriores EP’s, Silver Cloud y Grey Over Blue, nos hacían intuir (salvo excepciones) que podía elaborar un disco sin tanta mordiente, que es en lo que Ghettoville ha acabado pasando. Encerrado en guetos de Chicago, y apuntando en varios ocasiones al rap, Actress interpone un armazón de cemento entre el oyente y su obra, haciendo que sea difícil tener las mismas sensaciones que nos regaló en anteriores referencias. Hay glitch, hay alguna perla indudable, pero hay ausencia casi total de groove, de BPM’s y todo hay que decirlo, ante minimalismo plano sin belleza ha perdido fuelle y no está tan inspirado en sus experimentaciones. A todo esto además hay que sumarle que es demasiado largo.

Parece que después de dar varias vueltas por ramas escapistas y tras el empalago de IDM y techno, ha decidido rebajarlos al mínimo y encerrarse en el laboratorio del que salen creaciones que quedan bien definidas en la portada: demasiado escapistas. Es difícil ir salteando y no caer en un pozo de canciones plúmbeas. Ahí queda el gas de ‘Time‘, el glitch de ‘Street Corp‘ o la poca presencia de ‘Don’t‘. Ya nos había ofrecido anteriormente cortes de escasa duración o cuerpo, pero después arremetía con músculo techno, aquí, ni se da el caso, ni sale victorioso en su tenue abstracción del ghetto house. Deformar los pilares de un género para cambiar sus posiciones no garantiza acertar, y a pesar de que el disco empieza con buenas expectativas por la contaminación de ‘Forgiven’, es sólo un espejismo.

Por más vueltas que le doy no logro que el disco me atrape, y creo que es una sensación generalizada. Incluso los productores a quienes más en alta estima tenemos fallan, y Actress está poco acertado en esta nueva expedición auditiva, que por otra parte apenas da juego. Eso sí, tampoco es todo un desastre, tenemos el imperial doble bombo de ‘Birdcage‘ jalonado con una elegante línea de viento que saca a relucir su faceta más emotiva. Pero es sólo un zarpazo. Después hay fragmentos interesantes como el hipnotismo de ‘Our‘ o el amago groove callejero de ‘Gaze‘, que quizá con una marcha más podría haber vertebrado un disco diferente en el que descubrir una faceta nueva mejor apuntalada. Pero lejos de estas hipótesis, lo cierto es que Ghettoville es un álbum excesivamente largo, con no pocas partes anodinas y en las que la experimentación apenas llama la atención. Y sólo un tema verdaderamente destacable. Por lo tanto, no se puede calificar con otra palabra que con decepción esta nueva entrega en largo de Actress. Un resbalón que esperemos no se repita. Si es que este obituario no va en broma.

5.9/10

Un paseo demasiado largo en el desierto. Tras dos EP’s renqueantes en 2013, Ghettoville se encierra en un terreno en el que Actress conjuga IDM poco ambiciosa, y experimentos de tendencia house o rap con poco descaro. En conjunto hace que sea difícil conectar con él, algo impensable hace un par de años. Como bien dice en la nota, las máquinas se apagan y se vuelven piedra. Y ahí no hay emoción posible.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.