LCC – d/evolution

Repetir que la electrónica española tiene a grandes artistas no es necesario, de hecho que a veces triunfen más fuera de nuestras fronteras que aquí es una muestra del elevado nivel. Un nivel que crece

lcc-devolution

Repetir que la electrónica española tiene a grandes artistas no es necesario, de hecho que a veces triunfen más fuera de nuestras fronteras que aquí es una muestra del elevado nivel. Un nivel que crece año a año, y eso sí es preciso enfatizarlo. El año pasado entraron varios en la lista de lo mejor del género, merecidamente, y este año parece que vamos a tener otra vez presencia patria en dicho top. Lo cual es un placer, por cierto, máxime cuando hablamos de álbumes colosales como d/evolution, de LCC.

Una joya en bruto que tiene mucho que ofrecer

Del sello patrio Irregular en el que estaban hace un par de años con su EP Polar Bears Are Coming, a 2014, LCC (antes conocidas como Las CasiCasiotone) han dado ahora un paso de gigante al publicar su disco de debut con un sello de la importancia de Editions Mego. Una casa por la que han pasado Prurient, Oneohtrix Point Never y en la que habitan actualmente nombres como Atom TM, Outer Space o Fennesz, que ha vuelto al sello años después con un gran disco como lo es Becs.

Uge Pañeda y Ana Quiroga son el ejemplo de una evolución constante, desde la grabación con instrumentos, el spoken word, la auto producción y los casios, a un buen sello español y finalmente a uno de los grandes en el campo de la electrónica experimental. Y no han podido parar en una mejor casa, en la que el ambient y el juego con la atmósfera son la norma. Al mismo tiempo exhiben el gran rendimiento que la electrónica española puede ofrecer, y apuntalan la alta calidad de la asturiana en particular (Exium, Reeko, Fasenuova…).

d/evolution no puede llegar en mejor momento. Tras sus publicaciones auto editadas, interesantes, pero algunas faltas de pulir, con este LP ya nos encontramos con un trabajo bien acabado, muy compacto, que suena a grupo consolidado (en cierta forma son veteranas, pues llevan ligadas a la música bastante tiempo) y que sin embargo muestra un ilusionante camino por tener mucho que ofrecer. Y porque tienen las ideas claras. Para la confección del disco se han centrado en la idea de la relación naturaleza-hombre, de cómo hemos explotado los recursos para nuestra superviviencia y cómo así hemos cambiando el entorno natural que nos rodea. Un tema conceptual que se refleja fácilmente en el disco.

Un disco que podría haber compuesto algún clásico

No son pocas las virtudes que las asturianas han plasmado en este álbum. Completísimo de arriba abajo, aguanta gracias a sus poderosas composiciones y a la variedad que existe dentro de este dark ambient. En él encontramos la habitual densa capa que te estruja como tan bien hacía Ethernet, y los desarrollos vigorosos de Roly Porter, a punto de salirse de órbita y fundirse en el sol. De las imágenes que crea, ya es tu cabeza la encargada, aunque te lo dejan bastante fácil para que tu imaginación eche a volar. Paisajes post-apocalípticos, de un mundo abandonado, destruido por la mano del hombre, en la que poco queda salvo la nada.

Ocho canciones que a pesar de pequeñas diferencias, se encuentran en la misma órbita; en una órbita de la que es difícil que quieras salir. Quién quiere huir del paseo lunar de ‘Chróma‘, en el que quedas suspendido, aupado por la grosor de su atmósfera. Una tónica que es bastante frecuente en el disco, y cuya progresión en ocasiones está acompañada por sintes como los de Porter, presentes en temas como la solitaria ‘Quarz‘, o la impresionante ‘Adámas‘; un delicado inicio de piano que se va contaminando hasta entrar en un impresionante proceso de combustión. Es un recurso que está visto, pero precisamente por eso, hay que resaltar su buen hacer, por estar exquisitamente cuidado y por esa sensación de poderío que rezuma y que te envuelve sin soltarte hasta el final de la canción.

Un disco del que disfrutar sin prisas, saboreando cada golpe de demolición en ‘Titan‘, cada segundo evocador en ‘Graphein‘, el vacío absoluto y la soledad que poco a poco se va acelerando con una liviana sección de teclados, cubriendo todo el planeta. Son algunas de las experiencias sensoriales que descubriremos al entrar en esta epatante órbita. Sin duda, uno de los grandes discos de electrónica (nacional) de este año, y una muestra de la enorme proyección que tienen por delante. En Editions Mego lo han visto claro y las asturianas han estado a la altura de la expectativas. Incluso por encima. Un álbum impecable que apunta hacia lo más alto, como las progresiones de sus canciones.

<

p class=”nota”>8.2/10

La electrónica en nuestro país cada día manufactura mejores formaciones y producciones más interesantes y atrevidas. A menudo, más reconocidos fuera de nuestras fronteras. Sea cual sea el caso que se le termine haciendo a LCC, con este debut en formato LP conquistan, y a la vez que lo hacen, sorprenden y ahogan. Mucha intensidad, pequeños detalles en la base de las melodías y un acabado estupendo que te anima a caer atrapado en un álbum al que seguir encontrando nuevos detalles sonoros.

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.