Aphex Twin – Syro

Trece años han pasado desde que viera la luz Drukqs, el último álbum que salió bajo el alias más famoso de Richard D. James, Aphex Twin. Más de una década después, y tras una sequía que

Aphex-Twin-Syro

Trece años han pasado desde que viera la luz Drukqs, el último álbum que salió bajo el alias más famoso de Richard D. James, Aphex Twin. Más de una década después, y tras una sequía que parecía infinita, el irlandés ha apreciado que ya era el momento de dar a conocer algunas de las composiciones que ha estado maquinando en los últimos años, y de eso es de lo que se compone Syro, de doce temas que el irlandés ha estado grabando en varios estudios. Si ha merecido la pena la espera y si el disco está a la altura de lo esperado, es algo personal que cada uno tendrá que dilucidar.

Enfrentarse al retorno de uno de los pilares musicales de la electrónica de las últimas décadas -y en general de cualquier género- siempre puede ser un arma de doble filo. Después de toda la parafernalia del dirigible, las pintadas y toda el despliegue que ha preparado Warp, como ya hizo con lo último de Boards Of Canada, acabó volviéndonos locos a todos, elevando las expectativas hasta límites insospechados -como era lógico, por otra parte-. Y lo primero que salta a la vista en una primera escucha de su sexto álbum es lo diverso y accesible que es.

Trece años después

En esta última característica está una de las claves del disco, han pasado trece años desde su última referencia como Aphex Twin y siete como The Tuss, lo más reciente que conocíamos. A priori, podría parecer que el tiempo ha hecho mella y el de Cornwall se ha tranquilizado, al menos en lo que a sus producciones más abrasivas se refiere. Richard es ahora un tipo de 43 años, con niños que llevar al colegio (y con los que grabar secciones vocales para este LP, como ha hecho con otros miembros de su familia) y una vida apacible en algún refugio de Escocia. Parece que incluso ya no es tan esquivo en las entrevistas, como lo ha sido tradicionalmente. En esta concedida a Pitchfork está la prueba.

Desaparece el Aphex Twin apático y llega uno que se comporta de una forma medianamente normal, chistes, risas y una larga entrevista en persona. Algo puede que se haya traducido en su música, o quizá no. Puede que haya tenido algo que ver, pero tratándose de él, afirmarlo es aventurado conociendo su tendencia a lo imprevisible. De hecho, ha afirmado que puede que este álbum decepcione algo a la comunidad que lleva esperándole demasiados años, dado que no hay ningún cambio perceptible en su música, algo poco habitual en la discografía de su proyecto más conocido. De hecho, antes que Syro prefiere otras producciones con las que está trabajando, concretamente se refiere a la música electroacústica que está componiendo.

Calma sin tempestad que preceder

Con todo, Syro es Aphex Twin en su esencia puramente IDM, pero carece de esas piezas que están en el resto de discos, y que suponían memorables minutos que guardar para siempre. Es un trabajo bien estructurado (y mejor producido) a pesar de su diversidad y se deja escuchar de arriba abajo, pero no tiene esos latigazos de acid que te destrozaban la cabeza, o ese ambient comatoso, heredero de Brian Eno, que sólo él era capaz de componer. Sin embargo, sí tenemos, por ejemplo, un paralelismo claro con Druqks al final, donde vuelve a homenajear a Erik Satie (como hizo en aquél disco), con el minimalismo de piano de ‘aisatsana [102]‘, donde a modo de anagrama (como en …I Care Because You Do) dedica el nombre a su mujer, Anastasia.

No sería justo crucificar este álbum, es cierto que hemos elevado demasiado las expectativas, pero tampoco lo es catalogarlo de obra maestra. Porque no lo es, de hecho, me parece su álbum menos destacable hasta la fecha. La comparación con álbumes anteriores podría servir. Pero el momento es ahora, y creo que hemos de tomar esto como lo que es, la punta de un iceberg que no ha hecho más que asomarse. Si en la entrevista ya dice que Syro no es innovador y que continuará publicando después de esto, asumamoslo (quemarlo, disfrutarlo, o olvidarlo en un cajón), pero lo más importante es que está de vuelta. Siempre es un gusto poder plantarse delante de una nueva obra suya.

Ahora ya puedo concentrarme en algunas cosas nuevas. No podía hacer esto hasta que liberara algo de material. He estado haciendo música y liberándola durante tanto tiempo que lo tengo metido en la cabeza: no puedo hacer nada nuevo hasta que publique lo anterior.

Y a pesar de todo, es obvio que no es un mal disco, tiene leves turbulencias de IDM, pero se queda corto para lo que le exigimos (era inevitable no pensar en grande). A pesar de que el álbum empieza a ser más interesante en la segunda mitad, en la primera parte encontramos buenos detalles como los arpegios y la voz de ‘XMAS_EVET10 [120][thanaton 3 mix]‘ -que acaba alargándose en demasía-, o la tensión electrizante de ‘CIRCLONT6A [141.98][syrobonkus]‘. Pero a Aphex le exigimos más que simples destellos de su maestría.

A lo largo del trabajo existe la sensación de que estás en un Analord de AFX, atrapado por sus quiebros tímidamente ruidistas y en ocasiones retorcidos. Es también el caso de la otra CIRCLONT. Sin embargo, otra sensación que puede sobrevolar nuestros oídos es la del refrito, la de que no aporta nada nuevo, como él mismo afirma. Así pues, lo que queda es sentarse, acomodarse y disfrutar de su particular visión de la melodía, en el caso de que seas de los que han quedado encantados. Eso sí, en los instantes finales es donde se encuentra lo más destacable, con algún deje propio de µ-Ziq, como la vibrante ‘PAPAT4 [155] [pineal mix]‘, con ese bajo ácido juguetón y esas percusiones sencillas que traen la felicidad, como el último álbum de Paradinas.

Expectativas que matan (o justifican) el hype

Es cierto, esperábamos más de Richard D. James, pero te saca uno de estos cortes que transmiten buenas vibraciones y tu rostro genera una inevitable mueca de satisfacción. Después tenemos la baza que podría haber hecho más enriquecedor el disco (y que hubiera dado esa dosis de dinamismo que nos pide Syro): ‘s950tx16wasr10 [163.97][earth portal mix]‘. Algo de acid, breaks y enajenación sonora en capas extras.  Es ese amago jungle que al irlandés le encanta, y que tiene leves dosis de acid. Por cierto, que una de las mejores canciones está sólo en versión bonus track en Japón. Una muestra de que dar por vencido al irlandés ahora es absurdo y solo meras hipótesis. Tiene mucho material grabado que debe ir liberando, por eso creo que lo más importante no es tanto Syro, sino el mero regreso de Aphex Twin con ganas de componer y compartir más allá de su entorno cercano.

Resumiendo, se trata de una referencia más cuidada que alguna publicación anterior, sin ningún hit atemporal, sin ambient, acid asesino, ni cualquier otro atisbo de violencia. Pero a su favor, lo actual que suena, que dentro de la IDM sigue siendo algo diferente al resto de propuestas que escuchamos -y eso es maravilloso por los puntuales momentos disfrutables-, pero que se queda corto para la discografía de una figura como la de Aphex Twin, aunque no se le vayan a caer los anillos por esto.

Lo más importante no es tanto Syro, sino el mero regreso de Aphex Twin con ganas de componer y compartir sus composiciones más allá de su entorno más cercano

7/10

En este sentido, y aunque suene mucho más viejuno, personalmente lo que buscaba en Syro lo he encontrado generalmente en Caustic Window LP. Claro que ahí aún no tenía descendencia, ni una familia de la que cuidar y era su época prolífica en la que no había normas establecidas. Y son sólo teorías que pueden haber influido, quizá dentro de unos meses publique nuevo material y nos deje con la misma cara con la que nos quedamos la primera vez que le escuchamos. Esperemos que pase el hype de Syro, las posturas extremistas y veamos qué nuevo material va dejando filtrar. Esa música venida de otro planeta a la que le gusta hacer referencia.

 

POST TAGS:

Me gusta el chunda-chunda.

  • Victor Freso

    Estoy muy de acuerdo con los dos últimos párrafos, lo importante es que está de vuelta después de los años más farragosos de la paternidad, quiere compartir y quiere seguir creando hurra! Por cierto sus hijos ya están creando y a un ritmo que me recuerda al de su padre…al tiempo!

    • Eso dice en la entrevista de Pichiflor, pero a saber si es verdad con lo troll que es. A ver si algún día nos dice esos bandcamp.

  • Entrevista de El País (2011):

    P. ¿Y por qué ha esperado tanto tiempo en sacar algo nuevo?

    R. No quería que mi exmujer se beneficiara de ello, así que he esperado a estar divorciado. Ella me estaba robando dinero.

    Independientemente, un álbum flojo, el mas flojo de todos sus trabajos.

    • Sí, esa entrevista es buenísima. Eso dijo entonces y ahora dice esto. A saber cuál de las dos es cierta. En cualquier caso, de acuerdo, el más normalito que ha publicado.

  • JoelTeka

    Yo tampoco confío mucho en que vaya a sacar más discos en el futuro, que este hombre es muy veleta.

    En cuanto a Syro pues no hay mucho que destacar. Es Aphex Twin atrapado en una música que no consigue transmitir tanto como se quisiera. Es una pena porque Richard es obviamente un músico virtuoso.

  • Puede que suene algo repetitiva la idea que expone en este álbum, y que no suene tan brillante como otras publicaciones anteriores. Pero no deja de tener ese sello de calidad casi inigualable del irlandés. Un buen disco de electrónica en general. Lo que para muchos productores sería un gran debut, para Richard D James puede que sea un disco más. Habrá que estar atentos.