Woods of Desolation – As The Stars

Un disco de black metal de espíritu preciosista, emotivo y brillante.

As-the-Stars

Es innegable que, al margen de cualquier otra consideración artística, Sunbather (2013, Deathwish) colocó al Black Metal —or something very similar— en un plano mediático en el que nunca antes se había ubicado. La tendencia en los años previos era más o menos evidente y la publicación del segundo disco de Deafheaven no hizo sino reforzar la progresiva estandarización de un género que caminaba entre las aguas clásicas del Black Metal —las voces, las baterías— y la incorporación de sonidos más amables heredados de géneros como el Shoegaze —las guitarras, especialmente— o el Post-rock —la estructura de las canciones, los pasajes instrumentales—. De la amalgama de ideas surgió una certeza, Sunbather, aupada al trono del éxito de la mano de todas vuestras revistas musicales/de tendencias favoritas.

No sólo eso: también han surgido muchos grupos inspirados en las ideas si bien no novedosas desde luego triunfadoras de Deafheaven. Woods of Desolation cuentan con una carrera a sus espaldas lo suficientemente prolongada como para eliminar cualquier rastro de arribismo en As The Stars (2014, Northern Silence), pero también es evidente que su nuevo disco supone una vuelta de tuerca a los más elementales patrones de Torn Beyond Reason (2011, Northern Silence). Si antes alguien pensó en encuadrarles dentro de la involuntariamente cómica etiqueta Depressive Black Metal, hoy les resultaría imposible.

¿Por qué? Pensemos simplemente en el inicio de ‘Unfold’, el clarísimo single de As The Stars —oh, sí, Black Metal y single son conceptos que comienzan a casar entre sí—. El inicio podría haberlo firmado Explosions in The Sky. Posteriormente la canción se lanza al vacío de las densísimas atmósferas Shoegaze, en una balada de nuevo cuño que tan sólo puede espantar a los fans habituales de Ride o Slowdive cuando el vocalista hace aparición. Tres años después, Woods of Desolation están más cerca de Alcest que de las bandas de Black Metal clásico, sin que esto necesariamente suponga algo negativo per se. En mi opinión, no lo es.

Les ha salido bien. Es cierto que las influencias son cristalinas, que el momento no podría ser más, ejem, oportuno, y que su fórmula opta por un camino un tanto conservador. Pero también lo es que aquí hay emoción y canciones de gran calidad, al igual que las había en Sunbather pese a todos los peros que se le podían poner. Woods of Desolation han optado por entrar en la categoría de moda por antonomasia dentro del Metal, el Blackgaze, salvando los muebles gracias a un inicio primoroso y a un cierre también estupendo. Entre medio, se cuelan ejercicios instrumentales prescindibles —‘Anamnesis’— y temas menos inspirados. Herejía absoluta, sin duda, para quienes opinen que salirse del Black Metal clásico es El Mal.

7/10

Para el resto de los mortales, especialmente para aquellos menos preocupados por la pureza racial de determinados géneros, As The Stars es un disco más que disfrutable. Sus paisajes instrumentales son una delicia: los cinco minutos finales de ‘Ad Infinitum’ resumen a la perfección el espíritu preciosista, emotivo y brillante del disco, abandonado en un rincón el tremendismo argumental de los anteriores discos de Woods of Desolation. As The Stars es, además, un trabajo corto, conciso, cuyos minutos se consumen sin excesos repetitivos. Fácil y sencillo: ahí han llevado el Black Metal, lo que queda de él, Woods of Desolation. Y muy bien.

Hardcore will never die, but you will.